Aunque no se han girado instrucciones oficiales a las funerarias, estas, motu proprio, han decidido reducir los velatorios a seis horas y no permitir que más de diez personas estén en las capillas. Los difuntos como consecuencia del COVID-19 serán cremados sin velorio.

Regiones. Las salas funerarias del estado Aragua se pliegan a la serie de medidas preventivas decretadas por el Ejecutivo nacional, a fin de evitar la propagación del COVID-19. En este sentido, las 11 funerarias privadas que operan solamente en la capital, Maracay, han reducido las horas de velorio al mínimo y así permitir que las familias tengan un momento de despedida con sus difuntos.

En cuanto a los servicios de inhumación o sepelios, solo se permitirá la presencia de dos familiares dentro de los cementerios.

funerarrias
En el cementerio solo se permitirá la presencia de dos familiares. Foto: Cortesía.

Igualmente se ha previsto con los deudos, un horario de visita durante los actos velatorios, para no contrariar las medidas sanitarias en cuanto a la aglomeración de personas.

La Cámara Nacional de Empresas Funerarias, Cementerios, Compañías de Cremación, Fábricas de Urnas, Previsión y Afines, Cnadefu, emitió un comunicado en el que solicita a sus afiliados reducir la presencia de colaboradores en sus empresas, por lo que solo asistirá el personal de operaciones, mientras que el administrativo deberá permanecer en sus hogares en tanto el Ejecutivo dicte nuevas medidas de control.

Mantener un elevado nivel de asepsia e higiene entre sus colaboradores y usuarios, insumos de limpieza como jabón, alcohol, gel antibacterial, entre otros, es otra de las recomendaciones que la cámara hace a sus afiliados y a trabajadores de servicios funerarios.

El comunicado de Cnadefu señala que en el caso de atención de fallecidos por COVID-19, no habrá velatorio sino que se procederá a la disposición final del cadáver (solo cremación) para evitar la propagación de un posible contagio entre los familiares y cuidadores del difunto.

En Maracay apenas un cementerio se mantiene operativo: el metropolitano, mientras que los deudos que soliciten la cremación solo pueden acudir a los dos servicios ubicados en el estado Carabobo.

En San Cristóbal toman precauciones

El gremio funerario en Táchira mantiene sus labores de manera normal, sin cambios, salvo las medidas que ellos mismos han tomado por precaución.

Romel Cañas, presidente de la Cámara de Funerarias del estado Táchira, indicó que aún no han recibido instrucciones de la presidencia en el ámbito nacional. Sin embargo, dejó claro que van a tomar medidas.

Entre las que van a implementar está la de permitir un máximo de diez personas en la capilla velatoria para evitar aglomeraciones, por lo que pedirá colaboración de los familiares para procurar que se cumpla.

Señaló que no pueden exigir tapabocas a los dolientes, pero que sí les harán el exhorto a quienes haga acto de presencia.

Cañas agregó que solo se mantiene en las oficinas el personal de guardia. Todo el equipo de trabajo administrativo y no esencial cumple las medidas de cuarentena.

Explicó que lo que más preocupa es la situación con el combustible, pues tras las recientes medidas solo pueden abastecerse una vez por semana y solo 30 litros. “Eso sí nos preocupa porque así no se pueden hacer servicios en municipios”, dijo.

En caso de llegar fallecidos por coronavirus, Cañas agregó que aún no tienen claro cuáles serán los protocolos que deben seguir, por lo que hizo un llamado a las autoridades sanitarias para que emitan lineamientos al respecto.

Directo al crematorio

Ante el decreto de cuarentena en el ámbito nacional, en las funerarias de Maturín han reducido el tiempo de los actos velatorios y serán 10 el número de asistentes a la capilla y cerca del ataúd se admitirán solo dos personas.

La contralora sanitaria en Monagas, Dalila Rosillo, indicó que después de varias mesas de trabajo se tomó la medida como prevención ante el COVID-19.

«Se ha tomado la decisión, con las diferentes funerarias de la entidad, de reducir los velorios a seis horas tanto en las capillas como en los domicilios, y el máximo de personas que pueden acompañar al difunto es de diez» , precisó Rosillo.

Cronica.uno contactó al personal administrativo de la funeraria Capillas del Este, en Maturín, y dijeron que darán cumplimiento a la medida.

«Acataremos la instrucción que fue dada a las funerarias. Pero hasta ahora no ha sido solicitado nuestro servicio en la ciudad», precisó el personal administrativo.

Indicaron que de acuerdo con los protocolos de seguridad y los escenarios evaluados ante esta contingencia, en caso de que fallezca un infectado por COVID-19, será traslado de la morgue al crematorio, sin tener actos velatorios.

Si bien no existe una normativa emanada de las autoridades, la mayoría de las funerarias adoptarán estas medidas o similares en todo el territorio nacional.

No permiten niños

Velorios con un máximo de seis personas y un horario de trabajo de 7:00 a. m. a 5:00 p. m. es la medida que tomaron las diversas funerarias de Anzoátegui tras la declaración de cuarentena social emitida por Nicolás Maduro.

Plutarco Vallés, presidente de la organización Vallés, indicó que además de los protocolos que se establecieron en el ámbito nacional, ellos añadieron uno adicional para el manejo de los cadáveres y la realización de los actos velatorios.

«Desde que se estableció esta alerta decidimos que en los actos velatorios no se permitirán más de seis personas y deben ser familiares directos, a la par de prohibir la permanencia de niños y adultos mayores tanto en nuestras sedes como en el cementerio. Como gremio nos preocupa que hay algunas empresas que violan la norma. Presenciamos un sepelio en el cementerio metropolitano donde hubo música, alcohol y gente en demasía violando el decreto que prohíbe la aglomeración de personas».

El empresario refirió que además están asesorando a las autoridades regionales en cuanto al manejo y disposición de cadáveres en caso de producirse un fallecimiento debido al COVID-19.

Contraloría activa

El presidente de la fundación de contraloría social de los servicios funerarios, José Magallanes, indicó que desde este fin de semana se han desplegado por los diferentes prestadores de servicios para verificar que se cumpla el decreto que prohíbe la aglomeración de personas y la debida prestación de los servicios funerarios.

«Estamos vigilando que se cumpla la medida tanto en los cementerios públicos como privados, sabemos que para los familiares es un dolor el no poder compartir con sus seres queridos pero esta medida es por el bien de todos», indicó.


Participa en la conversación