Elliot Abrams, representante especial del Departamento de Estado de Estados Unidos para irán y Venezuela, confirmó que ya no será posible que la administración de Nicolás Maduro continué con el trueque de cambiar petróleo por diésel. La exención era hasta este mes de octubre.

Caracas. Elliot Abrams, representante especial del Departamento de Estado de Estados Unidos para Irán y Venezuela, confirmó que, para aumentar la presión sobre el gobierno de Venezuela, el Departamento de Estado procura bloquear los canjes de diésel por crudo que se habían permitido hasta este mes, de acuerdo con lo reseñado por la agencia S&P Global Platts.

Estamos tratando de detener la exportación de crudo del régimen de Maduro en Venezuela, y una de las formas de detenerlo es evitar que la gente lo cambie por varios productos», dijo.

Agregó que: «Hemos estado en contacto con aquellos que participan en tales transacciones y hemos descubierto que están dispuestos a cumplir con las sanciones de Estados Unidos».

Los proveedores del diésel habían instado a la administración de Donald Trump a continuar permitiendo los intercambios, con el argumento que eran cruciales para fines humanitarios como la generación de energía y la agricultura.

De enero a agosto, la estatal venezolana Pdvsa recibió 1,6 millones de barriles de diésel importados en 11 envíos, incluidos cuatro de la italiana Eni, cinco de la española Repsol y dos de la india Reliance, de acuerdo con un informe de movimiento de tanques de Pdvsa. Se esperaban otros 260.000 barriles de ULSD de Reliance en septiembre.

Pdvsa pagó a los proveedores de diésel en las exportaciones de crudo venezolano.

¿Por qué es tan importante el diésel para Venezuela?

En septiembre un grupo de ONG envió una carta a funcionarios de la administración Trump en la cual advertían sobre los graves problemas que se originarían en Venezuela de cumplirse con la amenaza de prohibir la importación de diésel a través del trueque petróleo por este combustible mediante la modalidad de la operación conocida como swap.

A continuación, el texto publicado en Crónica. Uno el pasado mes:

Cuando se aprobaron las sanciones a Pdvsa por parte de la administración de Trump en enero de 2019, se dio una exención humanitaria al diésel, ya que las medidas buscaban no perjudicar a la población, y es por eso que los alimentos y medicinas seguían llegando al país desde Estados Unidos. Las empresas que suministran diésel lo hacen a través de un swap, que viene a ser un trueque de crudo venezolano por diésel importado. Esta exención es la que se eliminó en octubre de este año.

Lee también
Juez estadounidense autoriza iniciar proceso de venta de acciones de Citgo para pagar deuda a Crystallex

Esta medida generaría el total colapso del país en diversos ámbitos, pues, por poner un ejemplo, en 2018 el consumo de diésel se concentraba en el transporte de carga (85 %) y de pasajeros (15 %). Más del 70 % de la ciudadanía depende del transporte público para adquirir alimentos y medicinas. De no haber diésel, los traslados de las personas de menores recursos serán los más afectados.

“Los vehículos de carga pesada dependen del diésel para el traslado de insumos desde los puertos y aeropuertos a las ciudades, igualmente el transporte de animales vivos: cerdos, aves y ganado hacia los mataderos industriales. De no haber diésel podría producirse una paralización del transporte de carga afectando el traslado de insumos indispensables para la supervivencia de millones de familias venezolanas”, dice el texto de las ONG.

Además, 30 % del transporte de carga está en el occidente del país y un 36 % en la región metropolitana. En un país en el cual no hay producción suficiente para abastecer a sus propias regiones, la paralización del transporte de carga por falta de diésel, hará imposible el acceso a bienes y servicios de primera necesidad.

“Los esfuerzos explícitos del gobierno de Estados Unidos de limitar la entrada de gasolina al país, de acuerdo con las declaraciones de un funcionario de la administración Trump a Reuters en abril de 2020, señalando: ‘El gobierno de EE.UU. ha impedido explícitamente que otros gobiernos intercambien gasolina a cambio de crudo venezolano, mandando un mensaje de no gasolina en los intercambios de crudo’, agravan el sufrimiento del pueblo de Venezuela, a la vez que paradójicamente ayudan a mejorar la imagen de Nicolás Maduro y disminuyen el apoyo a la oposición democrática”, apuntan.

De acuerdo con una encuesta de opinión de la firma Datanálisis, agrega el comunicado, en julio de 2020, 64 % de la población no está de acuerdo con las sanciones, mientras que 47,8 % no estaría dispuesto a soportar sus efectos negativos, aunque eventualmente se alcanzara un cambio de gobierno.

Un eventual corte de diésel impactaría gravemente en la ya golpeada generación de electricidad en el país, y ocasionaría más racionamientos. La energía eléctrica en Venezuela se produce a partir de la hidroelectricidad y de fuentes térmicas. Esta última es básicamente a partir de gas natural (metano) y de combustibles líquidos como Fuel Oíl y diésel. Las plantas de Fuel Oil dejaron de generar electricidad hace mucho tiempo, por lo cual la generación de energía por fuentes térmicas hoy en día depende exclusivamente del diésel.

Lee también
Venezuela supera los 115.000 casos de COVID-19

Fuentes del sector aseguran que no todas las plantas eléctricas del país tienen acceso a la red de gas natural de Pdvsa, en particular en las regiones de los llanos, Amazonas, los Andes. De no poder generar con diésel, esas zonas del país dependerían del embalse Guri, generando más congestión en las líneas de transporte o simplemente haciendo racionamientos, situación que se vive hoy en los Andes y estados del occidente del país

“Los venezolanos sufren las consecuencias de la caída de la producción de petróleo, así como la escasez de combustible, alimentos y medicinas en Venezuela generada por años de corrupción y mala gestión del régimen de Maduro, quien ha liderado un desastre económico, sin precedentes, incluyendo un colapso en la industria petrolera, que ha mermado la capacidad de refinación de combustibles que en el pasado abastecían el mercado interno”, reza el comunicado.

Otro impacto que tendría un corte en el suministro del diésel es en la mermada producción petrolera y en el sector agrícola y en las plantas de tratamiento de agua. El diésel es usado en el sector agrícola. En particular en las motobombas para el riego de cultivos, al igual que el uso de tractores y otras maquinarias y equipos. También algunos centros de llenado de agua y plantas de tratamiento, usan plantas eléctricas de respaldo cuando hay apagones.

La responsabilidad de Pdvsa

Hay que destacar que Venezuela cuenta con una gran capacidad de refinación; sin embargo, luego de años de desinversión, errores en decisiones gerenciales y múltiples accidentes en las instalaciones, Pdvsa apenas logra operarlas a un 15 % de su capacidad instalada con muchas paradas no planificadas. El único productor y responsable de la falta de combustible en el país es Pdvsa.

De igual modo, apuntan los expertos, una medida de este tipo impactaría en Pdvsa. La estatal petrolera continúa teniendo múltiples problemas en sus refinerías, y optó durante mucho tiempo por importar productos refinados como gasolina, propano (gas para bombonas), así como diésel conocido también como gasoil.

Lee también
“La historia de Nancy y Frangeer”, el retrato del éxodo venezolano ganador de un festival de cortometrajes iberoamericanos

Aunque Pdvsa aún produce un diésel de alto azufre, expertos energéticos aseguran que no es suficiente para el consumo en las diversas áreas del país, y creen que Venezuela no puede contar con ese suministro por lo intermitente y vulnerable.

La medida de suspender el swap de diésel busca que Pdvsa no pueda seguir exportando su crudo a ningún actor. El objetivo es reducir la producción petrolera a cero, al parecer sin calibrar las consecuencias.

También habría daño a los campos maduros del occidente del país, pues es probable que estos campos luego de un prolongado tiempo cerrados, no vuelvan a producir lo que solían producir antes. Es posible que mucho de esos yacimientos tenga problemas con el agua.

El oriente del país es la zona de más preocupación ante un cierre abrupto de producción. En esta zona se produce crudo liviano, pero también se produce gas asociado que alimenta el mercado doméstico de gas. Por lo cual, estaría en riesgo el suministro de gas al sector eléctrico en las plantas de Corpoelec de todo el país. Hoy en día el principal generador de electricidad del Zulia es la planta Termozulia y está funcionando con gas natural. Ante una disrupción al diésel, el país sólo sobreviviría con el aporte Guri. Los Andes y Occidente nuevamente serán los más afectados.

También se afectaría el suministro de gas metano a los consumidores residenciales que son 7 % de la población de las principales ciudades del país.

El lobby y las elecciones en Estados Unidos

Las medidas de la administración Trump son conocidas como “Máxima Presión”, que buscan acorralar el régimen de Nicolás Maduro, justo en plena campaña electoral en Estados Unidos. Fuentes vinculadas al tema energético aseguran que Trump busca de este modo ganar más votos en el crucial estado de Florida, por eso se aplicaría un mes antes de las elecciones presidenciales en ese país.

El pasado 27 de julio, la agencia de noticias energética Argus reseñó que el gobierno estadounidense estaba revisando la excepción del diésel. Lo que se quiere es cerrar todo tipo de intercambios, básicamente sería decirles a las petroleras Repsol, ENI y Relliance que no pueden hacer ningún tipo de swaps con Venezuela. Fuentes energéticas aseguran que detrás de este lobby estarían opositores vinculados al partido Voluntad Popular.


Participa en la conversación