Hasta ahora han fallecido cuatro personas, dos adultos y dos niños, por el siniestro en Caño los Becerros, municipio Piar del estado Monagas, debido a la explosión de 161 bombonas de gas. Gasmaca este 8 de enero informó que la entrega de los cilindros será casa por casa y no se permitirá el almacenamiento.

Maturín. A las 3 de la tarde del 28 de diciembre de 2020 la comunidad de Caño de los Becerros del municipio Piar de Monagas vivió horas de terror tras la explosión de 161 cilindros de GLP que se encontraban almacenados en una de las viviendas de la localidad para su distribución. Los habitantes hacían cola para retirar su bombona cuando ocurrió el accidente que provocó heridas con quemaduras, de diferentes grados, a 48 personas .

Hasta los momentos, ni la Fiscalía de la República ni la Gobernación del estado Monagas como tampoco el Cicpc han informado públicamente sobre alguna investigación abierta por este trágico suceso.

En Crónica.Uno recopilamos los hechos que se han suscitado desde el día del siniestro ocurrido en el municipio Piar.

1.- La empresa Gases de Maturín (Gasmaca) no había emitido declaración por el hecho hasta este viernes 8 de enero. A través de un comunicado difundido por WhatsApp la empresa informó que retomarán la modalidad de despacho de cilindros casa por casa, pero queda prohibido el acopio de bombonas.

Por otra parte, la empresa no ha fijado posición en cuanto a iniciar una investigación para determinar causas y culpables de la explosión. En su cuenta Twitter (@Gasmaca_ca) solo se han limitado a visibilizar la acciones de la gobernadora Yelitze Santaella, sin embargo, la empresa como ente individual no ha ofrecido declaraciones ni ha indemnizado a los afectados por esta tragedia.

Lee también
En sector Guanaguanay de Maturín distribuyen cilindros de gas desgastados y con fugas

2.-Trasladan a pacientes críticos al estado Bolívar y clínicas privadas de Maturín: el 2 de enero de 2021 la gobernadora Yelitze Santaella informó que cuatro pacientes serían trasladados hasta el hospital Ruiz y Páez de Ciudad Bolívar para su atención en la unidad de cuidados para quemados de este centro de salud. Al día siguiente fueron trasladados dos pacientes más, para un total de seis en el estado vecino.

Se pudo conocer por medio de familiares y fuentes internas de este hospital que no cuentan con los insumos necesarios para realizar las curas diarias a los pacientes ahí recluidos.

Asimismo, seis pacientes fueron trasladados a diferentes clínicas privadas de Maturín. En el Hospital Manuel Núñez Tovar quedan recluidas 13 víctimas.

3. Cuatro personas han fallecido como consecuencia de esta explosión. Se trata de dos niñas y dos adultos.

  • El 1° de enero Santaella informó el fallecimiento de Laura Figuera, de 28 años de edad, la mujer se encontraba recluida en el Hospital Manuel Núñez Tovar de Maturín. Su familia asegura que la joven murió por falta de oxígeno, a pesar de haber notificado esta situación a los médicos, no se tomaron las medidas necesarias.
  • El 4 de enero de 2021, falleció la niña Xabielis Sofia Figuera Gil, hija de Laura Figuera, cuyo deceso se produjo el 1° de enero, la menor estaba recluida en el Hospital Ruiz y Páez de Ciudad Bolívar.
  • El 5 de enero de 2021 también falleció otra menor de edad, de 13 años: Emilys Leonett Romero, igualmente se encontraba recluida en el Hospital Ruiz y Páez de Ciudad Bolívar. Su padre, Genderson Leonett, asegura que el traslado de la niña a Bolívar “aceleró su muerte” debido a la cantidad de horas en carretera.
  • El 7 de enero de 2021 murió Juan Ramos, de 60 años de edad. Se encontraba recluido en una clínica privada de Maturín.
Lee también
Necesidad obliga a los monaguenses a usar bombonas de GLP con fugas de gas

4. Gobierno regional prometió atenciones a la comunidad y construcción en su totalidad de la vivienda afectada por la explosión. Las autoridades regionales visitaron la comunidad Caño de los Becerros y acordaron la rehabilitación del centro de salud del sector.

5. Cáritas impulsa jornadas de donación de insumos médicos. La Asociación Civil Cáritas Maturín ha puesto a disposición la Iglesia Santo Domingo de Guzmán en la parroquia Las Cocuizas, como centro de acopio para la recepción de donaciones que posteriormente serían llevadas a los afectados por la explosión.

Asimismo, han organizado una actividad denominada Jornada de la caridad, la cual tendrá como centro de acopio la avenida principal de Los Guaritos y se realizará el próximo sábado 16 de enero de 2021 en un horario comprendido entre las 9:00 a. m. a 1:00 a. m.

6. Este viernes 8 de enero, Gladys Barreto, coordinadora del Servicio Autónomo de la vivienda en Monagas, escribió en su Twitter (@Gladys_PSUV), que realizaron un despliegue en la comunidad Caño de Los Becerros para supervisar la construcción de la vivienda y rehabilitación del ambulatorio. Hasta ahora no se ha dado inicio a estas acciones.

7. Familiares detallan que han gastado más de 300 dólares en tratamientos. Explicaron al equipo de Crónica.Uno que a pesar de que se han hecho donaciones y se han recibido insumos en el Hospital Central de Maturín, ellos deben salir diariamente a comprar cualquier cosa que requieran sus parientes.

“Todas las donaciones las pasan para dentro del hospital y eso ahí parece que se pierde porque nos han mandado a comprar todo”, dijo Eduard Leonett.

8.- El Hospital Universitario Manuel Núñez Tovar de Maturín es el único tipo IV del estado, sin embargo, no cuenta con una unidad especial para el cuidado de quemados y a pesar de que varios pacientes han sido trasladados hasta el Hospital Ruiz y Páez de Ciudad Bolívar, los familiares no están conformes con la atención, sobre todo porque los heridos viajaron en carro y tardaron alrededor de cinco horas en el recorrido por carretera.

Lee también
Explosión del 28 de diciembre ha convertido en un calvario la vida de los habitantes de Caño de los Becerros en Monagas

“Lo ideal sería que los trasladaran hasta Maracaibo, nosotros sabemos que allá es que está el sitio ideal para que ellos estén, y en avión es un viaje de minutos”, comentó Francisco Marcano.

El vicepresidente del Colegio de Enfermería de Ciudad Bolívar, Camilo Torres, denunció que los pacientes que fueron trasladados hasta el hospital Ruiz y Páez de Ciudad Bolívar tuvieron que subir por las escaleras hasta la unidad de cuidados para quemados, ubicada en el sexto piso, pues los ascensores tienen más de un año dañados, lo que representaba un riesgo por su estado de salud.

Otra de las denuncias formuladas por Torres obedece a la falta de insumos básicos para realizar las curas diarias, como: gasas, vendas y guantes. Dejó en claro que el centro de salud no está en condiciones para la atención de los pacientes quemados.


Participa en la conversación