«Las carreras son necesarias para quienes trabajamos en el hipódromo»

La prolongada paralización de las competencias en La Rinconada inquieta a los profesionales del deporte hípico que abogan por una pronta reanudación de las pruebas en el óvalo de Coche.

Caracas. Dos meses y 10 fines de semana sin carreras en el hipódromo La Rinconada. El prolongado cese de las competencias por el coronavirus inquieta a los profesionales que hacen vida en principal óvalo del país.

De hecho, una campaña en redes sociales que han compartido algunos entrenadores y trabajadores del Instituto Nacional de Hipódromos (INH) ha intentado poner en el tapete la importancia del hipismo como deporte y espectáculo, y también como fuente de ingresos para numerosas familias.

Del lado oficial del INH no hay mayores certezas, más allá de recordar que se acata la cuarentena y que las carreras siguen paralizadas. El movimiento en la pista se limita a los entrenamientos de lunes a viernes para mantener la salud de los purasangres.

“La falta de competencias públicas ha sido muy difícil para los que hacemos vida dentro del hipismo, ya que nuestros ingresos dependen de las carreras. Hay que pedir a Dios que nos ayude con el sustento para nuestras familias”, señaló el jinete Iván Pimentel, quien aboga por una pronta reanudación de las pruebas.

“Me parece una buena opción que haya carreras, porque en el hipódromo no se han visto casos de coronavirus ni tampoco cerca de las instalaciones. Se han llevado las cosas bien y sería bueno dar la oportunidad de probar aunque sea un fin de semana para ver qué tal resulta. Eso ya queda de mano de las autoridades del INH”, agregó el fusta.

Otro jinete que pidió no ser identificado coincidió con Pimentel:

Los jockeys nos mantenemos por porcentajes, no son altos, pero nos dan un respiro y ayudan bastante. Todos pierden si no hay programas. Las carreras son necesarias para todos los que trabajamos en el hipodromo.

En otros países, las carreras de caballos poco a poco han ido reanudándose. En Estados Unidos hay óvalos como el de Gulfstream Park, en Florida, que nunca pararon, y esta semana otros escenarios importantes como Santa Anita y Golden Gate Fields, en California, volvieron a dar la partida sin público en las tribunas. En Francia ya se empezó a correr nuevamente, mientras que en Inglaterra y Chile ya se discuten protocolos y fechas para la vuelta, probablemente en junio.

En Venezuela, la situación es más complicada porque, al margen de la cuarentena, la escasez de gasolina y el insuficiente servicio de transporte público dificulta la asistencia al hipódromo. No obstante, según un trabajador del óvalo, jinetes, galopadores y personal de cuadra han podido mantener un ausentismo relativamente bajo en las jornadas de entrenamientos debido a que la mayoría utiliza el Metro para llegar a La Rinconada y varios viven cerca del circuito de carreras de Coche.

¿Los caballos? Se ejercitan como siempre y varios trainers aseguran que tendrán listos los ejemplares cuando se dé la ansiada convocatoria a inscripciones que, al menos por ahora, se ve incierta y lejana.

Lea también

Castellano se queda en el aparato mientras se recupera del COVID-19


Participa en la conversación