Último aumento salarial de Maduro volvió a incumplir acuerdos con la OIT

Fedecámaras lamentó este martes que las autoridades una vez más no tomaran en cuenta la opinión de los trabajadores que protestan desde el año pasado por salarios que cubran la canasta alimentaria.

Caracas. La Comisión de Encuesta establecida por el Consejo de Administración de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que evalúa a Venezuela, emitió un informe el 3 de octubre en el que asegura que la nación viola los acuerdos pactados con esa institución. Entre ellos, el Convenio número 26 que contempla la consulta tripartita para la fijación de salarios mínimos. El 14 de octubre el gobierno de Nicolás Maduro decretó un nuevo aumento salarial que no discutió con los sectores empresariales del país, según denunciaron Fedecámaras y trabajadores este 15 de octubre en una rueda de prensa.

En cinco años (2014-2019) la OIT registra que el gobierno incrementó el salario mínimo en 24 ocasiones, apenas seis veces hubo intento de consultas que la organización calificó de “poco efectivas o simulaciones”. Fedecámaras lamentó este martes que las autoridades una vez más no tomaran en cuenta la opinión de los trabajadores que protestan desde el año pasado por salarios que cubran la canasta alimentaria. Con el último ajuste el salario mínimo pasó de 1,60 dólares a 7,60 dólares, calculado a la tasa oficial del Banco Central de Venezuela.

El gobierno de Nicolás Maduro tiene tres meses para comunicar si acepta o no las recomendaciones de la comisión, que está conformada por tres miembros independientes. Esta junta se estableció en marzo de 2018 por una queja presentada en junio de 2015 ante la Conferencia Internacional del Trabajo. En caso de que las autoridades no las acepten, pueden acudir a la Corte Internacional de Justicia.

“Quedará en manos del gobierno y de su voluntad política dar cumplimiento a las recomendaciones de la Comisión de Encuesta para iniciar de inmediato el proceso de restitución de las libertades ciudadanas, civiles y sindicales por años vulneradas en Venezuela. (…) Esperamos que la instalación de las mesas de diálogo recomendadas constituyan un punto de partida para construir un gran acuerdo nacional, que nos conduzca a una mejora sustancial en la capacidad productiva y en el bienestar de la población, expresó Ricardo Cusanno, presidente de Fedecámaras.

El representante gremial refirió que la OIT ya ha establecido fechas para que empiecen los procesos de diálogo con mesas técnicas. Además, añadió que si la administración de Maduro no respeta esas recomendaciones y no las acepta la asistencia técnica se pudiese ir a una instancia como la Corte Internacional de Justicia. “Esperamos y apostamos por que haya un cambio de voluntad política en el sector público, para que entonces se dé esta realidad que es beneficiosa para todo el país y no solo para una parcialidad política”, dijo.

Las recomendaciones tienen fecha final para ser adoptadas hasta el 1° de septiembre de 2020. “Es un año que se da para tener estas mesas técnicas con tutelaje, con veeduría técnica de la OIT que permita entonces que se cumplan las recomendaciones para cambiar la realidad política, económica y social, en torno a los derechos laborales de los venezolanos”, agregó Cusanno.

En los 100 años que tiene la OIT se han establecido 13 comisiones de encuesta, entre ellas la de Venezuela. En caso de llegar hasta la Corte Internacional de Justicia Venezuela enfrentaría un proceso que hasta ahora no había ocurrido en ese organismo. “Al gobierno se le está dando una oportunidad de rectificación”, indicó el presidente de Fedecámaras.

El secretario ejecutivo de la Federación Nacional de Trabajadores de la Salud (Fetrasalud), Pablo Zambrano, recordó a los trabajadores que hoy están tras la rejas y a los que han abandonado el país al ser perseguidos. En el documento la OIT exige la liberación inmediata de Rubén González y Rodney Álvarez, así como de cualquier empleado que enfrente procesos judiciales solo por protestar.

El 29 de noviembre de 2018, con la detención de Rubén González, Zambrano asegura que arreció la persecución contra los distintos actores del movimiento sindical. Se generaron detenciones arbitrarias y hasta la muerte de trabajadores que denunciaban el colapso de los servicios básicos. “Reinaldo Díaz ha tenido que esconderse. Adul Hurtado de Guayana está en casa por cárcel; no ha sido condenado, pero está detenido. Todo esto ha sido por las protestas que se han llevado a cabo en el país”, expresó el secretario de Fetrasalud.

Nosotros hemos salido a las calles para que corrija, nosotros no hemos salido para tumbarlo, ni para cambiarlo, ni para ser enemigos. Nosotros hemos salido para exigir cambios en el sistema, que tomen en cuenta los reclamos de los trabajadores petroleros, eléctricos, los de la Cancillería, que algunos fueron nos despedidos, dijo Pablo Zambrano.

La OIT pide «el cese inmediato de todos los actos de violencia, amenazas, persecución, estigmatización, intimidación u otra forma de agresión a personas u organizaciones en relación con el ejercicio de actividades gremiales o sindicales legítimas y la adopción de medidas para garantizar que tales actos no se repitan en el futuro».

«Este no es un gobierno amigo de los trabajadores, es un gobierno que persigue, un gobierno que amenaza. El aumento de ayer (14 octubre) viene acompañado con cláusulas económicas. Además, es un aumento regresivo porque el año pasado fue de 30 dólares y este es de 7 dólares. Ahorita no tenemos ni los 30 dólares, ni las cláusulas de los contratos colectivos. Nicolás Maduro le robó las prestaciones sociales a los trabajadores venezolanos. Hoy el promedio de las prestaciones de quienes se jubilan es de 10.000 bolívares», dijo Zambrano.

Cada semana las calles del país se agitan con protestas por parte de trabajadores que expresan tener las neveras vacías al percibir menos de un dólar al día.


Participa en la conversación