Tortura a presos políticos incluye tratos crueles y encierro de sus mascotas

mascotas

Tres perros continúan bajo «custodia» de las FAES y del Sebin, pues sus dueños son funcionarios acusados de conspirar contra el gobierno de Maduro. Un golden retriever fue mutilado, lo mataron, y luego le mostraron el video a su dueño, un preso político.

Caracas. Oso cumplirá un año encerrado el 25 de febrero de 2020. De un comando de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES), en Petare, fue traslado a la zona 7 de Boleíta. Es un perro de raza fila brasilero, que paga con encierro la persecución de su dueño, el sargento mayor de la extinta Policía Metropolitana, Gilberto Rafael Martínez Daza.

A la mascota se la llevó una comisión de las FAES, cuando allanó la casa del funcionario, en el kilómetro 35 de El Junquito. Lo usaron como medida de presión. Familiares y allegados temen no ver más nunca a Oso.

Al menos siete perros de perseguidos políticos sufrieron maltrato por parte de las fuerzas de seguridad del Estado. Han sido usados como medida de presión en contra de sus dueños, perseguidos políticos acusados de conspirar en contra del gobierno de Nicolás Maduro. 

Tres mascotas continúan bajo vigilancia de los efectivos: Oso, Arpa y Thor (mastín napolitano). Otros tres murieron: a Bambán lo mutilaron y le dieron tratos crueles previo a su muerte, mientras que a Jasper (pastor alemán) y Astro (mestizo) los encontraron muertos luego del allanamiento de los funcionarios. Y Nina (golden retriever) fue recuperada, tres semanas después de su encierro.

El abogado penalista Joel García explicó que los cuerpos de seguridad del Estado optan por llevarse a familiares, conocidos y hasta a las mascotas de los perseguidos para obligarlos a que se entreguen, como parte de la tortura psicológica o para forzarlos a suministrar alguna información.

Es crueldad pura. La responsabilidad penal de una persona es individual, no puede heredarse a sus familiares. Cuando se llevan a un ser querido los coaccionan con la finalidad de que accedan a sus peticiones, bajo torturas y amenazas y logran que se quiebren, lo que representa una violación flagrante de los derechos fundamentales de una persona.

Martínez Daza fue detenido el 4 de junio de 2018 y durante siete días lo torturaron hasta que, inconsciente, lo trasladaron al hospitalito de Fuerte Tiuna.

Le arrancaron las uñas de los pies, le aplicaron corriente a sus partes íntimas y con una tabla le golpearon en la planta de los pies, dijo un pariente, quien pidió no ser identificado por temor a venganzas.

Oso tiene tres años. Foto: Cortesía

Tras cuatro meses preso en Ramo Verde, acusado de conspirar contra el gobierno de Nicolás Maduro, Martinez Daza obtuvo un beneficio y fue excarcelado. Sin embargo, en enero de 2019 comenzaron nuevamente las persecuciones y al no encontrarlo retuvieron a su hija (11 años) y a su expareja, durante siete días. A sus padres también los detuvieron por un día.

Al no obtener resultados, detuvieron a su hermano, Luis Alfredo Martínez Daza, quien permanece en la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) del Helicoide. 

Gilberto Martínez Daza (derecha) y su hermano, Luis Alfredo Martínez Daza, detenido actualmente en el Helicoide. Foto: Cortesía
Grabaron tortura y asesinato de golden retriever 

A Bambán, un golden retriever de tres años, lo maltrataron, le mutilaron las orejas y lo decapitaron. Este proceso fue grabado por los funcionarios y luego le enseñaron el video a su dueño, Alonso José Mora Alfonzo, mientras este también era torturado.

Durante la tortura de Alonso Mora los funcionarios de la Dgcim le mostraron el video de cómo mataban a su perro. Foto: Cortesía

El 15 de abril de 2018 una comisión mixta del Sebin y de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim) allanó la casa del paramédico y chef, ubicada en Los Teques, basándose en su amistad con Óscar Pérez para acusarlo de conspirador. 

Pérez, exfuncionario del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), fue asesinado el 15 de enero de 2018 en El Junquito, junto con seis miembros de su equipo.

El expiloto del Cicpc se declaró desertor del gobierno de Maduro y el 27 de junio de 2017 sobrevoló la sede del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) y del Ministerio de Interior, Justicia y Paz, y lanzó dos granadas de aturdimiento. 

Asegura que al golden retriever lo mataron efectivos de la Dgcim. Foto: Cortesía

Bambán era el bebé de la familia. Cuando secuestraron a Alonso, Bambán trató de defenderlo de los funcionarios y por eso se lo llevaron. No supimos nada de Bambán hasta 47 días después, cuando pudimos ver a Alonso y contó lo que había pasado, por supuesto, sumamente afectado, porque Bambán no tenía la culpa de nada. Fue un horror lo que hicieron esos funcionarios, contó un allegado, quien por medidas de seguridad pidió no ser identificado.

Marino Alvarado, abogado y defensor de los Derechos Humanos, aseguró que el chantaje y la extorsión son un patrón represivo empleado por el Gobierno cuando no logra lo que quiere.

Llevarse mascotas refleja los niveles de perversidad de los represores, que no se conforman con llevarse a un familiar. Las dos modalidades son un reflejo de que el Gobierno impone terror a como dé lugar.

Jasper, mascota de Alonso Mora, fue encontrado muerto en la casa. Foto: Cortesía

Después del allanamiento, la familia, que huyó por seguridad, se enteró de que a Jasper y Astro, otros perros que también tenían en su hogar, los encontraron muertos. No descartan que los hayan matado los efectivos.

De acuerdo con el informe anual de Provea, en 2019 hubo un total de 574 víctimas de torturas y 23 fallecidos producto de las mismas. La Dgcim fue el segundo cuerpo que más torturó, con un registro de 124 personas. El primero fue el Cicpc con 259 víctimas. 

La ONG estima que la tortura se convirtió en una práctica generalizada y sistemática contra presos políticos y comunes. Es un castigo empleado por el gobierno de Maduro. De hecho, durante su gestión es cuando más víctimas se han documentado desde 1989.

Actualmente, Alfonzo está preso en la cárcel de Ramo Verde y, a juicio de su familia, en un limbo jurídico. Antes de su traslado a la prisión militar estuvo en Santa Ana, donde también fue torturado. 

La familia está muy preocupada por su salud porque tiene unos nódulos que le causan dolor, no puede apoyar el pie izquierdo y persiste el dolor en sus brazos: en varias de las torturas lo guindaron por los brazos, él no recuerda durante cuántos días.

El ministro de Interior, Justicia y Paz, Néstor Reverol, acusó a Alfonzo de integrar, presuntamente, una célula terrorista que pretendía impedir las votaciones presidenciales en mayo de 2018, poniendo explosivos en varias instituciones. Atribuyó su captura a la Operación Gedeón II. 

Arpa y Thor mascotas de un coronel de la GNB

Desde el 1° de febrero de 2018, Arpa y Thor, dos perros raza mastín napolitano, han estado en la mira de los funcionarios. Su dueño es el coronel retirado de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), Oswaldo García Palomo, quien está preso desde enero de 2019. 

Los perros estuvieron al menos 20 días sin comer, bajo custodia policial. Foto: Cortesía

Durante un tiempo ambos quedaron bajo el cuidado de Ariana Granadillo, estudiante de Medicina, y sus padres. Ellos también fueron detenidos. En el caso de Ariana, la arrestaron tres veces por ser familiar lejana del coronel retirado

Ambas mascotas estuvieron sometidas en su casa, en Carrizal, estado Miranda, luego de que la familia huyera por la persecución política. Durante 20 días los efectivos que custodiaban la casa no permitían que los proteccionistas les dieran comida y agua a los perros, aunque ellos lo hacían por la parte trasera de la casa.

Posteriormente estuvieron bajo el cuidado de la proteccionista animal Ángela Expósito, durante cuatro meses, hasta que ella fue detenida por una comisión del Sebin el 22 de septiembre de 2018 acusada de presunta conspiración. Ese mismo día se llevaron a los perros al Helicoide, donde permanecen actualmente.

No entendemos el sadismo de detener a los perros. Cuando custodiaron la casa ni siquiera dejaban que los vecinos les dieran agua o comida, contó un allegado a la familia, quien pidió protección de su identidad por medidas de seguridad.

Las mascotas pudieron ser rescatadas, hasta que nuevamente las encerraron. Foto: Cortesía

A García Palomo lo acusan de conspirar para derrocar el gobierno de Maduro en marzo de 2018 y también de presuntamente participar en un intento de magnicidio en la avenida Bolívar, el 4 de agosto de ese año. 

Por su presunta vinculación con el coronel retirado persiguen a la capitana de navío Emmy Da Acosta, quien está en el exilio. Su mascota, Nina, una golden retriever, también estuvo encerrada durante 15 días en la Dgcim, pero fue entregada a una proteccionista animal

Nina pudo ser rescatada luego de 15 días. Foto: Cortesía

Por la persecución de la capitana Da Acosta, el 20 de mayo de 2018 efectivos de la Dgcim detuvieron a su pareja, José Alberto Marulanda, médico traumatólogo. Víctima de torturas perdió la audición del oído derecho y la sensibilidad en sus pulgares, pues le apretaron muy fuerte las esposas. 

Cross, asesinado en un allanamiento en 2017

Durante las protestas de 2017 en contra del gobierno de Maduro, Cross, un mestizo de nueve años, fue asesinado durante un allanamiento en su apartamento, en el Conjunto Residencial El Paraíso, conocido como “los verdes”.

El mestizo recibió un perdigonazo en el ojo. Foto: Cortesía

En “los verdes” los vecinos se había organizado y mantenían una manifestación activa, con las calles cerradas. Esta situación ocasionó que la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) tomara el puente 9 de Diciembre para reprimir a quienes salían a protestar.

El martes 16 de junio de 2017, alrededor de las 6:00 p. m., una comisión del Comando Nacional Antiextorsión y Secuestro (Conas) y de la GNB ingresó a la torre, donde vive Yasmín Navarro, dueña de Cross. Ya lo habían hecho, buscando a quienes participaban en las acciones de calle.

Yasmín relató a Crónica.Uno que estaba en casa de una vecina, que se sentía mal, cuando los funcionarios tocaron la puerta. La mayoría vestía de negro y dos estaban encapuchados. Me llamaron directamente por mi nombre, dijo en aquella oportunidad.

El perro salió herido al pasillo, mientras lloraba. Foto: Luis Miguel Cáceres

A la vecina la acusaron, sin investigación, de organizar a los manifestantes y de colaborar con ellos brindándoles comida y agua para resistir las horas en que civiles respondían a los ataques de los uniformados que tenían armas largas, lacrimógenas, perdigones y tanquetas.

Pese a la advertencia de la mujer a la comisión, de que en su casa había tres perros, los efectivos les pidieron que abriera la puerta para revisarla. Cross le saltó, amistosamente a uno de los hombres, y con fuerza lo pateó. El mestizo se levantó y se abalanzó de nuevo sobre él, quien con su arma larga le disparó en el ojo. 

La mascota de Yasmín agonizó durante cuatro horas, pues no pudo salir a buscar ayuda en vista de que los funcionarios tenían tomado el conjunto y la calle estaba repleta de ellos. Finalmente los veterinarios le recomendaron aplicar la eutanasia, pues ya había perdido mucha sangre. Además, tenía desprendimiento del maxilar superior, que le impedía respirar, y pérdida de masa encefálica.

Por  la muerte de Cross no hubo detenidos ni investigación.