Representantes sindicales y gremiales de Sucre, así como sindicatos nacionales e internacionales, han expresado su rechazo a la detención arbitraria y posterior privativa de libertad de los tres sindicalistas de Suepples y de la asociación de jubilados.

Cumaná. Dos de los tres dirigentes del Sindicato Único de Empleados de los Poderes Públicos del Ejecutivo del estado Sucre (Suepples), Ramón Gómez y Carlos Ochoa, que este sábado fueron privados de libertad por la jueza quinta de control del Circuito Judicial de Cumaná, Neyda Mata, ratificaron por medio de una carta su decisión de iniciar una huelga de hambre hasta que sean restituidos sus derechos constitucionales.

Sobre el también sindicalista César Morales se supo, por la asociación de jubilados del ejecutivo regional, que recibió una medida cautelar de arresto domiciliario con apostamiento policial dada su discapacidad física, aun cuando siempre expresó su voluntad de permanecer junto a sus compañeros.

Luego de conocer la decisión que lo priva de libertad, a solicitud de la fiscal del Ministerio Público Carmen Rondon, Ramón Gómez, secretario general de Suepples, envió tres cartas escritas con su puño y letra dirigidas a sus padres, a su esposa y a sus compañeros.

A través de pocas líneas, que plasmó en las páginas de una agenda de calendario vencido, el sindicalista expresó a sus compañeros de trabajo que “aun cuando lo priven de su libertad jamás le podrán arrebatar las ganas y la pasión de defender sus derechos y garantías”. Les pidió no desmayar en sus luchas reivindicativas.

Lee también
Deterioro de bibliotecas públicas de Caracas pone en riesgo el patrimonio cultural del país

“Que estas acciones en mi contra los motiven a dejar el miedo y a luchar por sus derechos; desde mi reclusión los acompañaré en espíritu. Vamos a luchar, carajo”, escribió.

En tanto que a sus padres les dijo: “Hoy la injusticia pretende acallar mi voz, e inventan acciones que jamás realizaría. Me podrán privar de mi libertad pero no de mi dignidad”. Les pidió que no lo visitaran en su sitio de reclusión para evitarles dolor y sostuvo que haría todo lo que estuviera en sus manos para demostrar su inocencia.

En esas pocas líneas ratificó que se convertía en “un preso de Edwin Rojas, gobernador de Sucre”. Un preso político.

Foto: Coresía
Dirigencia sindical y política rechaza detención arbitraria

Representantes sindicales y gremiales de Sucre, así como sindicatos nacionales e internacionales, han expresado su rechazo a la detención arbitraria y posterior privativa de libertad de los tres sindicalistas de Suepples y de la asociación de jubilados.

Las manifestaciones de rechazo circularon desde el mismo momento en el que se registró la detención de los líderes sindicales en las inmediaciones de la Gobernación del Estado, tras culminar bruscamente una protesta pacífica que protagonizaban los trabajadores del ejecutivo en reclamo de reivindicaciones salariales.

Anderson Machado, secretario de Organización de Suepples, sostuvo que el único delito de sus compañeros fue insistir en solicitarle una reunión al gobernador Edwin Rojas para tratar lo concerniente a la revisión del tabulador salarial, así como la deuda de pasivos laborales que mantiene el ejecutivo regional con sus trabajadores.

En sus más recientes declaraciones, Ramón Gómez, secretario general de Suepples y hoy privado de libertad, declaraba a los medios que  la deuda con los más de 27.000 trabajadores asciende a más de 65,5 millones de bolívares por concepto de diferencias salariales, aguinaldos, vacaciones, prestaciones sociales, de anticipos e intereses desde 2018.

Lee también
Deterioro de bibliotecas públicas de Caracas pone en riesgo el patrimonio cultural del país

Ante este atropello, Jesús Malavé, representante de la coalición sindical del magisterio sucrense, recordó que el año pasado fueron los sindicalistas del magisterio quienes recibieron la agresión física que puso en peligro sus vidas: “Y hoy  hacen uso de los tribunales para privar la libertad a estos dirigentes de Suepples, siempre atendiendo las órdenes de quienes hoy mal gobiernan en Sucre, y para impedir el ejercicio pleno y legal de nuestros derechos sindicales”.

Por su parte, el diputado Robert Alcalá refirió que “casos como este se ven solo en dictadura, y que lo que pretenden es amedrentar al resto de la dirigencia sindical”.

En ese sentido, adelantó que ya solicitó a través del jefe de fracción de la Unidad un derecho de palabra para la sesión del martes, para que la AN tramite las denuncias ante los organismos internacionales y se siga visibilizando el caso de los tres sindicalistas detenidos.

Igualmente, aseguró que ya el presidente (e), Juan Guaidó, está debidamente informado del resultado de la audiencia preliminar.

Asimismo, la Confederación Sindical de Trabajadores de las Américas emitió oficio al ministro del Trabajo, Eduardo Piñate, en el que solicitó su intermediación para la liberación inmediata de los sindicalistas, solicitud que no surtió efecto, por el contrario, fueron privados de libertad.

Entretanto, la Central de Trabajadores de Venezuela (ASI) “condena el atropello, la agresión, la detención y violación de lo derechos humanos de los tres compañeros, la violación de la libertad sindical y la criminalización del ejercicio sindical, acciones que fueron plasmadas en el informe de la Comisión de Encuesta de la OIT”.

Lee también
Deterioro de bibliotecas públicas de Caracas pone en riesgo el patrimonio cultural del país

Lea también:

Trabajadores despedidos de GasDrácula denuncian que la empresa incumplió compromisos contractuales


Participa en la conversación