Gleiber Ramos, de 15 años, recibió un tiro en el abdomen cuando salía del colegio en La Dolorita, Petare. Dos hombres dispararon contra el grupo de alumnos que no vivían en esa zona. Otro adolescente está herido y su estado es delicado.

Caracas. Dos hombres armados recibieron a un grupo de liceístas cuando salían de clases el pasado viernes 23 de marzo, a las 2:00 p. m. Sin pronunciar palabra dispararon en contra de los adolescentes, quienes corrieron para escapar de las balas.

Gleiber José Ramos Castro, de 15 años, estaba entre los jóvenes. No se dio cuenta de que lo habían herido en el abdomen. A su lado iba un compañero quien recuerda cuando él se levantó la camisa y ya comenzaba a sangrar. Sus amigos lo llevaron en una moto a la Clínica Popular La Dolorita y desde ahí una enfermera avisó a sus familiares.

Fue “ruleteado” por varios hospitales como el Pérez de León y el Vargas, porque no había insumos para atenderlo. Finalmente, a las 8:00 p. m. lo aceptaron en el hospital Pérez Carreño, donde lo operaron. Pero falleció el sábado 24 de marzo a las 10:00 p. m. por un paro respiratorio. No había sangre, no había anestesiólogo, nada, dijeron allegados.

El adolescente estudiaba tercer año en el Liceo Francisco Isnardi, en La Dolorita, y vivía en Ciudad Mariche. Según testigos, los hombres dispararon contra los alumnos porque algunos no vivían en esa zona y está prohibido, según las bandas, su permanencia en ese sector.

Otro menor de edad resultó herido y se encuentra delicado de salud. De acuerdo con allegados a Gleiber, quienes por temor a venganzas pidieron resguardar su identidad, recibió un tiro en el corazón. Él tampoco es de esa zona.

Lee también
Hallaron cadáver de muchacha en Hoyo de la Puerta

Hubo varios heridos más, una muchacha con una bala en el glúteo y otro con raspones. Los muchachos salieron corriendo asustados, uno contó que tuvo que lanzarse por una alcantarilla porque los tipos estaban disparando demasiado y era la forma de salvarse, detalló un pariente.

El pasado domingo 25 de marzo sus familiares esperaron la entrega del cadáver, pero desde la morgue del Pérez Carreño enviaron el cuerpo equivocado y por eso todavía estaban este lunes en la medicatura.

Bandas prohíben el paso de vecinos

Según testimonios de los familiares, dos bandas que tienen conflicto prohibieron que sus habitantes estén en ese sector. De hecho, Gleiber no estaba involucrado con ninguno de ellos, sino que estudiaba en la “zona prohibida”.

El sector tiene problemas de bandas. Hace dos meses la banda del sector donde vivía él asesinó a un chamo de la banda del sector donde estudiaba y ellos dijeron que no podía haber nadie en esa zona. Lamentablemente, el liceo es el que quedaba ahí, soltaron.

Aunque vivía en Ciudad Mariche era el liceo que más cerca le quedaba, pese a que hay otro en la zona. Dijeron que era muy buen estudiante, incluso participó en un concurso de lectura con jóvenes mayores que él, ganó y el premio se lo dio el gobernador del estado Miranda, para ese momento, Henrique Capriles Radonski. También jugaba fútbol en el Polideportivo de La Dolorita.

Cuando no iba a jugar fútbol el entrenador lo iba a buscar a la casa, nosotros a veces le decíamos que no fuera porque estaba golpeado y el entrenador decía que lo llevaran porque iban a perder. Siempre le hacía la tarea a los demás, le hacía la tarea a los hermanos y lo regañábamos. Era excelente estudiante.

Hace cuatro meses mataron a un hermano de Gleiber, Fernando Ramos Castro, de 18 años, en Santa Teresa del Tuy, estado Miranda. Ocurrió en circunstancias similares, ya que el joven había ido a visitar a su abuela y unos presuntos delincuentes de la zona le dispararon porque no era de esa comunidad.

Lee también
Joven hallada muerta en Hoyo de la Puerta iba a encontrarse con un amigo

Fernando trabajaba con el Plan Chamba Juvenil en vista de lo difícil que estaba conseguir empleo.

Pido justicia por este asesinato, hoy fue él pero estoy seguro que si eso sigue así mañana va a ser el hijo de otros vecinos de allá. Cuidado si en 15 días no matan a otro muchacho por lo mismo, porque caminó por ahí.

Foto archivo



Participa en la conversación