Ya no es cosa exclusiva de los carros. Las motos comienzan a padecer la falta de gasolina, pues con solo dos estaciones de servicio dispuestas para ellos, viven las mismas tragedias de quienes andan en cuatro ruedas.

San Cristóbal. El suministro de combustible en el estado Táchira está lejos de normalizarse. Ya son parte del panorama las enormes colas en las calles y avenidas de San Cristóbal cercanas a las estaciones de servicio, lo que complica muchas veces el tránsito de vehículos. Ahora los motorizados también sufren por la falta de gasolina.

Desde el día anterior, a tempranas horas de la madrugada, los carros hacen cola para el día siguiente, pues hacerla el día que toca es perder el tiempo. Vale recordar que desde febrero de este año está vigente la ejecución de un pico y placa, como medida para frenar el contrabando de la gasolina hacia la frontera.

[irp posts=»154427″ name=»Falta de combustible y de repuestos mantiene al 80 % del transporte en Guayana paralizado»]

Pendiente de los reportes que se publican al final de la tarde, los choferes buscan la cola que consideren más conveniente para prepararse a pasar la noche cuidando su puesto, sin importar los peligros que conlleva quedarse a la intemperie en estos tiempos.

Solo dos estaciones de servicio

Otros llevan la peor parte: los motorizados. Y es que ellos no pueden surtirse en cualquier estación de servicio en la Zona Metropolitana de San Cristóbal, pues el Estado Mayor de Combustible asignó tan solo dos bombas para los motorizados.

Los motorizados apenas cuentan con dos E/S

Una, ubicada en La Ermita, y otra en La Concordia no se dan abasto para satisfacer la gran cantidad de motos de la ciudad. Ellos no pernoctan, pues no hay forma de resguardarse, pero cerca de las 4:00 de la mañana la cola empieza a formarse.

Aunque no hay pico y placa para ellos, no siempre llega gasolina a las estaciones de servicio y cuando llega, no es suficiente para abastecer a todo el parque de motos de la zona capitalina, pues las cisternas rara vez traen más de 13.000 litros.

Nosotros llegamos en la madrugada, pero no crea que pasamos rápido. También hay VIP (coleados que pagan) motorizados, los policías, guardias. Uno tiene que trabajar y a veces pasan solo 20 motos en una hora, cuando el cupo de nosotros es de 10 litros y en otras bombas no nos echan, dijo Rolando Parra, quien es mensajero de empresa privada.

Son colas de más de 10 cuadras de motos. Bajo el sol inclemente o la lluvia incesante se amontonan unas al lado de otras, pues de hacer fila como los carros, la cola sería interminable.

Las colas pueden alargarse hasta 10 cuadras

“Dejamos de trabajar para hacer cola. Antes era más fácil para nosotros porque llegábamos a una bomba y no hacíamos cola. Ahora así es muy rudo y más ahora que de tres bombas, bajaron a dos”, dijo Gerson Vera, quien estaba a más de tres cuadras de la entrada de la bomba Continental, una de las autorizadas para motos.

Aseguran que esta situación ya los golpea, al punto de ver una disminución de motos en circulación, tal y como ocurre con los carros.


Participa en la conversación