Por su falta de independencia la Defensoría se queda sin voz en las Naciones Unidas

Tarek William Saab

Tarek William Saab no podrá participar en el II Examen Periódico Universal de DDHH al que será sometida Venezuela la semana que viene por el Consejo de Derechos Humanos.

Caracas. Apagados. Así encontrará de ahora en adelante el defensor del Pueblo, Tarek William Saab, los micrófonos de las Naciones Unidas, pues esa instancia definitivamente decidió quitarle su derecho a expresarse ante sus distintas instancias, por considerar que “no está preparado para hablar con contundencia y promover el respeto de los Derechos Humanos en respuesta a denuncias creíbles de graves abusos de los Derechos Humanos cometidos por las autoridades gubernamentales”.

La Alianza Global de Instituciones Nacionales de Derechos Humanos (GANRHI, por sus siglas en inglés) anunció hoy que degradó a la institución nacional de Derechos Humanos de Venezuela desde su categoría “A” —la cual tenía desde el año 2002— hasta la “B”, por no haber demostrado su independencia y autonomía frente al Gobierno.

La medida pone de manifiesto que la apelación que Saab presentó contra la recomendación formulada por el Subcomité de Acreditaciones de esa instancia en mayo pasado no surtió efectos.

La Defensoría del Pueblo es, junto con la Comisión Nacional de los Derechos Humanos de Honduras, la Defensoría paraguaya y las oficinas del Obdusman de Antigua, Barbados y Puerto Rico, los únicos organismos de la región que no gozan de la máxima calificación prevista en los Principios de París que rigen el comportamiento de estos despachos.

En la práctica, la medida implica que Saab no podrá hablar durante el II Examen Periódico Universal de Derechos Humanos (EPU) al que Venezuela se someterá la próxima semana, en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

[irp posts=»36337″ name=»Gobierno denunció en la ONU una conspiración para “hacer retroceder sus conquistas en DDHH»]

Satisfacción

Desde el movimiento venezolano de Derechos Humanos evaluaron la decisión de manera favorable. “El GANRHI lo que hizo fue contrastar lo que dicen los Principios de París con el accionar del Defensor. Él tuvo derecho a defenderse y esa defensa fue rechazada, porque una cosa dice en el papel y otra la que hace o la que deja de hacer”, afirmó Ligia Bolívar, directora del Centro de Derechos Humanos de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), una de las cinco organizaciones que en 2013 iniciaron esta evaluación especial a la Defensoría.

La activista precisó que la degradación supone que Saab no podrá participar en ninguna de las instancias del sistema de Naciones Unidas mientras no pruebe que se ajusta a los estándares internacionales. “Si tenía pensado ir al EPU, pues irá a verlo y no podrá hablar y sus informes de ahora en adelante no serán recibidos, porque no son considerados como una fuente confiable de información”, apuntó.

La Defensoría no ha reaccionado aún a la decisión en su contra.

Foto: AVN


Participa en la conversación