Empleados públicos burlaron cordón policial y llegaron hasta la sede de la Vicepresidencia

empleados públicos

En tres meses han consignado ante el Poder Ejecutivo tres documentos con sus reclamos y han llevado a cabo más de 60 actos de protesta tanto en Caracas como en distintos estados del país. No han recibido ninguna respuesta. Más de 20 organizaciones gremiales denunciaron el empobrecimiento al que están sometidos los trabajadores.

Caracas. Separados por ideologías políticas pero unidos por los estragos que causa la crisis venezolana. Este miércoles, 4 de septiembre, Día Nacional de los Empleados Públicos, trabajadores de más de 20 organizaciones gremiales protestaron frente a la Vicepresidencia de la República. «Y no, y no, y no me quiero ir, yo quiero un sueldo digno pa’ quedarme en mi país», fue una de las consignas de los manifestantes.

Pretendían marchar desde la iglesia Nuestra Señora de Las Mercedes hasta la esquina de Carmelitas, en Altagracia (centro de Caracas), pero funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) y de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) no lo permitieron.

Un cordón de la PNB fue colocado entre la Iglesia y la Casa Nacional de las Letras Andrés Bello. “No es que queramos impedir su derecho a la protesta, pero no pueden trancar una vía pública”, decía un funcionario de la GNB a los líderes de la movilización.

Llegaron a la Vicepresidencia por los «caminos verdes»

Sin embargo, mientras un grupo sindicalistas negociaba el permiso para marchar, el grupo de trabajadores se fue diluyendo poco a poco. Pero no se marcharon. Los empleados públicos se dirigieron disimuladamente hasta el despacho de Delcy Eloína Rodríguez Gómez, vicepresidenta del gobierno de Nicolás Maduro, en la avenida Urdaneta. Así los trabajadores burlaron el cordón policial y llegaron hasta su lugar de destino.

Lee también
Guaidó llama a protestar este lunes 18 de noviembre en todos los municipios

empleados públicos

Exigieron, una vez más:

  • La implementación de un salario de $400 a $600 de acuerdo con el artículo 91 de la Constitución, que establece que: “Todo trabajador o trabajadora tiene derecho a un salario suficiente que le permita vivir con dignidad y cubrir para sí y su familia las necesidades básicas materiales, sociales e intelectuales”.
  • La eliminación del instructivo Oficina Nacional de Presupuesto y el memorando 2792 del Ministerio del Trabajo que, a juicio de los trabajadores y jubilados, destruye su capacidad adquisitiva, destruye el salario y transgrede la progresividad e intangibilidad de los derechos y beneficios laborales.
  • Garantizar las prestaciones en moneda o mineral fuerte como el oro.
  • La liberación de los trabajadores Rubén González y Rodney Alvarez.
  • El cambio en la política económica para garantizar una producción nacional con seguridad jurídica.
Más de 20 gremios participaron en la protesta

En la jornada de protestas participaron maestros, enfermeros, trabajadores petroleros, universitarios, judiciales, empleados de la Cancillería, del Metro de Caracas, del Instituto Nacional de Capacitación y Educación Socialista (Inces), de la Alcaldía de Caracas, de varios ministerios, de la banca pública, miembros de la Asociación Nacional de Jubilados y otras instituciones de la administración pública.

Emilio Negrín, presidente de la Federación Nacional de Trabajadores Judiciales, mostró ante los medios de comunicación la suela partida de sus zapatos. Explicó a Crónica.Uno que la crisis dificulta, incluso, la participación de los trabajadores en las protestas. “Venir del Junquito nos puede salir en 5000 bolívares; de La Guaira, 15.000. El sueldo no nos da para eso”.

empleados públicos

Explicó que una comisión de la Vicepresidencia conversó con algunos representantes sindicales la mañana de este miércoles, y prometió ponerse en contacto con un grupo de voceros para conformar una comisión que elabore un pliego petitorio con el cual se procederá a dar respuestas a las exigencias de los empleados públicos.

Lee también
Guaidó dice que el 16-N “ya es una victoria” y pide a la población que apoye protestas de la semana

Negrín detalló que en tres meses han consignado ante el Poder Ejecutivo tres documentos con sus reclamos y han llevado a cabo más de 60 actos de protestas en Caracas y en distintos estados del país, pero no han recibido ninguna respuesta.

Trabajadores sin remesas viven peor

Carlos Garrido, profesor de un liceo ubicado en la parroquia San Pedro, dijo que participaba en esta protesta “por la terrible situación que estamos viviendo los docentes y todos los empleados públicos”.

empleados públicos

“Tenemos poca capacidad para desplazarnos a nuestros lugares de trabajo dada la anarquía que existe en el sistema de transporte venezolano: un pasaje te puede costar 100 bolívares un día y al otro día, 500; ganamos menos de dos dólares mensuales; estamos sobreviviendo con ayudas que nos llegan de fuera, y no es el caso de todos, hay docentes que no tienen a nadie afuera y son quienes están viviendo una situación más terrible”.

Para Deillily Rodríguez, sindicalista despedida del Metro de Caracas, “hoy, Día Nacional del Empleado Público, no hay nada que celebrar; estamos manifestando nuestro descontento con las condiciones que tiene el empleado público, y el trabajador del Metro de Caracas no escapa de eso”.

empleados públicos

“Estamos trabajando bajo unas condiciones paupérrimas, no tenemos herramientas, no tenemos uniformes de trabajo, en muchos casos no tenemos ni zapatos de seguridad; en días pasados vimos cómo se hacía una reparación en la vía férrea, y uno de los trabajadores solo utilizaba una navaja, no tenía guantes de seguridad”.

Despliegue desproporcionado

En la esquina de Carmelitas, un fuerte despliegue de funcionarios de la PNB y de la GNB cercó a los manifestantes para impedirles cualquier intento de acercamiento al edificio de la Vicepresidencia, a pocos metros del Palacio de Miraflores. «Hay más funcionarios de seguridad que manifestantes», comentó una de las trabajadoras.

Lee también
Empleados y jubilados de Cantv denunciaron corrupción y precariedad laboral

Algunos funcionarios fornidos y de traje impecable daban órdenes al resto de los funcionarios que conformaban los cordones de seguridad, muchos de ellos con uniformes deteriorados y remendados y rostros desencajados.

“Ustedes también son funcionarios públicos y están sufriendo lo que estamos sufriendo nosotros. Ustedes también necesitan el seguro que hoy nosotros estamos reclamando. Pónganse del lado del pueblo”, vociferó uno de los trabajadores dirigiéndose a los uniformados.


Participa en la conversación