Representantes sindicales aseguran que la nómina del ejecutivo carabobeño ha tenido una merma de 40%. En 2018, cuando el gobernador Rafael Lacava inició su primer periodo, había 35.000 trabajadores activos, en noviembre de 2019 apenas quedaban 20.000 empleados. Empleados afirman que no pueden cubrir ni siquiera el pago de transporte público para ir a sus puestos de trabajo, el salario mensual se ubica entre 7 y 23 bolívares dependiendo de la escala.

Valencia. La secretaria general del Sindicato Único de Empleados Públicos de la Gobernación de Carabobo, Judermi García, aseguró que este 2022 los trabajadores del ejecutivo regional iniciarán sus labores en condiciones críticas que no les permite satisfacer sus necesidades básicas, esto debido a los bajos salarios y la merma de beneficios laborales.

García indicó que la escala salarial mensual de los trabajadores se ubica entre 7 y 23 bolívares, y el bono de alimentación es de 0,63 dólares, a su juicio esta realidad salarial -los condena a vivir en pobreza-, ni siquiera pueden cubrir el costo de pasaje de transporte público que se ubica en 2 bolívares para acudir a sus puestos de trabajo.

Este rosario de condiciones ha derivado en que los empleados renuncien y emigren al comercio informal, actualmente hay una merma de 40% en la nómina de la Gobernación de Carabobo, esto según la data extraoficial que maneja el Sindicato Único de Empleados Públicos de la Gobernación de Carabobo, pues en los últimos años no han podido acceder a los datos reales de la nómina.

En 2018 cuando el gobernador Rafael Lacava inició su primer periodo había 35.000 trabajadores activos, en noviembre de 2019 apenas quedaban 20.000 empleados.

Sin equipos de bioseguridad

García indicó que durante los 22 meses de cuarentena por la COVID-19, el Ejecutivo regional no les ha suministrado equipos de bioseguridad para evitar el contagio del virus. Esperan que con el anuncio de la administración de Nicolás Maduro de eliminar el esquema 7+7, el gobierno de Rafael Lacava garantice las medidas de prevención en todas las dependencias de la Gobernación de Carabobo.

García manifestó además, que dentro de la nómina no está estipulado un pago en divisas para los trabajadores. Sin embargo, conoce que algunos empleados reciben una bonificación extra pagada en divisas.

Conocemos de una bonificación llamada bono Drácula que son pagadas a ciertos y determinados trabajadores, de lo cual nos alegramos aunque sabemos que eso no le viene a cubrir las necesidades a esos trabajadores, pero no puede existir discriminación, tanto derecho tiene una funcionaria, una asistente administrativo de un colegio de Urama, como tiene un trabajador que labora en Capitolio», sostuvo.

La representante sindical, precisó que esta política debe ser erradicada, porque es una acción discriminatoria.

Solicitud de diálogo

García instó a los representantes del Ejecutivo carabobeño a que se realice una mesa de diálogo, en donde se logre el entendimiento que sea responsable en el marco de derecho que tienen los trabajadores, y se logre convenir beneficios que ayuden a los trabajadores que ayuden a paliar la crisis económica que hay entre los trabajadores de la administración pública.

Recordó que están apoyando la propuesta de la Central de Trabajadores Asis de Venezuela, de crear una ley de emergencia salarial y laboral, “hay que recomponer el salario y valorar de nuevo el trabajo”.


Participa en la conversación