Exigen que el Gobierno del Presidente Maduro ajuste los salarios, pues el dinero no les alcanza para la canasta alimentaria y mucho menos para comprar medicinas.

Caracas. La mañana de este martes, Magaly Pedrique llegó a la plaza de Las Tres Gracias, ubicada cerca de la estación del Metro Ciudad Universitaria. Ella es profesora jubilada de la facultad de Farmacia de la Universidad Central de Venezuela (UCV), en ese recinto, junto con otros maestros jubilados de esa casa de estudios, decidieron poner a la venta varios de sus libros, ya que el sueldo que cobran luego de años al servicio de la educación universitaria en el país, no les alcanza ni para lo más básico: comer.

Pedrique participó en la manifestación que realizaron varios profesores para exigirle al Gobierno un ajuste salarial que les permita cubrir la canasta alimentaria y cancelar los gastos de medicamentos.

Los textos que los profesores decidieron vender para tener más dinero porque el sueldo no les alcanza.

“Para comprar los productos básicos se requieren 300 mil bolívares y la pensión de un profesor jubilado titular es de 80 mil bolívares, el profesor instructor gana 30 mil bolívares y el asistente recibe 40 mil bolívares. No es solamente que hay escasez de alimentos sino que no hay cómo adquirirlos”, señaló Alexis Ramos, presidente del Consejo de Profesores Jubilados de la UCV.

Lee también
Profesores universitarios rechazan plan de Salud propuesto por el Ministerio de Educación Superior

El 30 de abril del año pasado, el Tribunal Supremo de Justicia avaló la Ley del bono de alimentación y medicamentos para los pensionados y jubilados, pero condicionó su aplicación a la viabilidad económica. El jueves 5 de mayo, el diputado José Guerra presentó ante la Asamblea Nacional el costo de ese beneficio: 262,8 millardos de bolívares.

El único ingreso económico de estos profesionales de la educación es lo que perciben de su jubilación y con ese dinero tienen que guapear durante un mes para comprar comida y medicinas, ambos productos esenciales y sumamente escasos.

El profesor Ramos indicó que la mayoría de los jubilados tienen diabetes o hipertensión, “y no tenemos cómo adquirir los medicamentos. Casi todas las personas después de 60 años tienen alguna enfermedad y lastimosamente no hay dinero ni se consiguen los medicamentos”.

Los docentes también protestaron por el retraso en la convocatoria para los comicios regionales. “Las elecciones son un derecho y, sin embargo, aquí ni siquiera se está hablando de las elecciones que debieron hacerse el año pasado”, denunció Ramos.

Fotos: cortesía prensa Apucv



Participa en la conversación