La triplista caraqueña competirá este sábado en un control en Castellón, luego de la suspensión por malas condiciones climáticas del Meeting Nacional de Atletismo de Ibiza.

Caracas. Yulimar Rojas no quedó satisfecha con su primera actuación de la temporada en el Meeting Herculis de Mónaco, donde  logró la victoria en la prueba outdoor con un registro de 14.27, muy lejos de las marcas promedio de la “Reina” del salto triple.

La máxima exponente entre los atletas venezolanos con el boleto a los Juegos Olímpicos ya tomó nota de esa discreta presentación y asegura que mejorará en el resto de la campaña 2020. “No tuve el mejor comienzo de temporada, pero ya tenemos una victoria. Hemos trabajado y afinado algunos detalles. El sábado –en su segunda prueba– es un día para encontrarme conmigo misma”, expresó Rojas sobre el control de Castellón en Valencia, España, donde competirá este sábado 5 de septiembre.

En su primera presentación en suelo español después del récord mundial bajo techo de 15.43 metros que fijó el 21 de febrero en Madrid, la triplista criolla estará anotada junto con otros siete atletas (tres mujeres y cuatro hombres) en la justa que arrancará a la 1:00 p. m.

Rojas tenía previsto competir el pasado fin de semana en el Meeting Nacional Toni Benet de Ibiza, pero las condiciones climáticas adversas de viento y lluvia se lo impidieron.

La larga pausa que tuvo que hacer el atletismo debido a la pandemia de la COVID-19 perjudicaron el calendario competitivo de este 2020, que ya vio cómo se pospusieron los Juegos Olímpicos de Tokio, y ahora tendrá una temporada muy corta en la Liga Diamante, donde el objetivo de Yulimar es competir en tres o cuatro pruebas si consigue mantenerse alejada de las lesiones.

La venezolana, que reside en Guadalajara, España, y es entrenada por el multicampeón cubano Iván Pedroso, tiene entre ceja y ceja dos grandes metas a corto y mediano plazo: convertirse en la primera mujer que salta 16 metros y colgarse la medalla de oro en los Olímpicos que se disputarán –hasta ahora– el año que viene en Japón.

Los saltos de Yulimar Rojas ya no tienen techo


Participa en la conversación