En las paradas de autobuses de Anzoátegui la recomendación de la distancia social pasó al olvido

parada de autobuses

Quienes utilizan los «terminales» de pasajeros Hugo Chávez de Barcelona y Bingo Platinum de Puerto La Cruz temen estar a las puertas de un posible contagio de COVID-19 ante la aglomeración de personas por la reducida oferta de unidades de transporte público. Pasajeros indican que el caos está a la orden del día porque cada vez que «aparece» un autobús las normas sanitarias se olvidan con tal de subirse en la unidad.

Barcelona. Pese a que las autoridades realizan campañas e instan a la ciudadanía a mantener la distancia social, la realidad es otra en las calles, sobre todo en las paradas de autobuses de la zona norte de Anzoátegui.

Transcurrida una semana de la implementación del decreto inicial de cuarentena nacional el pasado 17 de marzo, las autoridades municipales del área urbana de la entidad implementaron un sistema de «paradas únicas» con la finalidad de evitar aglomeraciones en las principales calles de Barcelona y Puerto La Cruz y así prevenir una posible propagación de COVID-19 a raíz de la detección en Anzoátegui de los primeros dos casos positivos (a la fecha en el estado se cuentan seis).

Quienes hacen uso de las «estaciones» situadas en el terminal de pasajeros Hugo Chávez de Barcelona y los terrenos abandonados del antiguo Bingo Platinum de Puerto La Cruz, coinciden en señalar que la medida, «lejos de prevenir, es un foco para que se transmita fácilmente el coronavirus».

El domingo 17 de mayo el director de salud de Anzoátegui, Omar Aray, participó en un foro virtual organizado por un medio de comunicación digital de la zona, junto con epidemiólogos y bacteriólogos, en el que se habló del ABC de la enfermedad y la principal recomendación que dio fue continuar con las normas sanitarias, uso de tapabocas y la distancia social.

En un recorrido del equipo de Crónica.Uno por las referidas paradas, se constató que las dos últimas recomendaciones están lejos de cumplirse y el contacto entre personas es un hecho tras el despelote que se forma cada vez que llega una unidad de transporte colectivo.

parada de autobuses
El despelote es evidente. Foto: José Camacho

El caos es inminente, los apretujones por subirse a un autobús están a la orden del día. Mientras el equipo de Crónica.Uno conversaba en los terrenos del Bingo Platinum con varios de los ciudadanos, al lugar llegó una unidad que cubre la ruta hacia los barrios de la zona alta de Puerto La Cruz y, de inmediato, empezó la «locura».

No importa lugar en la fila, la consigna es montarse como sea, los gritos y discusiones por los «coleados» se disparan, los tapabocas se hacen a un lado y la recomendación de la distancia social se olvida por completo, convirtiendo la zona en un caldo de cultivo para cualquier virus que se transmita por medio de gotículas.

Esto es todos los días, yo no sé quién le dijo a la alcaldesa (Herminia Martínez) que esto era una medida efectiva. Aquí reina el caos, esto es un festival del coronavirus, prácticamente nos tratan como animales porque además que hay que esperar el tiempo de Dios para que llegue un autobús. Aquí no hay ninguna autoridad que por lo menos ponga un poco de orden en medio de esta locura«, afirmó José Mejías, un habitante del sector Las Charas mientras observaba el desorden en la parada.

En la referida estación convergen además de los carros por puesto que llevan a los pasajeros a la zona alta portocruzana, los buses que se dirigen a la zona rural de Sotillo y también los que van rumbo a Barcelona. Las colas en cada parada son para tomar palco.

De acuerdo con el directivo del Sindicato Único de Transporte de Anzoátegui, Lorenzo Rodríguez, apenas 10 % de las 3000 unidades con las que cuenta el transporte en la zona norte de Anzoátegui están activas. La falta de gasolina y de repuestos son las principales razones de lo que catalogó como un «paro forzado».

Será que ellos quieren que nos enfermemos o que al ver esto no salgamos de nuestras casas porque esto es un desastre. La medida de colocar estas paradas aquí no sirve, tienen que devolverlas al sitio donde estaban y así evitar este caos. Cómo hace uno que tiene que salir a buscar comida casi que a diario, tenemos que usar estas paradas queramos o no«, sostuvo Luis Delgado, un barcelonés que ya contaba poco más de hora y media esperando un bus que lo llevara a su destino.

El panorama no mejora

En Barcelona hay dos escenarios: uno con calles bloqueadas, funcionarios de la policía municipal que les indican a los ciudadanos por cuáles calles transitar y desalojan a quienes se sientan en los bancos de las plazas Boyacá y Bolívar; mientras los comerciantes siguen las medidas sanitarias para evitar las aglomeraciones en sus locales. Y otro, el que ocurre en el terminal Hugo Chávez.

parada de autobuses
En los terminales nadie hace cumplir las normas. Foto: José Camacho.

Al lugar llegan los pasajeros que provienen de los barrios ubicados en la periferia capitalina junto con quienes habitan en la zona rural de Barcelona y oeste del estado. El día a día allí es una copia de lo que sucede en Puerto La Cruz.

Yo considero que esto es falta conciencia de las personas que se toman lo del virus como un juego. Hay gente que busca la forma de mantenerse alejada, pero hay individuos que ni pendientes con eso y si a eso le sumas que no hay ninguna autoridad que esté pendiente de hacer cumplir las normas esto se convierte en un despelote», dijo Cleydy Zamora, habitante del barrio La Ponderosa.

Jorge Avilés es un residente de la comunidad barcelonesa de El Viñedo que se desplazó hasta Puerto La Cruz en busca de ofertas para abaratar costos en los alimentos. Señaló que así como colocaron «regaderas» para desinfectar en el mercado municipal de Sotillo deberían hacer lo propio tanto en la parada del Platinum como en la de Barcelona.

«Uno sale por necesidad. En Puerto La Cruz la alcaldía colocó unas regaderas para desinfectar a la gente cuando entra al mercado, no entiendo por qué no hacen lo mismo en estas paradas. Yo tengo que usar las dos y ya ves cómo es esto, la aglomeración es bárbara, esto que hicieron los alcaldes no tiene nombre porque además todo ocurre porque no hay autobuses», dijo.

El alcalde de Barcelona y jefe del Organismo de Defensa Integral, Luis José Marcano, afirmó que ese ente ha realizado más de 10.000 jornadas de desinfección en el estado. Sin embargo, quienes usan las paradas del terminal Hugo Chávez y Bingo Platinum instaron a las autoridades a que realicen jornadas diarias de desinfección en las estaciones de transporte para evitar un posible contagio de COVID-19. 


Participa en la conversación