Una nueva explosión a causa de fallas en cilindros de GLP consterna a los habitantes de Monagas. Tres personas, dos adultos y un pequeño de cuatro años, resultaron seriamente afectados tras explotar un cilindro de 43 kg este miércoles en el sector Costo Abajo de Maturín. También este miércoles falleció una de las víctimas del siniestro ocurrido el pasado 28 de diciembre en Caño de Los Becerros. 

Monagas. La tragedia se ha plantado en el estado para visibilizar un problema al que le urge de la atención de las autoridades regionales. A tan solo 16 días de la explosión de 161 cilindros de GLP en la comunidad de Caño de los Becerros en el municipio Piar de Monagas, que dejó 48 heridos y cuatro fallecidos, este miércoles se reportó una nueva explosión, esta vez, el incidente ocurrió en la comunidad Juana Ramírez de Costo Abajo, municipio Maturín.

Tres personas heridas, dos adultos y un niño de cuatro años, resultaron afectados por el nuevo incidente. 

Adriana Figueroa, de 31 años, resultó con quemaduras de segundo grado en 65 % de su cuerpo; Carlos Espinoza, de 28 años, terminó con quemaduras de tercer grado en 60 % del cuerpo y Ricardo Figuera, de cuatro años, sufrió quemaduras de segundo grado en 95 % del cuerpo, todos integrantes de una misma familia.

Los afectados fueron trasladados hasta el Hospital Universitario Manuel Núñez Tovar. Se pudo conocer que el estado de salud del menor es delicado y se encuentra en la Unidad Pediátrica de Cuidados Intensivos. 

Los habitantes de Costo Abajo cuentan que las bombonas de gas fueron distribuidas hace unos tres días y supuestamente varias de ellas presentaban fugas, pese a las falla y con la tragedia de Caño de Los Becerros fresca en sus mentes, los vecinos decidieron hacer uso de ellas pues tenían más de seis meses sin el carburante. 

Con el recuerdo de un incidente previo, los vecinos de Costo Abajo cuentan que utilizaban los cilindros, pero una vez cocinados los alimentos, cerraban la manilla de la válvula y solo la volvían a abrir cuando iban a cocinar. Se presume que lo que generó el incidente en la vivienda fue una deflagración.

Atención

Jacobo Vidarte, comisionado del alcalde de San Diego en materia de análisis de gestión de riesgo y eventos adversos, explica que una deflagración se produce cuando un espacio cerrado se llena de gas, se enciende fuego y ocurre el evento adverso.

Costo Abajo
A raíz del incidente de Caño de Los Becerros, comunidades de Monagas han denunciado la venta de bombonas con fallas por parte de Gasmaca / Foto: Cortesía

Una deflagración puede ocurrir cuando un cuarto se llena de gas y se enciende una luz, un fósforo o cualquier otro chispazo. Para determinar exactamente qué ocurrió el día de hoy se necesita una investigación, más información e incluso conocer el estado en el que quedó el cilindro. Porque puede que los habitantes no hayan visto el fuego, sin embargo, no se puede descartar que sea un incendio porque la causa del mismo es la explosión de un cilindro de GLP”, dice Vidarte.

Lo ocurrido este miércoles en la vivienda de Costo Abajo se asemeja a la explicación dada por Vidarte, pues de acuerdo con testimonios de vecinos, al momento del hecho no hubo incendio, solo se reportó la explosión del cilindro que además de los heridos dejó la casa totalmente destruida.

Transcurridas horas del siniestro, un parte de Protección Civil refirió que el incidente se produjo a raíz de una acumulación de gas debido al deterioro del regulador y fuga de la manguera, lo que devino en la explosión del cilindro de 43 kg.

Se conoció además que representantes de la empresa Gases de Maturín (Gasmaca) se trasladaron hasta el lugar del siniestro “para conocer los detalles preliminares luego de la respectiva inspección”, dice una nota de prensa enviada por el gobierno regional. 

En la misiva difundida a los medios regionales se dice además que el incidente ocurrió por “exposición al gas licuado de petróleo que tuvo contacto con otros productos inflamables presentes en el lugar”.

Lee también
En Maturín obras de la Misión Venezuela Bella se pierden en medio de la desidia

Tras la inspección, la empresa estatal presentó lo que, a su juicio, fueron las causas del hecho.

Nuestro equipo técnico realizó la inspección en el hogar donde ocurrió este lamentable hecho, y pudieron constatar que ocurrió por un mal manejo de las conexiones que van desde la bombona de gas hasta la cocina, ya que se trataba de una unión de tres tipos de tuberías distintas y un regulador no apto para el cilindro de 43 kilogramos”, dijo Luisana Betancor, presidenta de Gasmaca.

Este sería el segundo accidente relacionado con explosión de cilindros de GLP que ocurre en el estado Monagas. El primer siniestro fue en Caño de Los Becerros, municipio Piar, el pasado 28 de diciembre de 2020.

En los últimos días los monaguenses han denunciado en diferentes comunidades como Guanaguanay y Complejo Paramaconi, que la empresa Gasmaca ha distribuido cilindros de gas en mal estado, con válvulas dañadas y fugas de gas.

Tres heridos de Piar han sido dados de alta y una menor falleció

En horas de la tarde de este miércoles se reportó el fallecimiento de otra menor de edad que se encontraba recluida en el Hospital Universitario Manuel Núñez Tovar como consecuencia de la explosión de cilindros en el municipio Piar. La joven de 17 años se llamaba Meivis Chacón y murió por deficiencia respiratoria.

Sus padres habían informado hace algunos días que la menor presentaba septicemia, al igual que otro paciente de 67 años. 

Este martes 12 de enero fueron dados de alta tres de los 13 pacientes quemados por la explosión de cilindros en Piar, seguirán recibiendo atención médica para las curas simples en el hospital de Aragua de Maturín.

El padre Gerónimo, coordinador de la Asociación Civil Cáritas Monagas, quien ha estado al frente de la evolución de los heridos de Piar y ha organizado jornadas de recolección de insumos, insta a las autoridades a hacer todo lo necesario para evitar más muertes.

“No podemos bajar la guardia con las víctimas de la explosión, un descuido, una desatención puede ser fatal. Instamos a todos, gobierno nacional, regional, local, ONG e instituciones a hacer todo lo necesario para evitar más muertes y más traumas para estos hermanos monaguenses que solo piden un trato digno y que se les garantice a todos el derecho a la salud. Juntos somos más fuertes”, dijo Sifontes.


Participa en la conversación