Jóvenes optan por la vasectomía como método definitivo ante escasez de anticonceptivos

vasectomía como método

La esterilización masculina ya no es tabú. La falta de acceso a los anticonceptivos y la precariedad económica obliga a los muchachos de hasta 20 años de edad a pasar por el quirófano para someterse a cirugía y renunciar a la paternidad biológica, una situación que pone en relieve la falta de políticas y programas públicos de prevención en materia de salud sexual y reproductiva.

Caracas. “No voy a tener hijos porque no hay condiciones para mantenerlo con esta situación país”, decía sin vacilaciones Imer Martínez, un joven de 26 años que esperaba su turno para hacerse una vasectomía en un centro privado. No padece ninguna enfermedad, es el número seis en la lista de operaciones porque así lo decidió.

Al igual que él, otros 15 hombres aguardan para realizarse una vasectomía: un procedimiento irreversible que les impedirá procrear y que se ha convertido en una alternativa ante la falta de acceso a los anticonceptivos.

La esterilización masculina ya no es tabú, así lo demuestran los registros que lleva la Asociación Civil de Planificación Familiar (Plafam), una de las organizaciones que visibiliza y promociona el uso de los métodos anticonceptivos y la salud sexual.

Mientras que en 2018 la organización registró 150 vasectomías, este año el número se acerca a las 200, solo en la sede de Las Acacias, donde se llevó a cabo la VII jornada de esterilización gratuita el 22 de noviembre.

El temor a un embarazo y la incertidumbre ante sus consecuencias inmediatas son patentes al momento de tomar la decisión y ponen de relieve otra realidad: la falta de políticas de prevención en materia de salud sexual y reproductiva en la red pública, una de las razones que impulsó a Imer a acudir a Plafam.

Estuve meses averiguando en hospitales y ambulatorios y no conseguí respuesta. Solo en uno podían operarme, pero me generó desconfianza someterme a una vasectomía sin las condiciones mínimas de higiene o insumos. Era un riesgo para mi vida.

Isael Ortujo, otro joven de 27 años, se hizo la vasectomía a mediados de 2019, en otra de las jornadas gratuitas. Cuenta que lo hizo sin el apoyo de su familiares y amigos porque no se ve como padre en el futuro y no dispone de tiempo para más responsabilidades. Trabaja a tiempo completo como ingeniero en sistemas y los fines de semana se dedica a reparar equipos tecnológicos para cubrir sus necesidades básicas. Asegura que optó por someterse a la intervención para ayudar a su novia, quien se ha visto afectada por el uso de métodos hormonales. «El hombre también puede hacerse responsable. Desde que me operaron sentí un gran alivio porque no hay posibilidades de embarazo», dijo.

vasectomía
Infografía: Amadeo Pereiro

No es casual que Venezuela encabece la lista de los países latinoamericanos con la tasa más alta de embarazo adolescente. El informe «Un asunto pendiente», realizado por el Fondo de Población de Naciones Unidas (Unfpa por sus siglas en inglés), revela que la tasa de fecundidad adolescente es de 95 por cada 1000 niñas de entre los 15 y 19 años de edad, el país apenas es superado en Suramérica por Ecuador, que tiene un índice de 111 embarazos por cada 1000.

Los anticonceptivos: desaparecidos, falsificados o impagables 

Al desabastecimiento de pastillas y otros métodos se suma el alto costo de las pocas opciones que se consiguen en farmacias o en la web a precio de dólar. Un ciclo de pastillas para seis meses se oferta en 10 dólares —360.000 bolívares—mientras que el costo del blíster para un año de anticoncepción duplica ese precio al ubicarse en 720.000 bolívares, es decir, 4,8 salarios mínimos, un lujo que solo algunos se pueden permitir.

En farmacias y otros negocios mayoristas lo que más abunda son los preservativos a distintos precios y que se venden según la ocasión.

Crónica.Uno hizo un recorrido por tres locales y farmacias ubicadas en el centro de la ciudad para consultar lo precios y las marcas. En una de ellas la caja de tres unidades de la marca importada Duo tenía un costo de 50.000 bolívares, mientras que la Durex y la Safe Sex estaban en 47.000 bolívares.

Daniel Marcano, uno de los expendedores, explicó que los jóvenes prefieren llevarse la marca Duo por su calidad y resistencia pero aseguró que son pocos los que pueden pagarla debido a su alto costo. «Antes se nos agotaba la docena, ahora vendemos dos cajas a la semana y a veces solo una. La demanda ha bajado y es muy difícil salir de la mercancía», dijo.

A pocos metros de esa farmacia, ubicada en la Avenida Universidad, un comercio chino exhibe en un mostrador una variada gama de preservativos Duo supuestamente fabricados en Alemania pero con algunas diferencias en el logotipo. El precio es más asequible, 12.000 bolívares la caja de tres unidades. Y en un estante contiguo, los preservativos Nesko —una marca fabricada y distribuida en Venezuela— se ofertan en 6500 bolívares la caja.

Ilianny Hernandez, una joven de 18 años que trabaja en el local, desconoce si la mercancía es una imitación, pero indicó que los Duo de sensaciones son los más demandados por la jóvenes que se llevan hasta dos o tres unidades en detrimento de la marca venezolana, más barata pero poco popular entre la población.

dondones
Preservativos distribuidos por Plafam

En una farmacia de la cadena Saas, hay Durex y Duo en 50.000 y 53.000 bolívares mientras que los condones venezolanos marca Kristel están en 43.500. Allí otro joven vendedor —que prefirió mantenerse en anonimato— advirtió que existe en el mercado de los preservativos una fuerte competencia entre los revendedores, quienes adquieren las cajas de preservativos comercializados a precios más bajos en el mercado negro y las cadenas de farmacias, que adquieren la mercancía a través de vendedores autorizados. «Hay que chequear los empaques porque pueden encontrarse muy buenas imitaciones pero cada quien decide correr su riesgo», dijo.

Juan Segundo Sánchez, de 56 años, tiene cuatro hijos de 30, 26, 11 y 8 años de edad. A pocos minutos de entrar a cubículo cuenta que decidió hacerse la vasectomía luego de su divorcio, cuando comenzó nuevamente a tener citas. Asegura que a duras penas le alcanza el sueldo que devenga como entrenador de boxeo para mantener a sus hijos menores, por lo que prefiere no tener más descendencia.

Estuve un año ayudando a mi nueva pareja a pagar las píldoras que conseguía en México a 20 dólares la caja. Aquí no conseguía las que ella podía tomar y cuando no pude costearlo más pensé en romper la relación. No puedo permitirme tener otro hijo.

Unos cuantos mitos y otras verdades 

vasectomía como método

Ydielyn Rico, coordinadora del programa de vasectomías y esterilizaciones de Plafam, indicó que el interés por este tipo de procedimientos definitivos cala cada vez más entre los hombres y particularmente en los jóvenes, que manifiestan inquietud por su futuro dada la situación de colapso económico y la falta de acceso a una gama variada de métodos de anticoncepción.

Hemos recibido a muchachos de 17 años que quieren esterilizarse motivados por el tema del país. Son chicos que hablan de la niñez abandonada y que muestran argumentos para justificar su decisión, pero esterilizamos a partir de los 24 años en adelante”, señaló Rico.

Aunque la sala de espera de Plafam está copada, no todos los candidatos son admitidos para someterse a la cirugía. Rico detalló que antes de ser operados, los pacientes deben aprobar una serie de filtros o evaluaciones psicológicas, además de asistir a charlas de orientación. Tras ser admitidos, deben someterse a otros exámenes médicos porque una vez que se realiza la intervención no hay vuelta atrás.

Rico desmintió la creencia de que la vasectomía interfiere en el deseo y el desempeño sexual. Aquí practicamos la vasectomía sin bisturí, una técnica más innovadora con la que se evitan infecciones y la recuperación es más rápida. En todos lo casos, los pacientes deben acudir durante los tres meses siguientes para comprobar el éxito de la cirugía y pueden reanudar su vida sexual cuando se sientan cómodos, pero con uso de un preservativo en las primeras semanas.

Alfonso Briceño cumplió 22 años de matrimonio y tiene cuatro hijos de los cuales tres no fueron planificados. Después de pensarlo por algún tiempo se decidió a acudir junto con su esposa, Dinora Gómez, a realizarse la operación, aunque algunos prejuicios aún le mortifican. Desconfía de la efectividad de algunos métodos tradicionales y es alérgico a algunos componentes de los preservativos. Hay quienes piensan que someterte a esto te desmejora como hombre, pero confío en los médicos y lo hago por mi familia. Los anticonceptivos están muy costosos, pero mantener un hijo cuesta mucho más, dijo.

La vasectomía: una decisión para toda la vida 

Franzo Ruffo Cook, presidente de la Sociedad Venezolana de Urología, explicó que la vasectomía es una cirugía menor que consiste en cortar o bloquear un segmento del conducto deferente por el que pasan los espermatozoides, desde el escroto hacia las vesículas seminales, durante la eyaculación. Todo con el fin de evitar un embarazo. El procedimiento sin bisturí, originario de Asia, es uno de los más efectivos, casi indoloro y no amerita suturas. Se realiza en Venezuela desde hace más de 20 años y en apenas 10 minutos. No obstante, el especialista desaconsejó practicarlo en hombres menores de 40 años por ser un método definitivo y casi imposible de revertir.

Cook señaló que aunque existen numerosas cirugías para revertir la vasectomía y recobrar la capacidad reproductiva, la probabilidad de éxito en la mayoría de casos se reduce a 40 % transcurridos 15 años de la operación. «En los jóvenes que están por hacerse o que ya se hicieron la vasectomía será más complicado reconducir los conductos cortados una vez que se arrepientan en 15 o 10 años cuando quieran tener familia«.

El especialista atribuyó a la falta de educación sexual y al déficit de métodos anticonceptivos, el incremento de las vasectomías realizadas en jóvenes y hombres menores de 40 años sin descendencia. «A mi consulta llegan muchachos manifestando su interés por el procedimiento pero me niego a operarlos por tratarse de una decisión definitiva y no de una alternativa«, insistió.

vasectomía como método
Infografía: Amadeo Pereiro

Lee también:

Jóvenes y adolescentes buscan opciones en medio de escasez y alto costo de métodos anticonceptivos


Participa en la conversación