Luego de 12 días preso en el comando de las FAES, en Caricuao, el comunicador social fue excarcelado el jueves 2 de abril. Lo imputaron por instigación al odio e instigación pública. Espacio Público ha documentado nueve detenciones a personas que difundieron información relacionada con el coronavirus.

Caracas. Casi a las 8:00 p. m. del jueves 2 de abril funcionarios de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) dejaron en su casa a Darvinson Rojas. El periodista independiente pasó 12 días detenido por tuitear información del coronavirus.

Se conoció que la boleta de excarcelación tenía fecha del 31 de marzo, dictada por el tribunal 23 de Control, sin embargo, dos días después excarcelaron al reportero. Hasta el momento se desconoce bajo qué medidas, excepto la de cuatro fiadores.  

Rojas estuvo casi dos semanas en el comando de las FAES de Caricuao. Ahí durmió en un colchón en el piso dentro de una oficina, que tenía una mesa y dos sillas. Lo custodiaban uno o dos funcionarios. 

La noche del 21 de marzo aproximadamente 15 funcionarios de las FAES lo sacaron de su casa, ubicada en Mamera, de manera arbitraria y sin orden judicial. Esa noche también se llevaron detenidos a sus padres, Mirian Sánchez y Jesús Rojas, a quienes liberaron una hora después. 

Por más de mediodía el periodista estuvo desaparecido, sus padres desconocían su paradero. Foto: SNTP

Al periodista le imputaron los delitos de instigación al odio e instigación pública, basándose en un tuit que publicó el 20 de marzo, a las 10:29 p. m., en el cual hacía la distinción de los casos de COVID-19 confirmados por el gobierno de Nicolás Maduro y cinco adicionales por alcaldes. La audiencia fue realizada la noche del 23 de marzo con un defensor público.

El fiscal dijo que utilicé mi cuenta para publicar información falsa con respecto al COVID-19, para generar desestabilización y pidió privativa de libertad. Querían saber quién era la fuente y yo la dije sin problemas porque era una fuente pública, eran Héctor Rodríguez y otros alcaldes, contó Rojas a Crónica.Uno.

Darvinson Rojas, de 25 años, no ha sido el único detenido por transmitir información acerca del coronavirus desde que el gobierno de Maduro confirmó los dos primeros casos de COVID-19 en Venezuela, el pasado 13 de marzo. 

De acuerdo con Espacio Público, desde esa fecha hasta el 1° de abril han detenido a nueve personas, entre ellos periodistas, reporteros gráficos, trabajadores de la salud y un miembro de una ONG por buscar, recibir o transmitir información relacionada con el virus.

FAES alegó supuesto caso de coronavirus

La noche que detuvieron al periodista, los funcionarios se presentaron en su casa y alegaron que habían recibido una denuncia anónima de un supuesto caso de coronavirus. Primero preguntaron por su padre, Jesús Rojas, y posteriormente por Darvinson. 

Los uniformados alegaron que no necesitaban orden de allanamiento, así denunció el periodista a través de su cuenta de Twitter, antes de que lo arrestaran. “Mi jefe va a venir y no va a venir por las buenas”, dijeron los funcionarios, según escribió el periodista un tuit.

Antes de que lo detuvieran el periodista tomó una fotografía y la difundió en su Twitter. Foto: Twitter Darvinson Rojas

Luego de ser detenido, Rojas fue trasladado hasta el comando de las FAES en La Quebradita, junto con sus padres, a quienes liberaron una hora después. Jesús Rojas fue golpeado en la cabeza, mientras los vecinos trataban de evitar la detención. 

A la medianoche del 22 de marzo Rojas fue llevado hasta la sede de Caricuao, sin que se le informara a su familia. En horas de la mañana, cuando sus padres lo fueron a visitar y a llevarle comida, les dijeron que ahí no estaba y que debían buscarlo por otros comandos. 

Por más de medio día no tuvieron información de Rojas, hasta que confirmaron que estaba en la UD5 de Caricuao, según reveló Marco Ruíz, secretario del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa. 

Las FAES allanó la vivienda de Rojas dos veces. Mirian Sánchez contó a Crónica.Uno que la primera vez fue previo a la detención y la segunda sin presencia de ellos, porque estaban en el comando. El cuerpo de seguridad tiene los celulares del periodista y dos computadoras. También se decomisaron los equipos de su mamá, quien es educadora.


Participa en la conversación