Una vecina contó que intentó tomar un taxi desde La Floresta y el conductor le dijo que para esa zona no trabajaba. Otros residentes dijeron que hay delincuencia porque el Estado está ausente.

Mabel Sarmiento Garmendia/@mabelsarmiento

Caracas. La Operación del Liberación del Pueblo (OLP) desarrollada el pasado 10 de mayo en la parroquia Coche puso a correr a más de uno. La gente se escondió, se asustó ante la presencia y el despliegue de seguridad. Muchos dijeron que durante todo el día hubo zozobra. Al día siguiente de la toma militar no quedó un rastro de las tanquetas, ni de los uniformados encapuchados.

Los vecinos volvieron a sus quehaceres, a las colas en el mercado y los colegios. “Pero ahora quedamos rayados. No podemos tapar el sol con un dedo. Sí hay mucha inseguridad. Hemos visto asesinatos y los tiroteos son frecuentes.

«Lo último fue el llamado toque de queda impuesto por el delincuente apodado el ‘Lucifer’, pero la parroquia Coche es solo un reflejo de lo que pasa en el país. Ahora el presidente Maduro hizo que apareciera en la prensa con esa denuncia de que aquí hay casas donde se esconden paramilitares y me pregunto dónde estuvo el Estado para que eso no ocurriera”, dijo uno de los vecinos con 45 años en el sector.

El señor, quien no quiso ser identificado porque se dedica a la actividad comercial, denunció que en Coche la gente siente mucho miedo y, por tanto, no denuncia. De hecho, muchos de los habitantes tenían temor de hablar por miedo a cualquier tipo de represalia.

OLP Valle y Coche-111212370
La gente dijo que ya no hay patrullaje luego de la OLP.

“Yo mismo te digo que no coloques mi nombre porque a nosotros nos cobran  vacuna. Aquí hay muchas mafias. La Policía Nacional Bolivariana pretendió instalarse con un módulo y la Guardia Nacional no quiso entregar los espacios. Me consta que iban a desplegar permanentemente a 500 funcionarios para resguardo de la comunidad y eso no pudo ser”.

[irp posts=»24206″ name=»Vecinos de Coche amanecieron con zozobra por OLP sorpresa»]

Olga Castro, quien también tiene 45 años en la parroquia, contó con tristeza que hace poco pidió desde La Floresta un taxi para Coche, “y el señor puso una cara como de susto. Me dijo que para esa zona no trabaja. Y así pasó con los otros dos que paré.  Me sentí mal, porque esta ha sido una zona muy tranquila, con buenas familias, con muchos artistas y ahora estamos llenos de delincuentes. Eso no lo niego, pero aquí ha faltado mucho trabajo y de la presencia de las autoridades capitalinas”.

La puerta de Caracas por el sur

Coche es una zona relativamente joven que data de los años 40. Según el Instituto Nacional de Estadística tenía una población de 57.907 habitantes para 2007, y se estimó que para 2016 la población superaría los 60.000. Hace 24 años se transformó en parroquia.

El profesor Lucio Segovia, habitante y fundador de Las Residencias Venezuela, dio una explicación más amplia de la parroquia.

Dijo que es una localidad fronteriza entre Caracas, los Valles de Aragua, el Tuy y los Altos Mirandinos. Sus dos cadenas montañosas le comunican, por el oeste con La Panamericana Caricuao y La Vega y por el norte con El Valle, El Cementerio y la Cota 905 y por el este tiene a Baruta.

Explicó que es asiento de la Planta de Transferencia de Las Mayas, del conjunto residencial de La Rinconada y del Mercado Mayor, todos objetos del mayor abandono por parte del Estado.

“Las inmediaciones de las estaciones del Metro no disponen de servicios de seguridad y están a merced de quienes quieran usarlo para el comercio informal, el bachaqueo que tolera el Gobierno y el malandraje. Los servicios de agua, electricidad, aseo urbano, en especial en las zonas populares son expresión de abandono total. Tanto la Alcaldía de Libertador como el Gobierno son culpables del caos que experimenta lo que fue una de las parroquias más organizadas, cívicas y seguras de la capital”, dijo.

Sostuvo que calificar a Coche como una parroquia insegura y violenta, como aseguró el Presidente Maduro, es reconocer el abandono del Estado debido a «su irresponsable gestión, que sólo ha generado colas en los mercados, desabastecimiento en las farmacias y desaliento en la población».

Otra vecina, que también es de las fundadoras, destacó que “el problema es que aquí no se ve la parroquia como un todo. La Rinconada pareciera estar aislada de las Residencias Venezuela y las veredas del área de Cochecito. Así ha sido, quizás porque el sector funcionaba como una ciudad dormitorio. Eso condujo a que los vecinos no se unieran en los reclamos y en las luchas. Así llegamos a este punto donde estamos sumergidos en la inseguridad y nadie sabe cómo reaccionar ante este hecho. Llegó la OLP, todos nos asustamos, pero no pasó más nada, nos quedamos con los malandros en el barrio”, acotó la señora.

EncuestaCoche
Más comentarios por las redes

Fotos: Cheché Díaz


Participa en la conversación