Oscar Figuera: En Venezuela hay democracia pero con una tendencia hacia el autoritarismo

El secretario general del Partido Comunista de Venezuela aseguró que ese partido tiene una estructura sólida y funcional que lo protege de acciones como las aplicadas por el TSJ contra PPT y Tupamaro. Aseguró que la Alternativa Popular Revolucionaria aspira convertirse en una fuerza unitaria de izquierda capaz de disputarle el poder “a entreguistas e imperialistas”.

Caracas. El Partido Comunista de Venezuela (PCV) alcanzó el pasado mes de marzo, bajo la dirección de su secretario general Oscar Figuera, sus 89 años de fundado, en medio de una nueva coyuntura política: seguir o no al lado de Nicolás Maduro, el Partido Socialista Unido de Venezuela y el Gran Polo Patriótico como alianza electoral.

Finalmente, y luego de por lo menos cuatro años deshojando la margarita y de haber pasado por estructuras de acercamiento como el Frente Antiimperialista y el Acuerdo Marco Unitario, el 11 de agosto el PCV hizo pública su decisión de romper con el GPP y conformar su propia coalición política, la Alternativa Popular Revolucionaria (APR), junto con otras ocho organizaciones de izquierda, descontentas con la gestión madurista. Entre ellas el hoy desmembrado Patria Para Todos. Desmembrado por cierto a causa de haber sellado esa alianza, que implicó el darle la espalda al PSUV de manera tajante.

En el manifiesto de lanzamiento de la APR, los antiguos aliados de Maduro le endilgan la responsabilidad por la “carestía de la vida, los bajos salarios, la especulación comercial sin freno, la corrupción, la desidia institucional, el irrespeto sistemático de los derechos fundamentales del pueblo, la criminalización y judicialización de las luchas, la terrofagia terrateniente y la adopción de políticas regresivas”.

El jueves 24 de septiembre, el mismo día en que la APR presentó públicamente a sus candidatos —todos los cuales tuvieron que registrarse bajo la tarjeta del PCV dado el arrebato de las otras dos tarjetas fuertes, la del PPT y la de Tupamaro— el secretario general del PCV, el diputado Oscar Figuera, concedió a Crónica.Uno una entrevista telefónica.

Admitió que en Venezuela hay rasgos de autoritarismo a los cuales el PCV se opone; reconoció la violación, aunque no sistemática, de los derechos humanos; defendió la integridad de su compañero de alianza, Rafael ‘el negro’ Uzcátegui acusado recientemente de estar vinculado a una red de prostitución; y aseguró que al PCV no le tocan un pelo porque “no es una rueda suelta” sino que es parte de una sólida red internacional de movimientos de izquierda. Pero dijo que si les llegara el turno, tienen las “herramientas cívicas” para defenderse.

De acuerdo con el seguimiento de la encuestadora Delphos y el Centro de Estudios Políticos y de Gobierno de la UCAB, el chavismo descontento con Maduro ha rondado el último año y medio entre 9 % y 13 % de la población. Cuando el PCV y el PPT deciden conformar la APR ¿miraron las encuestas? ¿tuvieron la intención de captar ese descontento?

–Cuando nos propusimos avanzar en esto fue porque constatamos que, ante la profundización de la crisis del modelo capitalista rentista venezolano, presionada por el imperialismo norteamericano y las medidas de bloqueo, la salida que el Gobierno está desarrollando no beneficia al pueblo. Entonces nos planteamos construir un referente que exprese los ideales del proyecto histórico de liberación de Venezuela, donde coincidimos con Chávez. Si los que están en el Gobierno no actúan bajo esas premisas de liberación, son ellos quienes están rompiendo el acuerdo que en un momento determinado nos llevó a andar juntos desde el gobierno de Chávez. Ellos agarraron otro camino, una vía reformista. Ante eso, nosotros teníamos la obligación de construir una fuerza política capaz de dar la pelea. No medimos si había porcentaje de chavistas que estaban con Chávez y no con Maduro.

La creación de la APR no fue resultado de un cálculo electoral sino una decisión política.

En las parlamentarias de 2010 el PCV obtuvo 147.043 votos en todo el país y en las de 2015, los votos conjuntos de PCV, PPT y Tupamaro apenas llegaron a 252.730 de los más de cinco millones que obtuvo el GPP ¿Cuántos votos y cuántas curules aspiran ustedes arrebatarle al PSUV en diciembre próximo con esta alianza?

Lee también
Lo más reciente del 10 de octubre de 2020

–Nosotros no le planteamos cuotas al PSUV para continuar en la alianza ni para no continuar. Pero tampoco nos hemos planteado cuántos diputados les vamos a quitar al PSUV o a la oposición, porque para nosotros, aunque lograr una buena presencia en la Asamblea Nacional es un hecho importante, lo fundamental es que la APR se convierta en una referencia en la lucha de las conquistas del pueblo.

Aspiramos que esta alianza permita avanzar en la acumulación de fuerzas suficientes para que a través de una plataforma de unidad revolucionaria podamos disputarle el poder a los sectores imperialistas y entreguistas.

¿En la APR solo tienen cabida sectores de la izquierda que reivindican a Chávez, o también aquellos sectores de la izquierda que reivindican los ideales de la izquierda pero no consideran a Chávez como un líder de izquierda?

–En general, los sectores de izquierda que coincidimos en la APR tenemos una valoración común sobre el papel importante cumplido por Chávez en el proceso político. No entramos a discutir si Chávez es de izquierda o no, porque no son discusiones que resuelvan en nada la situación actual del país, pero hay una valoración colectiva sobre el importante papel de Chávez en la ruptura del dominio bipartidista en Venezuela; ruptura que inició por cierto uno de los padres del bipartidismo en Venezuela como firmante del Pacto de Puntofijo, el expresidente Rafael Caldera. Él junto con las fuerzas de izquierda que lo apoyamos en 1993 con el ‘chiripero’ iniciamos la derrota del bipartidismo, del puntofijismo.

alternativa popular revolucionaria
Acto de presentación de los candidatos de la APR en Caracas. Foto cortesía Tribuna Popular
Linchamiento moral de Cuba para Venezuela

El viernes 18 de septiembre circuló en redes sociales una información sobre la supuesta detención de Rafael Uzcátegui que un mes antes, el 22 de agosto, había sido defenestrado de la dirección del PPT por una decisión del TSJ, tras haber dirigido al partido azul en su trayecto político-electoral junto con el PSUV durante ocho años. Ese viernes 18 por la noche corrió la noticia de que Uzcátegui había sido detenido dentro de un burdel en Caracas. A la mañana siguiente circuló una noticia según la cual la alcaldesa de Caracas, la dirigente del PSUV, Érika Farías, ordenaba investigar los presuntos vínculos de Uzcátegui con una red de prostitución.

En 2010, dos años antes de que Uzcátegui tomara oficialmente (y por una orden del TSJ casualmente) las riendas de PPT, se publicó en Miami, Florida, un libro titulado El Otro Paredón. Asesinatos de la reputación en Cuba (varios autores), donde se relatan testimonios del “fusilamiento moral de los disidentes del castrismo”.

El lunes de esta semana el Buró Político del PCV, encabezado por Oscar Figuera, denunció “actos de censura, hostigamiento y persecución política, agresiones físicas, amedrentamiento judicial, despidos laborales e intentos de linchamientos morales» contra al menos ocho de sus candidatos con el objetivo de «neutralizar el avance de la APR». El mismo día de la entrevista con Crónica.Uno, se sumaba un nuevo caso en Mérida, con la detención de una candidata.

¿De cuál sector del PSUV o el Gobierno cree usted que proviene la orden de acosar a los candidatos de la APR y por qué?

–A nosotros no nos gusta especular. No podemos acusar a nadie de manera particular, pero de lo que sí estamos convencidos es de que hay una corriente en el seno del PSUV y del Gobierno que avanza en acuerdos con sectores de la derecha y a esos sectores les interesa construir un nuevo bipartidismo de élites, de cogollos, que excluya a los revolucionarios. Entonces intentan impedir que este proyecto continúe avanzando a través de la construcción de falsos positivos como lo ocurrido con ‘el negro’ Uzcátegui. A ellos les decimos que aquí hay una fuerza moral inmensa, empezando por el PCV. Lo que intentaron hacer con ‘el negro’ les salió por la culata porque la respuesta de las bases revolucionarias, incluso las del propio PSUV, fue de solidaridad con él y de rechazo a ese intento de linchamiento moral. No pueden intentar enlodar la moral de un revolucionario como ‘el negro’ Uzcátegui.

Lee también
Partidos que enfrentarán al PSUV no unificaron candidaturas para el 6-D

¿Cree que los señalamientos contra Uzcátegui son una manera de presionarlo a usted para que abandone la APR? ¿Lo han llamado para amenazarlo?

–Yo no me atrevería a decir que es una presión sobre mí en particular porque los que conocen el mundo político saben cómo funciona el PCV y saben que presionándome a mí no logran nada, porque todo se decide en el Comité Central del partido. Si alguien cree que haciendo eso me van a presionar, está equivocado porque yo no tomo decisiones individuales en el PCV. A mí pueden matarme mañana y el partido sigue pa’lante porque las políticas que adopta el partido no son mías, son del partido.

Diputado Oscar Figuera, llama la atención que siendo el PCV junto con el PPT los que lideraron la conformación de la APR, el TSJ haya tocado la integridad del PPT, de Compa, de Tupamaro pero no del PCV ¿A qué cree usted que se debe eso?

–En el partido lo hemos analizado y advertimos varias razones:

  • Primero, en el PCV no hay luchas de fracción sino que funcionamos bajo el principio del centralismo democrático: tenemos unidad de mando, unidad ideológica, unidad política y unidad orgánica.
  • Segundo, el PCV es una reserva ética y moral de las luchas de nuestro pueblo.
  • Tercero, el Comité Central y las instancias regionales están reunidas y funcionando permanentemente: durante la pandemia hemos realizado tres comités centrales presenciales, cinco reuniones con los cuadros regionales y para la selección de los candidatos a diputados hicimos una consulta interna con todo el partido por medios digitales.
  • Cuarto, este árbol tiene raíces en Venezuela y fuera de Venezuela; formamos parte de un importante movimiento comunista mundial, no somos una rueda suelta, sino que hay detrás de nosotros un movimiento internacional informado.
  • Y quinto, la construcción de al APR se hizo en las bases y en las regiones, no en las cúpulas.

Finalmente, el partido está preparado para defenderse por la vía cívica de cualquier acción de tipo administrativa o pseudo legal que intenten en nuestra contra.

¿Tiene el PSUV elementos para apostar a que el PCV va a volver a respaldarlo luego de la votación de diciembre y por eso no se meten con ustedes?

–Bueno, aquí te va hablar Oscar Figuera, no el PCV: yo no puedo decir que aquí no habrá un acuerdo con el Gobierno después de las elecciones porque esa será una decisión del partido, pero si el Gobierno no cambia su política y no vuelve al redil de una política revolucionaria antiimperialista, te puedo garantizar que no tendremos un acuerdo con el Gobierno.

La política actual del Gobierno sirve al capitalismo, el Gobierno se ha planteado crear una burguesía revolucionaria en parte financiada con los dineros del Estado. Nosotros no estamos de acuerdo con eso.

gran polo patriótico
En febrero de 2018, el PSUV y el PCV firmaron el Acuerdo Marco Unitario; hoy Figuera afirma que Maduro incumplió. Foto cortesía
DD. HH., democracia y autoritarismo

Durante los últimos años, el PCV ha denunciado de manera sostenida la desaparición o muerte de dirigentes comunistas en el interior del país. En general, sus reclamos parecen no haber recibido respuesta de los organismos encargados de velar por los derechos humanos y la justicia. Durante la conversación, Oscar Figuera trajo a colación el caso de los dirigentes Luis Fajardo y Javier y Aldana, asesinados el 31 de octubre de 2018 en el municipio Febres del estado Mérida. Mostró su frustración porque mucho antes del crimen, el partido había denunciado ante el Ministerio Público las amenazas recibidas por ambos: «Pedimos protección, denunciamos el riesgo que corrían y nunca se tomaron medidas para resguardarlos».

Lee también
Proyecto antibloqueo implica la “derogación parcial de la Constitución” alerta el PCV

¿Cuántos dirigentes campesinos vinculados al PCV o a los movimientos sociales que ustedes acompañan han sido desaparecidos o asesinados en circunstancias no aclaradas en los últimos cinco o 10 años?

–Más de 300 dirigentes campesinos han sido asesinados en este país en los últimos 20 años, en todo lo que va del proceso bolivariano. Y han sido asesinados por los terratenientes. Por eso nuestro reclamo al Gobierno es por la impunidad. Esos asesinatos no los ha cometido el Gobierno, los han cometido los terratenientes, pero reclamamos que no haya justicia con los asesinos intelectuales, materiales y los cómplices.

Aún así usted sostuvo la semana pasada que el Informe de la Misión de Verificación de Hechos de la ONU era manipulado ¿Qué tipo de información o testimonios debería contener ese informe para que el PCV le dé credibilidad?

–Debería recoger, por ejemplo, cuál es el impacto de todas las medidas ilegales del gobierno norteamericano, del imperialismo, de la oligarquía de Colombia, los gobiernos de Europa que colocan a nuestro pueblo en condiciones de imposibilidad de acceder a la compra de productos de primera necesidad. El informe no habla del intento de invasión de este año, ni de la existencia de grupos paramilitares financiados por el narcotráfico, ni del robo de los sectores bancarios, ni del despojo de Citgo y Monómeros. Es un informe tendencioso, no es creíble y su fin político es construir un expediente de que Venezuela es un Estado fallido para justificar que el policía del mundo venga a poner orden.

¿Qué opina del llamado a la activación del principio de la Responsabilidad de Proteger que invocó Juan Guaidó esta semana?

–Un acto que es consecuente con su conducta de títere del imperialismo. No es nada nuevo. Él es un títere al servicio de las políticas de intervención contra Venezuela.

En julio del año pasado en Crónica.Uno entrevistamos al entonces responsable de Comunicación y Propaganda del PCV, Carlos Aquino, y él decía que en Venezuela se violaban derechos humanos pero que eran hechos aislados y no era política de Estado. El Informe de la ONU dice exactamente lo contrario: que es una política de Estado.

–Sostengo lo que dijimos en esa entrevista del año pasado. No es una política de Estado. Pero eso no significa que en Venezuela no haya actuaciones indebidas de los cuerpos de seguridad y en todos los casos exigimos que se investigue y se sancione a los responsables. Hay violencia, en muchos casos, contra sectores populares y lo denunciamos. Pero para nosotros, en Venezuela, las situaciones que se puedan considerar violaciones de derechos humanos no forman parte de una política de Estado.

¿Diputado Figuera, hay democracia en Venezuela?

–Sí. Hay democracia. Si no hubiera democracia, no estaríamos participando en las elecciones del 6-D y no hubiéramos tenido elecciones de presidente, de gobernadores, de alcaldes, de concejales, de nada.

¿Entonces en su opinión, la realización de elecciones son el único requisito para que haya democracia?

–Las elecciones son un elemento importante, pero no solo se mide por ellas. Por eso demandamos control obrero, comunero y popular del Gobierno, porque la democracia debe tener un contenido cuantitativo de participación directa. Otra cosa es que hay expresiones graves de autoritarismo y a eso nos oponemos, lo rechazamos y nos enfrentamos.

Hay una tendencia hacia el autoritarismo, a la prepotencia del poder, al uso abusivo de los recursos del Estado para promover políticas particulares. Pero no significa que no haya democracia sino que hay deformaciones en el proceso democrático que deben ser corregidas y ese es parte del papel que aspiramos cumplir en la Asamblea Nacional: contribuir a que situaciones o conductas abusivas, prácticas autoritarias, el uso de abusivo de los recursos del Estado para beneficio de particulares no se sigan haciendo. Pero no significa que no hay democracia.


Participa en la conversación