Durante 2019 han fallecido 169 personas con VIH en la entidad, seis de ellos fueron niños. Este año también se han sumado 600 nuevos casos solo en Carabobo.

Valencia. La mayoría de las funerarias en el estado Carabobo se niegan a velar a personas que fallecieron infectadas de VIH, y en el caso de que acepten prestar estos servicios incrementan los costo con el argumento de que deben hacer gastos extras para la manipulación del cuerpo.

La denuncia la hizo Eduardo Franco, secretario de la Red Venezolana Gente Positiva en Carabobo y presidente de la Fundación Manos Amigas por la Vida, Mavid.

Nos llama la atención que en muchas de las muertes no hacen mención como enfermedad de base del VIH, porque las funerarias no los aceptan. Eso no lo entendemos, porque el virus muere apenas fallece la persona. Aquí en Carabobo registramos el caso de dos mujeres que fallecieron, y (los familiares) pasaron casi dos días esperando que alguna funeraria prestara el servicio y las fuera a buscar, sostuvo Franco.

Informó que durante este año 2019 se han registrado 189 fallecidos con VIH, de esta cifra 6 han sido niños. Al referirse a la tasa de mortalidad de pacientes con VIH hizo énfasis en que se han verificado con actas de defunción. Mavid llevaba un registro de unos 8000 infectados. Sin embargo, en las nuevas estadísticas solo se han podido verificar, a través del censo que aún se mantiene en la entidad, 4600 pacientes.

Franco explicó que la disminución de casos puede deberse a que han emigrado a otros países de Latinoamérica para recibir de forma oportuna el tratamiento antirretroviral. En 2014 empezó la merma de estos medicamentos.

Lee también
886 casos de COVID-19 y seis muertes se registraron en Venezuela en las últimas horas

También en 2019 se pudieron confirmar 600 nuevos casos en la entidad carabobeña. Franco atribuye los nuevos diagnósticos a la falta de campañas de prevención. Desde el Estado venezolano no se han generado nuevas campañas y los medios de comunicación tampoco han hecho la labor de alertar sobre el VIH.

Recordó que durante seis años se llevaron adelante desde Mavid campañas de prevención en los municipios Valencia, Guacara y Puerto Cabello,  donde se elevaban los indicadores: “Durante ese tiempo la tasa de nuevos casos bajó considerablemente, pero no pudimos continuar porque no tenemos recursos para hacerlo”.

Con preocupación se refirió al sistema de salud pública en Carabobo. A su juicio se necesita construir nuevos hospitales no solo para atender a los pacientes con VIH, sino con otras patologías. Precisó que el hospital Ángel Larralde no está recibiendo parturientas con VIH, que deben dar a luz a través de cesárea para bajar los riegos de infección del bebé, porque no cuentan con quirófano.

Ese hospital está prácticamente en cierre técnico, no tan solo por la falta de insumos, es que no hay condiciones para tratar pacientes, porque no hay agua entre otras cosas, denunció.

En cuanto a la Ciudad Hospitalaria Doctor Enrique Tejera (CHET), dijo que en la Maternidad de Alto Riesgo Hugo Chávez sí realizan cesáreas, pero todos los insumos deben ser costeados por las madres. Para lo que queda de 2019 se espera que nazcan cuatro niños con madres portadoras de VIH.

Franco indicó que en Carabobo los centros públicos de salud no cuentan con los reactivos para hacer pruebas de confirmación de VIH. En las clínicas el costo de este examen oscila entre 160.000 bolívares y 180.000 bolívares. Los exámenes de rutina para estos pacientes, como CD4 y carga viral, tampoco pueden ser realizados en hospitales, y en los centros privados solo el CD4 tiene un costo de 80 dólares.

Lee también
Se reporta nuevo pico de contagios con 701 casos de COVID-19 y cuatro fallecidos

Participa en la conversación