Los maestros exigen un salario consensuado entre las partes ratificado en el tabulador de marzo de 2018, el pago de las intercategorías, el bono asistencial de los jubilados, seguridad social, la dotación de material mobiliario para los planteles, así como también, la alimentación balanceada para los estudiantes y docentes.

Caracas. Las 8 federaciones del Magisterio venezolano anunciaron nuevas acciones sindicales en defensa de la II Contratación Colectiva y escalan en el conflicto que iniciaron desde septiembre. Los días 22 y 23 de octubre realizarán un paro nacional de 48 horas. La semana pasada la huelga duró 24 horas.

Euribíades Verdú, presidente del Colegio de Profesores de Venezuela, expresó desde la sede la Federación Venezolana de Maestros, que el Ministerio de Educación no ha dado respuesta a las exigencias del gremio. “El salario está deteriorado, no hay forma de que el Gobierno solucione el problema”, señaló.

Este miércoles los maestros acudirán a la Inspectoría del Trabajo para conocer la repuesta al documento que introdujeron el 9 de octubre, donde solicitan una mesa de alto nivel para llegar a un acuerdo con respecto a la violación del 85% de las cláusulas de la convención colectiva.

El último encuentro que sostuvieron con Aristóbulo Istúriz, ministro de Educación, fue hace tres meses: “Hemos hecho todo el esfuerzo posible para llamarlo a un diálogo, antes de que comenzáramos estas acciones. Pero el ministro está aislado con los asuntos de la Vicepresidencia para Área Social”.

Los maestros exigen: salario consensuado entre las partes ratificado en el tabulador de marzo de 2018, el pago de las intercategorias, el bono asistencial de los jubilados, seguridad social, la dotación de material mobiliario para los planteles, así como también, la alimentación balanceada para los estudiantes y docentes.

Lee también
Involución educativa venezolana es el tema del foro-chat del lunes 28 de septiembre 

Sobre el aumento del salario mínimo que hizo Nicolás Maduro, de 40.000 bolívares a 150.000 bolívares, que “el salario de un educador es el 1,66 % del salario mínimo” y que “con todo y el incremento sigue siendo pírrico”. Denunció que el Gobierno adeuda 350% en incrementos salariales previstos en la convención colectiva.

Nuestras condiciones están por el suelo y no hay forma de que el gobierno nos obligue a asistir a las escuelas con este salario, expresó con respecto a la nueva convocatoria a un paro nacional de 48 horas. Expresó que esperan que, de los 460.000 maestros activos, 350.000 atiendan el llamado. Así como también, superar el 71% de escuelas paralizadas el 10 de octubre.

El Magisterio ratificó la emergencia educativa declarada por la Asamblea Nacional el año pasado, la resistencia activa y la movilización nacional del Magisterio.

El 9 de octubre Orlando Alzuru, presidente del Federación Venezolana de Maestros, dijo que después de 29 comunicados entregados a la Mesa de Negociación y Diálogo que los sindicalistas sostenían con Istúriz, los educadores aseguran que ya agotaron “todas las vías de conciliación y no se resolvieron los problemas”.

Solo en 2018 cerca de 172.000 docentes renunciaron, esto representa 20 % de la planta de educadores en el sector público, según estimaciones de Unidad Democrática del Sector Educativo.

Foto: Sebastian García Inojosa
@elsebasiendophoto


Participa en la conversación