Fallas en el circuito Conde tiene sin luz desde hace más de 30 horas al norte de Caracas

circuito conde

Las averías no dejan de ser recurrentes en el circuito Conde de Caracas y Corpoelec no ha informado cómo van los trabajos de reparación, mientras la falta de electricidad afecta servicios como el agua, las telecomunicaciones y el Metro de Caracas. La Florida, La Salle, Bello Monte, Sabana Grande son las urbanizaciones más afectadas.

Caracas. Parte de La Florida en la avenida Libertador, Bello Monte, La Campiña, La Salle y Sabana Grande llevan más de 30 horas sin luz. En horas de la tarde de este 24 de septiembre también se quedaron sin electricidad en Chacao, Chacaíto, El Paraíso y El Rosal. Las fallas no dejan de ser recurrentes en el circuito Conde y Corpoelec no ha dado información que permita saber cuánto demorarán en resolver la avería

El 23 de septiembre se registraron varias fallas eléctricas en Caracas y otros estados del país que continuaron este 24 de septiembre. La situación dificulta el acceso a las telecomunicaciones. Vecinos de estos sectores intentan mantenerse con los datos móviles activos, pero la señal desaparece rápidamente. Cuesta enviar hasta un simple mensaje de texto. Algunas personas han tenido que recurrir a comprar cavas de hielo para conservar los alimentos.

A las 1:45 p. m. Michael Otamendi, quien habita en Charallave y trabaja en Chacao, indicó que es la tercera vez que le tocará caminar hasta Plaza Venezuela a abordar el Metro de Caracas. Los bajones de luz han dejado sin energía al sistema subterráneo y suelen cerrar las estaciones, lo cual deja en muchos casos a los usuarios a su suerte, sin seguridad de poder agarrar una camioneta.

Lee también
Supra Caracas creó una mini Bonanza en el estacionamiento de Residencias Venezuela

Corpoelec informó a través de Twitter, el 23 de septiembre, que se registraron averías en los circuitos Las Delicias y Conde. Carlos Julio Rojas, coordinador del Frente de Defensa del Norte de Caracas, aseguró que la falla continúa en el mismo lugar. Los trabajadores no cuentan con las herramientas necesarias para solventar y lo que hacen es cambio de cableados, es decir, quitar de un sitio y poner en otro.

Esto no es nada nuevo, desde hace tiempo el personal denuncia que no puede hacer bien su trabajo sin los materiales requeridos. Hasta el momento la empresa no ha dado información al respecto.

Antonio Vecchini, vecino de Los Caobos, dijo que el domingo 20 de septiembre pasó 16 horas sin electricidad, el martes 20 horas y el miércoles 9 horas, cuando llegó pasadas las 7:30 p. m. “Desde marzo la subestación Conde se dañó y aún no la reparan, de allí todo el problema y los cableados afectados los movieron a otras subestaciones y las colapsaron”, agregó.

En la parte de baja de La Florida, María Gómez, lleva más de 30 horas sin electricidad, lo cual implica que también se quedó sin agua, pues vive en un piso 7 y las bombas están apagadas.

Los bajones de energía han afectado a otras ciudades como Maracay, Maracaibo, La Guaira, y algunas zonas de los estados Guárico y Anzoátegui.

Un frágil sistema interconectado

Miguel Lara, ingeniero eléctrico y exgerente de la Oficina del Sistema Interconectado (Opsis), explicó que averías como la que ocurre en Caracas se debe a que el sistema interconectado ha perdido su capacidad de regular las fluctuaciones de voltaje.

Lee también
Misas en lugares abiertos y solo los domingos es una de las propuestas de la Iglesia católica frente a la pandemia

“Se supone que el sistema eléctrico cuenta con el equipamiento necesario para controlar las caídas de tensión. Sin embargo, los bajones suelen sentirse con mayor amplitud debido a que los reguladores y generadores, que ayudan a amortiguar las fluctuaciones, de estas tensiones no están operativos al 100 %”, indicó.

La empresa eléctrica nacional Corpoelec es la encargada de que llegue el suministro del servicio adecuadamente. Sin embargo, indica el experto, “cada vez las fallas y averías duran más tiempo para ser solventadas debido a que el personal, sus inventarios y las herramientas de trabajo necesarias para solucionarlas son cada vez más insuficientes”. El mal estado de la flota de vehículos, aunado a la escasez de gasolina, también es otro obstáculo para que los trabajadores puedan movilizarse hacia los circuitos o zonas donde ocurren las fallas.

El Sistema Eléctrico Nacional (SEN) está compuesto principalmente por plantas de generación termoeléctrica e hidroeléctrica, pero las termoeléctricas están inoperativas en más de un 90 % y les falta combustible para funcionar, por lo que más del 80 % del consumo de electricidad lo sostienen las hidroeléctricas del Bajo Caroní (Guri, Caruachi y Macagua), cuya disponibilidad viene en descenso.

En la actualidad, según Lara, por el casi inexistente mantenimiento, el sistema de transmisión sufre mayor número de fallas, razón por la que ocurren más fluctuaciones de electricidad. Por ejemplo, cada vez que llueve u ocurre un incendio, y al no tenerse el equipamiento de regulación en buenas condiciones, las fluctuaciones no se amortiguan como deberían hacerlo.

Lara señala que debido al colapso de los grandes consumidores de energía eléctrica (Pdvsa e industrias de Guayana) el sector residencial pasó a ocupar el primer lugar en demanda de electricidad.

Lee también
Quieren ponerle un “parao” a invasión en linderos de zona residencial en El Paraíso

Participa en la conversación