FAES actúa cada tres meses por órdenes presidenciales, dicen familiares de víctimas en Ciudad Tiuna

“Cada tres meses vienen. Más bien esta vez se tardaron demasiado. Se retrasaron un mes”, dice familiar de Deiver Daniel Caraballo, uno de los caídos en el operativo de la Fuerza de Acciones Especiales de la Policía Nacional Bolivariana, en Ciudad Tiuna, el pasado 8 de septiembre.

Caracas. No era la primera vez que Caraballo se enfrentaba a este organismo. En mayo fue detenido en el mismo lugar, por lo que sus familiares expresan que el tiempo de aparición de estos funcionarios es casi trimestral. El joven cumplió su mayoría de edad en agosto de este año, tenía siete hermanos, no estudiaba ni trabaja, pero formaba parte de la Misión Robert Serra en los operativos para tramitar el carnet de la Patria.

Los cuerpos policiales no le permitieron rendirse. Los policías son peor que cualquier malandro que uno se encuentra en la calle. Ninguno tiene credibilidad en ellos, asevera el familiar.

Caraballo fue asesinado en el apartamento de su cuñado, Freddy Bello, de 21 años, alrededor de las 5 de la mañana. Los efectivos de la FAES tumbaron la reja del apartamento, en el que apenas tenía una semana viviendo, sacaron a la esposa y a su niño de 3 años y gritaron: “Es una orden presidencial”. Seguidamente, los familiares escucharon disparos desde el cuarto donde los encerraron y cuando salieron, las víctimas ya estaban siendo trasladadas al hospital de Coche.

Bello vendía café en el centro comercial más cercano. Antes residía en el barrio San Andrés de El Valle, pero tras presiones de que le iban a quitar su apartamento, ubicado en un conjunto residencial de la Misión Vivienda, decidió mudarse a los edificios conocidos como Los Rusos, que se encuentran a solo metros de la instalación militar Fuerte Tiuna.

Al menos ocho personas fueron asesinadas en esta incursión de la FAES, en la que participaron 300 funcionarios. Asimismo, 23 personas fueron detenidas, y se realizaron 1200 visitas de verificación de inmuebles en las que incautaron 12 armas de fuego, 4 artefactos explosivos y 217 municiones.

La FAES acumula solo en Caracas cerca de 213 personas ultimadas entre mayo de 2017 y julio de 2018, de acuerdo con datos recopilados por el Monitor de Víctimas. Durante el período analizado, 56,5 % de las personas fallecidas tenían entre 16 y 29 años. La mayoría son de escasos recursos. Al analizar el detalle de sus profesiones u oficios, 239 de ellas tenían oficios de bajo nivel de formación, 70 estaban desempleadas o no se conocía su oficio, ocho eran estudiantes y solo dos eran profesionales.

Lee también
Empleados públicos se unen en protesta para rechazar homologación de tabuladores salariales

Jhonny Heriberto Blanco Mecía, de 36 años, fue otro de los asesinados en el último operativo y fue identificado como el supuesto jefe de la banda. Dejó una esposa embarazada y una hija de 13 años. Su mujer declaró que se desempeñaba como gruero. Los uniformados le colocaron a ella una bolsa negra para que no viera los hechos. Tuvo miedo por la vida de su bebé y también indicó que en mayo los mismos funcionarios irrumpieron en su apartamento.

Foto: Archivo


Participa en la conversación