Pocos buses y largas colas de pasajeros se observan en las paradas del Litoral Central

colas

Los pasajeros, en especial los de la tercera edad, deben esperar hasta tres horas en las colas de las diferentes paradas, mientras los conductores confrontan recientes dificultades para echar combustible en las estaciones de servicio.

La Guaira. Al iniciar otra semana flexible en medio de la cuarentena por la COVID-19, la circulación de unidades de transporte público sigue siendo un dolor de cabeza para los habitantes del Litoral Central, que deben hacer largas colas para poder transportarse en los buses.

“Esto va para peor y eso que dicen que el Gobierno va a abrir todo por las elecciones y la Navidad”, manifestó Ofelia Castillo, quien a sus 70 años de edad tiene fuerzas para cargar un bolso con distintos alimentos.

Todo carísimo y además, cada vez que uno sale de su casa no hay buses. Hasta los rojitos (marca Yutong, subsidiados por el Estado) también están escaseando en las calles”, agregó Castillo, enfermera jubilada del hospital del IVSS en La Guaira.

colas
Pasajeros esperan dos y hasta tres horas en colas para poder abordar una unidad. Foto: Cortesía Mirna Montemayor.

Como Ofelia, muchos pasajeros deben esperar hasta dos y tres horas en las colas en las distintas paradas de la región, en especial las de alta concurrencia, como las de La Soublette y Barrio Aeropuerto en Catia La Mar, Calle Los Baños y La Aviación en Maiquetía, y en la zona colonial de La Guaira. En esos lugares, los adultos mayores son los que más resienten el tiempo de espera.

Esto es demasiado para los jubilados y personas mayores como yo, a quienes he visto caminar muchas cuadras para poder llegar a su casa después de hacer diligencias”, comentó Josefa Mayora, que a sus 66 años de edad que aguardaba por un bus Yutong para trasladarse a su apartamento en los bloques de La Aviación, frente al Aeropuerto Internacional Simón Bolívar de Maiquetía.

Otros pasajeros manifestaron su inconformidad con la disminución de buses, tras el reciente aumento de la tarifa del pasaje urbano a 30.000 bolívares. “Aumentaron el pasaje sin consultar y los bancos no están dando prácticamente nada de efectivo, a veces no más de 100.000 bolívares. Dios me perdone, pero esto es una tragedia lo que vivimos”, expresó Mirla Díaz en una parada de la avenida El Ejército en Catia La Mar.

Prioridad por combustible

En las paradas abarrotadas ante la escasa circulación de autobuses, grupos de policías regionales y municipales resguardan el orden, pero son testigos de quejas y reclamos de los usuarios, a quienes los conductores explican que las dificultades para abastecer gasolina y gasoil, respectivamente, atentan contra el servicio público.

Los choferes han tenido que multiplicar sus esfuerzos para cumplir con la demanda y solicitaron a las autoridades locales la prioridad en el suministro de combustible.

colas
Choferes se defienden  y alegan que todo se debe a la escasez de gasolina y alto costos del mantenimiento de los vehículos.Foto: Cortesía Mirna Montemayor.

Además de lo costoso de los repuestos y el mantenimiento general, lo de la gasolina está muy rudo. No es verdad que tengamos un horario ni un suministro preferencial de combustible”, se defendió Juan Carlos Mendoza, chofer de una unidad que cubre la ruta principal entre Catia La Mar y Caraballeda.

La problemática del transporte público con la gasolina se extiende a los vehículos particulares y motocicletas, cuyos conductores en las últimas dos semanas sufren la incertidumbre de llenar sus tanques en las adyacencias de las estaciones de servicio.

Funcionarios de Pdvsa en el principal aeropuerto del país dijeron a Crónica.Uno que desde el pasado fin de semana ha disminuido el flujo de gandolas con combustible, provenientes del llenadero de Guatire, estado Miranda.


Participa en la conversación