La tarde del pasado miércoles, Juan Carlos Tavares, de 36 años, recibió una bala perdida en la cabeza mientras se trasladaba a su vivienda. Iba a bordo de una moto y en ese instante hubo un intercambio de disparos entre el Cicpc y delincuentes a la altura de La Carlota.

Caracas. Juan Carlos Tavares, de 36 años, fue asesinado la tarde del pasado miércoles 7 de febrero por una bala perdida que recibió en la cabeza, producto de un enfrentamiento que se registró en la autopista Francisco Fajardo, a la altura de La Carlota, entre el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) y presuntos delincuentes.

Según sus allegados, iba camino a su casa, en Macaracuay, a bordo de una moto marca Kawasaki, modelo Versys, color negro, cuando se generó el intercambio de disparos. Tras recibir el impacto de bala, a la altura del distribuidor Santa Cecilia, perdió el control del vehículo y cayó. Tuvo fractura de cadera, de cráneo y mandíbula, y la bala quedó alojada en su ojo.

Funcionarios lo trasladaron hasta el hospital Domingo Luciani, en El Llanito, donde no se percataron de que se encontraba herido en la cabeza. Posteriormente, fue llevado hasta la clínica Metropolitana, ahí falleció.

Tavares era comerciante. El incidente ocurrió después de salir de su trabajo. Era padre de tres niños de 12, 8 y 4 años. Le gustaban los deportes, en especial el fútbol. En su juventud jugó en el equipo Italchacao. También practicaba golf en sus tiempos libres. Además le gustaban los viajes de aventura con su familia, en los cuales usaba vehículos rústicos. Sus amistades dijeron que era un hombre trabajador, bastante familiar, enamorado de sus hijos y excelente persona. Exigen justicia a las autoridades.

Lee también
Denuncian que el Sebin ajustició a un joven y robó en apartamento de Ciudad Tiuna

Fuentes policiales indicaron que la persecución inició a la altura de La Carlota y culminó en Palo Verde, donde también intervinieron funcionarios de Polisucre.

El enfrentamiento se generó inicialmente entre el Cicpc y cuatro presuntos delincuentes, quienes se trasladaban en una camioneta modelo Vans, color gris. Al parecer portaban armas largas y granadas.

En el mismo procedimiento se detonó una granada contra el módulo vial de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), en el distribuidor Altamira, sin registrarse víctimas.

Momentos después, la Vans apareció en El Paraíso con uno de los presuntos antisociales adentro, sin signos vitales. Fue identificado como Luis López Alonso. Otro de los delincuentes fue asesinado por el Cicpc en las adyacencias del hospital Vargas durante otro enfrentamiento. Trascendió que los dos sobrevivientes del grupo se encuentran en este mismo centro de salud bajo custodia de las autoridades.

Se conoció que se trataba de una banda de secuestradores. Las investigaciones se mantienen.

Fotos: cortesía RRSS



Participa en la conversación