La intermitencia del servicio del aseo urbano en Maturín ha obligado a sus habitantes a improvisar vertederos de basura así como la quema de desechos. En el complejo habitacional La Gran Victoria al menos 35 % de su población padece de sarna y tiene problemas estomacales por la proliferación de insectos y roedores.

La falta de recolección de desechos en Maturín no es novedad. Desde hace al menos dos años, el servicio de aseo en el municipio no es constante, lo que ha obligado a los residentes de varios sectores a improvisar vertederos para deshacerse de la basura. Las denuncias son cada vez más frecuentes y las enfermedades abundan por estos focos de contaminación. 

En el caso del complejo habitacional La Gran Victoria, construido bajo el mandato del presidente fallecido Hugo Chávez como parte de un convenio realizado con Irán, la basura abunda desde la zona 1 hasta la 17. Los habitantes reclaman desde hace más de dos años por la recolección de desechos que ha generado que al menos 35% de la población de este sector se contagie de enfermedades como sarna, y tengan problemas estomacales debido a la proliferación de insectos y roedores.

Este basurero tiene casi tres años aquí y hemos hecho reclamos a las autoridades para que vengan recojan esto, y para que funcione el servicio de aseo. En una sola oportunidad vinieron y limpiaron, pero por donde pasa la reina”, comentó Nidia Gordones.

El basurero que crece cada día más ha ocasionado que los Simoncitos del sector hayan cerrado sus puertas.

“La fetidez del basurero ha hecho que los Simoncitos cierren. Algunos niños han sido cambiados a la escuela, para que puedan estar más cómodos”, destacó Gordones.

La Gran Victoria no es el único sector que padece de estas calamidades. En la avenida Cruz Peraza, una de las más transitadas en el municipio, han improvisado un basurero en uno de sus costados. Las comunidades cercanas responsabilizan a los habitantes de otros sectores de propagar esta contaminación.

“Este basurero no es de aquí de nosotros, eso es que vienen de otros sectores en carro y los lanzan aquí. Hemos encontrado de todo, desde pellejos de pollo hasta perros muertos”, precisó Gleimar Arroyo.

Los malos olores han afectado varios negocios de comida de la zona. Los dueños señalan que la fetidez se hace cada vez más insoportable y los desechos tienen casi un año en el lugar y nadie los limpia.

Cuando un indigente mueve algo de ese basurero los olores son más fuertes y eso nos afecta, porque tenemos clientela que viene a almorzar. Desde que estoy aquí trabajando eso lo han limpiado una sola vez, y porque venía Diosdado Cabello y lo tenían que pasar por ahí para llevarlo al polideportivo para un acto”, detalló Milagros Barrera.

La falta de aseo ha generado que los vecinos busquen alternativas que, en algunos casos, no son las apropiadas, como quemar los desechos o improvisar vertederos de basura.

“Nosotros quemamos los montoncitos de basura, antes de que se hagan más grandes. Sabemos que eso no está bien, pero no tenemos otra opción”, dijo Barrera.

Otro de los espacios que se ha vuelto un basurero es en el sector conocido como Las Avenidas, específicamente en la Andrés Eloy Blanco, cerca del Centro de Especialidades Médicas. Han tomado un espacio para lanzar desechos como un vertedero improvisado, y a pesar de que esto forma parte de la Zona Centro, ninguna autoridad ha solventado el problema.

Lee también
Monaguenses sustituirán el pan de jamón por el de sándwich y el de canilla

Participa en la conversación