El tradicional coleccionable salió a la venta antes de Semana Santa y refleja el contexto inflacionario en el que está hundida la economía del país. La caja de barajitas tiene un costo de 24 millones y una diferencia en el precio de 479.900 % respecto al que tenía en 2014, durante el Mundial de Brasil.

Caracas. El diario más importante de Colombia encartó en su edición dominical cerca de 600.000 ejemplares del álbum oficial del Mundial Rusia 2018. El entusiasmo por la participación de la selección cafetera en el evento y la tradicional “fiebre” de los amantes del fútbol por completar la colección de barajitas agotó rápidamente el tiraje de la publicación de información general; mientras tanto, en Venezuela, los coleccionistas tendrán que vacíar sus carteras para acceder al álbum.

En Venezuela, el álbum adelantó su lanzamiento —inicialmente previsto para después de Semana Santa— solo en Caracas y su costo varía según la sucursal de la cadena de tiendas deportivas donde se está comercializando. En el Centro Comercial Sambil, por ejemplo, el coleccionable tiene un precio de Bs. 750.000, Bs. 235.000 el sobre de cinco barajitas y Bs. 24 millones la caja de 104 sobres.

El aumento de Bs. 749.840 que experimentó el Panini con respecto a los Bs. 160 que costaba hace cuatro años con motivo del Mundial Brasil 2014, equivalen a un alza acumulada de 459.00 %. Los cromos también se fueron a las nubes, pues subieron Bs. 234.550, un incremento acumulado en el mismo período de 469.000 %. Para la última Copa del Mundo tenían un valor de Bs. 50 y la caja de 100 sobres, que se podía adquirir en Bs. 5000, ahora costará Bs. 24 millones; es decir, un ajuste de 479.900 %.

Lo más llamativo es que, al menos en el Sambil, Crónica.Uno pudo constatar que las ventas en las primeras horas fueron muy buenas.

Me queda solo un álbum, se han vendido bastante bien. Me trajeron solo seis cajas de barajitas y espero que después de la Semana Santa me traigan más, comentó el encargado del comercio situado en el nivel Jardín del Mall del Municipio Chacao mientras le despachaba a dos coleccionistas un álbum y una caja de barajitas. En la misma cadena, pero en el Centro Comercial Tolón, el ejemplar y los stickers tenían el mismo precio. En el Líder no había llegado y no sabían a cómo se iba a vender.

Nosotros lo pedimos, pero no sabemos el precio. Se habla de un costo de comercialización de más de un millón, así que debe estar a un poco más de eso, explicó un vendedor de la sucursal.

La distribución de los cromos y el Panini tuvo que sortear varios obstáculos antes de dar el puntapié inicial para el público criollo. El más obvio de todos es el contexto hiperinflacionario en el que está hundida la economía venezolana, que eleva hasta las nubes los costos para importar y sacar a la venta el producto. De hecho, la inflación acumulada en los últimos 4 años supera 430.000 %.

La falta de efectivo también atenta en contra de la colección, pues, en ediciones pasadas, el Panini se solía vender en los quioscos al igual que los stickers, pero con el escaso papel moneda y sin puntos de venta en todos los puestos de periódicos y revistas, la adquisición del álbum se limita —al menos por ahora— a tiendas deportivas de la capital y al portal Tubarajita.com.

Las diferencias de precio

En Colombia, el álbum vale 6000 pesos, unos 92.000 bolívares y las “monitas” —nombre que le dan en el país vecino a las barajitas— están a 2100 pesos, lo que en moneda local se convierte a 32.236 bolívares.

El Panini de este año consta de 80 páginas, 670 barajitas, entre ellas 50 especiales. La opción más económica es la del albúm virtual a través de la página de la FIFA, donde se puede completar el librito de forma gratuita.

Foto: Cortesía



Participa en la conversación