Las líneas duras del oficialismo se consolidan dentro del BCV

El directorio del instituto emisor responde a tres grupos de poder. Unos avanza en el control de las estadísticas, otros aumentan su peso en la política cambiaria. Caracas. El directorio del Banco Central de Venezuela (BCV) registra un reacomodo y con los cambios, los lineamientos en materia cambiaria y monetaria así como el manejo de …   leer mas

2181 2
2181 2
BCV enfrenta problemas para “ejecutar” la última subasta de Dicom

El directorio del instituto emisor responde a tres grupos de poder. Unos avanza en el control de las estadísticas, otros aumentan su peso en la política cambiaria.

Caracas. El directorio del Banco Central de Venezuela (BCV) registra un reacomodo y con los cambios, los lineamientos en materia cambiaria y monetaria así como el manejo de la información estadística ahora son controlados por tres de los grupos de poder del Gobierno.

La Constitución de 1999 incluyó la autonomía del BCV, pero el Ejecutivo a los meses la vulneró cuando le exigió utilidades cambiarias para cubrir el gasto público. Ese incumplimiento ha seguido a lo largo de 17 años cuando se le permitió al ente financiar las necesidades del fisco nacional, crear fondos paralelos y ocultar las cifras.

Parte de esa vulneración ha sido posible por las reformas legales y los ajustes en el directorio. Desde 2014 se han incorporado a la directiva piezas del presidente Nicolás Maduro y del diputado Diosdado Cabello, y la semana pasada ingresó una ficha del vicepresidente Tareck El Aissami, que tendrá amplias facultades en la administración del régimen cambiario.

Cómo se distribuye el poder cambiario

El Gobierno hoy día tiene un sistema de dos tasas: el dólar protegido (Dipro) que es a 10 bolívares y lo entrega el Centro de Comercio Exterior (Cencoex) y el dólar complementario (Dicom) que supera los 700 bolívares y es asignado por las instituciones financieras.

La distribución de las divisas oficiales es liderada por los grupos de la ministra de Despacho de la Presidencia, Carmen Meléndez y el diputado Cabello.

A Meléndez está vinculado el ministro de Alimentación, Rodolfo Marco Torres, quien controla Cencoex. La estructura del organismo, que realiza las autorizaciones del Dipro para alimentos y salud, fue aprobada por Marco Torres cuando estuvo en el despacho de las finanzas y desde aquel momento —enero de 2015— no ha tenido cambios. Esta instancia la encabeza una de sus piezas, Rocco Albisinni, y dentro de la directiva está José David Cabello, superintendente tributario y hermano del parlamentario.

La potestad de los uniformados se extendía al Dicom, que otorga divisas para el resto de los sectores de la economía. El grueso de las aprobaciones por el sistema complementario las llevaba adelante el Banco de Venezuela, cuyo presidente es Marco Torres, pero la administración de ese esquema a partir de esta semana lo tendrá Pedro Maldonado, quien el 16 de mayo fue nombrado director del BCV.

Maduro indicó que el nuevo Dicom —que efectuará dos subastas semanales— estará bajo la rectoría de Maldonado en el Central, quien forma parte del grupo del vicepresidente El Aissami. Maldonado sustituye a Franklin Méndez, que estuvo tres años en el instituto y tiene vínculos con el ex vicepresidente de Economía y expresidente de Pdvsa, Rafael Ramírez.

Fuentes del oficialismo señalan que el vicepresidente busca aumentar su control en el régimen cambiario, lo que logra con Maldonado.

No obstante, el nuevo Dicom operará con una menor disponibilidad de divisas. En cuatro meses, Pdvsa le vendió al BCV 1,8 millardos de dólares y de ese flujo una parte fue al pago de deuda. Para las importaciones fueron menos billetes verdes. Ecoanalítica calcula que por las dos vías las liquidaciones de dólares a los privados bajaron 55 %.

Manejo estadístico

El control de los grupos se amplía al manejo de las cifras. En 2012, el BCV comenzó a retrasar la publicación de los datos y con la administración de Maduro se ha postergado la presentación de más información. La directiva del Central ha recibido la instrucción del alto Gobierno de dilatar todo lo que se pueda la divulgación de la inflación, el comportamiento de la economía, la balanza de pagos, entre otros.

En el control de la información el mayor peso lo tiene la directora Sohail Hernández, que es cercana al jefe de Estado. Aunque el presidente del BCV, Ricardo Sanguino, tiene el apoyo de Maduro, Hernández se impone en muchas decisiones, reiteran fuentes gubernamentales.

Una de las muestras de su poder fue el cambio en las ponderaciones del Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) y por lo cual el Banco le informó al Fondo Monetario Internacional (FMI) que la inflación de 2016 fue 274 %, cuando el cálculo realizado meses antes había sido 420 %. Igual fue el indicador más elevado en 65 años.

Las fuentes consultadas apuntan que el ajuste por ahora se centra en los precios, no ha llegado a las estimaciones de comportamiento de la economía. Sin embargo, el vicepresidente de Planificación, Ricardo Menéndez, dijo hace algunas semanas que se contempla un nuevo sistema de estadística económica y subregionalización de la producción.

Las modificaciones en las cifras las planteó el fallecido expresidente Hugo Chávez. En 2009 llegó a decir que el BCV “no puede desligarse de las necesidades de la economía real, no debe seguir buscando sus objetos de control de la inflación con medidas monetarista (…) No hemos hecho un sistema de medición adecuado al sistema socialista y en esto hay que trabajar activamente para medir la realidad exacta”.

Lo que apunta

En momentos en los que hay un reacomodo en la administración de la política cambiaria, el Gobierno publica la extensión del decreto de emergencia económica que permite a Maduro ampliar sus atribuciones en esa materia.

El texto señala que el Jefe de Estado puede “conformar estructuras organizativas que garanticen a nuestro pueblo y al sector productivo público y privado el expedito y justo acceso al sistema cambiario que impulsa el Estado”. Juristas indican que ello incrementará las injerencias del mandatario.

En paralelo, el Presidente convoca a una Asamblea Nacional Constituyente (ANC) que pretende cambiar la Carta Magna para incluir un nuevo sistema económico. Parte de lo señalado se asemeja al modelo que diseñó Chávez en la reforma constitucional de 2007 y que fue rechazado.

En aquella reforma, por ejemplo, se le restaba la autonomía al BCV y se indicaba que sus funciones, como la formulación de la política monetaria y la política cambiaria, debían ser compartidas con el Poder Ejecutivo.

Lee también
Decreto de Emergencia le permite a Maduro ampliar sus atribuciones en materia cambiaria

El cerco al BCV

Desde el 2000, al BCV se le ha restado poder y el cerco ha sido mediante siete modificaciones.

Las exigencias al Central arrancaron en el 2000 cuando las autoridades solicitaron la entrega de ganancias cambiarias, lo que llevó a las revisiones del marco legal en 2001 y 2002. Pero las urgencias financieras del fisco en los ejercicios siguientes fueron mayores. En 2005 aumentaron las demandas de recursos al BCV, por lo cual el Parlamento y el Gobierno cambiaron el destino del aporte petrolero y crearon un nuevo mecanismo de financiamiento de programas, y para ello, modificaron la Ley del Banco Central.

Luego en 2009 se efectuaron ajustes para permitir al Central financiar a Pdvsa y en 2010 se realizaron más reformas para continuar atendiendo los requerimientos del Gobierno.

En 2014, por la Habilitante, el texto tuvo variaciones para incorporar en las reservas internacionales diamantes, otras piedras o metales preciosos y yuanes (moneda china). En 2016 el instrumento fue modificado otra vez por los poderes especiales y se le restó a la Asamblea Nacional la facultad de nombrar y remover el directorio y le permitió al Central ocultar las cifras.

Las caras del BCV

Ricardo Sanguino: Economista, egresado de la Universidad Central de Venezuela (UCV) en 1972. Desde el 2000 es diputado. Entre 2007 y 2016 presidió la Comisión de Finanzas de la AN. Está vinculado con Maduro.

Sohail Hernández: Economista de la UCV. Se desempeñó como viceministra de Comercio Internacional del Ministerio de Relaciones Exteriores. Fue directora del Bandes y directora de financiamiento del Ministerio de las Comunas. Ficha de Maduro.

José Khan: Economista. Desde 2008 integra el directorio del BCV. Fue ministro de Comercio durante tres semanas (enero de 2014 a febrero de 2014).  En los períodos de 2006-2008 y 2010-2011 fue ministro de Industrias Básicas. Durante parte del segundo semestre de 2013 ocupó la presidencia de Cadivi. Fue parlamentario. Es cercano a Maduro

Pablo Pinto. Abogado. Es director del BCV desde mediados del pasado año. Fue viceministro de Hacienda del Ministerio de Finanzas y viceministro de comercio exterior. Ocupó varios cargos dentro del Seniat. Afín a José David Cabello.

Pedro Maldonado. Abogado de la Universidad de Los Andes. Fue director de Conatel. Estuvo en el Ministerio de Interior y Justicia como director de derechos humanos y fue director del servicio de registros y notarías. Está relacionado con El Aissami.

Eudomar Tovar: Economista de la Universidad de Carabobo. Desde febrero 2014 está en el directorio del BCV. Entre agosto de 2013 y enero de 2014 fue presidente del BCV. Previo a ese cargo, entre abril y agosto del 2013 fue la cabeza de Cadivi. Es pieza del expresidente del BCV, Nelson Merentes.

Foto referencial: Archivo Crónica.Uno

In this article

Participa en la conversación

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.