Maduro sube el salario mínimo a Bs. 22.576 y el bono de alimentación llega a Bs. 42.480

En lo que va año el sueldo tuvo un incremento de 134 %,  sin embargo, el salto en los precios va en más de 300 %, de manera que los ajustes se quedan cortos.

Caracas. “Ese aumento no debería hacerse con la economía como está. Mañana van a subir todos los precios”, comenta Amaury Morales, un administrador que reside en San Martín. No se alegró de que el presidente Nicolás Maduro anunciara el tercer incremento en el año del salario mínimo y el bono de alimentación, porque asevera que “ningún ajuste es suficiente” ante el tamaño de la crisis.

Este viernes, el Jefe de Estado informó que a partir del 1 de septiembre el salario mínimo sube 50 %, con lo cual pasa de 15.051,15 a 22.576,72 bolívares. Revisión que también se extiende a las pensiones del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS).

Ya en febrero y mayo el Gobierno aprobó incrementos de 20 % y 30 %, respectivamente, ahora autoriza uno más elevado.

Con los ajustes que se efectuaron en el transcurso de 2016, el incremento acumulado del salario es de 134 %, sin embargo, ello no le gana la carrera a los precios. Ya la inflación anualizada a junio fue 378 %, según estimaciones de la firma Ecoanalítica.

Además del sueldo mínimo, Maduro elevó la base de cálculo del bono de alimentación de 3,5 a 8 Unidades Tributarias (UT) por 30 días. Eso significa que el ticket que reciben los trabajadores asciende de 18.585 a 42.480 bolívares. Esta modificación está vigente desde el 1 de agosto, lo que implica que los patronos tendrán que cancelar un retroactivo.

Amaury Morales comenta que no le ve sentido a ese incremento del bono, “porque eso no alcanza. Aquí los productos suben todos los días”.

Para los analistas esta revisión salarial contribuye a presionar más la inflación, debido a que la producción está desplomada por el modelo de controles impuestos por el Gobierno.

Lee también
Una familia requiere 17 salarios mínimos para adquirir la canasta básica

Durante la alocución, el mandatario instó al vicepresidente de Economía y ministro de Industrias, Carlos Faría, y al ministro de Comercio Exterior, Jesús Faría, a buscar vías para que hayan más exportaciones no petroleras; regularizar y fortalecer los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap) y desacelerar “la inflación inducida y criminal”.

No obstante, el comportamiento de los precios se debe a las políticas oficiales y diversas firmas estiman que para finales de año la inflación estará en más de 700 %.

La revisión de sueldos abarca la escala de salarios de la administración pública así como a las remuneraciones de los militares. Pero el incremento se autoriza cuando el Estado tiene moras con sus empleados. En varios ministerios los trabajadores todavía no perciben completo el bono de alimentación de 18.585 bolívares, que fue fijado en mayo.

Más control

Adicional al tema salarial, Maduro proclamó más regulaciones a la distribución y comercialización de productos.

En reunión con los ministros, aprobó la conformación de autoridades únicas para los mercados municipales. “Esto será una toma integral de los mercados. Es casi una OLP que debemos aplicar. Una operación de liberación de los productores básicos”.

La medida se ampara en el decreto de la Misión Abastecimiento Soberano. Con el arranque de ese plan, el Gobierno creó autoridades únicas en los puertos para controlar los ingresos y salidas de mercancías, pese a que en esos espacios ya había militares.

Foto: AVN


Participa en la conversación