Vecinos de Baruta sin agua, sin luz y sin internet salieron a protestar para exigir servicios públicos de calidad

Sin agua, sin luz, sin línea telefónica y sin internet. Todo eso motivó a los habitantes del municipio Baruta a protestar este lunes 1° de octubre en el distribuidor Santa Fe para exigir respuestas y que las empresas del Estado les garantice los servicios públicos. La falta de servicios públicos mantiene en la calle también a los vecinos de Barcelona, estado Anzoátegui.

Caracas. Los vecinos de Baruta están cansados de tener que acudir todos los días a las redes sociales para poner denuncias por las fallas de los servicios públicos. Le responden a las cuentas de las empresas del Estado que deberían garantizar el agua, la luz y las telecomunicaciones. Mencionan a los directivos, concejales y hasta al alcalde Darwin González. Contabilizan las horas, piden ayuda, publican varias veces y no reciben respuestas

Ante esa situación, un grupo de habitantes del municipio Baruta se concentró este jueves 1° de octubre en el distribuidor Santa Fe. A las 9:00 a. m. comenzaron a llegar con sus banderas, pancartas y por supuesto, el tapaboca y demás artículos de protección ante la pandemia de la COVID-19. Mientras se reunían, un funcionario de la Policía Nacional Bolivariana les tomaba fotos a los manifestantes. Los vecinos se acercaron a ellos con sus consignas para demostrar que no se sentían intimidados.

Foto: Gleybert Asencio

El principal problema en Baruta es el agua. Las Minas, La Naya y Las Minitas tienen dos semanas sin agua. Hace unos días fue una cisterna, pero no es suficiente para que todos los vecinos puedan surtirse. En Los Samanes el servicio llega con muy poca presión y no cubre la urbanización completa, por ejemplo, las calles 9 y 10 van para seis semanas sin agua.

En días pasados, el director del Observatorio Vecinal, Omar Villalba, informó a Crónica.Uno que en Baruta tienen reportes de ciclos irregulares en la estación de bombeo de Manzanares, que al parecer por los problemas eléctricos de la zona no puede operar de manera constante. Esto afecta la distribución de agua para Alto Prado, Lomas de Prado del Este y Manzanares. Los vecinos calculan que hay más de 3000 familias afectadas. 

En la urbanización Piedra Azul hay mil fallas con el agua. Hidrocapital tiene que respondernos, pero lo que hacen es jugar con nuestra salud, dijo Emelina Rodríguez, vecina de la zona, pues en un contexto de pandemia lo que más necesitan es agua para poder mantener el aseo. Insistió que ha visto cómo en las calles de su comunidad hay fugas de agua, mientras en su casa están sin el servicio. 

En Caurimare ocurre algo similar. Hay una tubería rota en la principal y los habitantes tienen semanas sin agua. Los vecinos comentaron que hay innumerables averías de fugas de aguas blancas y negras, algunas que han reparado y otras que se mantienen esperando al personal de Hidrocapital, aunque muchas veces les dicen que no tienen los materiales para trabajar e incluso transporte para llegar a las zonas. 

Foto: Gleybert Asencio

En el caso de la avenida González Rincones de la zona industrial de La Trinidad, los vecinos habían denunciado un bote de aguas blancas que ya fue reparado. Javier Rodríguez, presidente de la organización vecinal Las Dos Redomas, indicó que el trabajo no quedó bien hecho porque donde había anteriormente un gran hueco, ahora permanece hundido y se aprecia en los laterales el daño que se produjo sobre el manto asfáltico. 

Los bajones eléctricos y apagones también son frecuentes. Desde las 9:00 p. m. del miércoles 30 de septiembre hasta el mediodía del 1° de octubre no había luz en los Altos de Monterrey, específicamente en el conjunto residencial Bosque Real que se ubica en la calle La Vieja. Igualmente, se le sumaron otras zonas como Loma Redonda en Manzanares, Ojo de Agua, Los Guayabitos y El Placer.

Foto: Gleybert Asencio

Por su parte, el Observatorio Vecinal registró hasta el miércoles 30 de septiembre otras zonas con intermitencia eléctrica, tales como La Trinidad, Lomas de Prado del Este, El Peñón y Manzanares.

Los vecinos de Baruta sienten que, además de las fallas de agua y luz, están incomunicados. En la urbanización Guaicay tienen más de 28 semanas sin internet. En el callejón Las Palmas de Las Minas de Baruta todas las líneas de Cantv tienen averías desde hace meses y no consiguen que la empresa mande técnicos a las zonas. Los que consiguen les piden altos montos en dólares. 

En otros sectores como Las Minitas y Santa Inés están sin línea telefónica desde hace más de dos años y en San Luis de El Cafetal ya cumplieron 10 meses sin internet. 

Cada vez es más difícil para los venezolanos tener acceso a los servicios públicos. El Observatorio Venezolano de Servicios Públicos (OVSP) arrojó en sus últimas encuestas que el 86,4 % de los consultados no reciben agua potable de forma continua en sus hogares, el 46 % traslada los desechos sólidos a botaderos cercanos por falta de aseo urbano, el 33 % perdió el internet en sus casas, el 39,3 % opta por comprar hornillas o cocinas eléctricas porque no tienen gas y el 57,6 % evaluó negativamente el servicio eléctrico del país.

Foto: Gleybert Asencio

En los últimos días han sido repetidas las protestas en el territorio nacional por los servicios públicos. El Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (OVCS) reveló en su cuenta de Twitter que durante el jueves 30 de septiembre hubo 33 manifestaciones en 17 estados del país como Nueva Esparta, Sucre, Yaracuy, Portuguesa, Lara, Guárico, Miranda y Mérida. 

El OVCS documentó en su último informe de conflictividad durante agosto que hubo al menos 6000 protestas por diferentes motivos que incluyen las fallas de los servicios públicos. 

Foto: Gleybert Asencio
Cuatro días exigiendo mejores servicios públicos

Por cuarto día seguido habitantes del estado Anzoátegui tomaron las calles en reclamo de mejoras en los servicios públicos. Esta vez los residentes de las urbanizaciones Fundación Mendoza y Nueva Barcelona, junto con los residentes de Píritu y Puerto Píritu, en la zona oeste, lanzaron un solo clamor «queremos agua».

Aunque separados por más de 40 kilómetros, el reclamo es similar. Los meses sin recibir agua por las tuberías los llevaron a tomar la decisión de exponer su reclamo en las calles. José Carias habita en la localidad de Píritu y sostiene que desde hace seis meses no saben lo que ver agua por la tubería de su casa, aunado a los cortes de luz que sufren a diario y la falta de gas doméstico para cocinar.

«No tenemos agua, la luz se entre cuatro y cinco veces al día, las cisternas cobran 20 dólares por cada carga y quienes tienen el bachaqueo del gas quieren cobrar 7 dólares por una bombona de 10 kilos. Estamos cocinando a leña desde hace tres meses», sostuvo Caria.

Con información de José Camacho


Participa en la conversación