Las claves del reconocimiento de Gustavo Tarre Briceño como representante de Venezuela ante la OEA

El pasado martes la Organización de los Estados Americanos aprobó una resolución en la que formalmente reconoce a Gustavo Tarre, enviado del presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, como el único representante de Venezuela ante ese organismo.

Caracas. El pasado martes la Organización de los Estados Americanos (OEA) aprobó una polémica resolución en el seno de la organización en la que reconocieron formalmente a Gustavo Tarre Briceño como único representante de Venezuela, acción que fue ampliamente rechazada por el gobierno de Nicolás Maduro y aplaudida por el presidente de la Asamblea Nacional (AN), Juan Guaidó.

La resolución en cuestión marcó un hito en la historia del organismo diplomático regional, el cual nunca antes —inclusive durante momentos de tensión como la expulsión de Cuba en el año 1962— había reconocido al representante diplomático designado por un jefe de Estado en funciones.

¿Qué dice la resolución en cuestión?

La resolución del Consejo Permanente de la OEA (CP/RES 1124) aceptó formalmente el nombramiento de Gutavo Tarre Briceño como representante diplomático de Venezuela ante ese organismo, lo que trajo como consecuencia inmediata el desconocimiento de los representantes diplomáticos venezolanos designados por Nicolás Maduro.

Como argumento para aceptar el nombramiento de Tarre Briceño, la CP/RES 1124 usa como base legal lo establecido en el artículo 80 de la Carta de la Organización de los Estados Americanos, el cual establece que cada gobierno de los Estados miembros de la organización tiene la atribución de acreditar a su representante interino.

Artículo 80 de la Carta de la Organización de los Estados Americanos 
El Consejo Permanente de la Organización se compone de un representante por cada Estado miembro, nombrado especialmente por el Gobierno respectivo con la categoría de embajador. Cada Gobierno podrá acreditar un representante interino, así como los representantes suplentes y asesores que juzgue conveniente.

De igual forma, se menciona el artículo 3 del Estatuto del Consejo Permanente de la OEA como base legal para la resolución CP/RES 1124, ese artículo en cuestión es el señala que, a la hora de designar un nuevo representante interino, el gobierno de cada país lo comunicará al secretario general de la organización.

Artículo 3 del Estatuto del Consejo Permanente de la OEA

El Gobierno de cada Estado Miembro comunicará al Secretario General el nombramiento de su representante, así como el nombramiento de los representantes suplentes y asesores y, cuando sea del caso, el de los representantes interinos. El Secretario General, por su parte, comunicará al Consejo Permanente cada vez que un Estado Miembro acredite un nuevo representante permanente ante la Organización.

Reconocimiento de la OEA a Juan Guaidó como autoridad de Gobierno

Lee también
Guaidó confirma presencia de noruegos en Venezuela y González dice que la pelota está en "la cancha del régimen"

Para poder aprobar la resolución CP/RES 1124 en el seno del Consejo Permanente, debía existir en la OEA un reconocimiento a Juan Guaidó como representante legítimo del Gobierno de Venezuela, es decir, desconocer a Nicolás Maduro como el legítimo presidente de la nación suramericana, algo que ya se había hecho con anterioridad en dos resoluciones distintas.

La primera resolución, emitida por la Asamblea General del organismo el pasado 5 de junio de 2018, estableció la postura de la OEA en torno a las elecciones presidenciales del pasado 20 de mayo de 2018 en Venezuela, las cuales la instancia calificó como ilegítimas al considerar que no contaron con la participación de todos los actores políticos en el país; que carecían de estándares internacionales, y que se habían llevado a cabo sin garantías necesarias de un proceso democrático.

Esa resolución, la AG/RES 2929, fue aprobada con 19 votos a favor, 6 en contra, 8 abstenciones y 1 ausencia, y abrió el camino para que una vez Nicolás Maduro tomara posesión el 10 de enero de 2019 como su “segundo mandato presidencial”, el organismo lo desconociera.

Eso fue precisamente lo que ocurrió el 10 de enero, cuando Maduro fue juramentado ante el Tribunal Supremo de Justicia y la OEA aprobó en el Consejo Permanente la resolución CP/RES 1117 en la que se acordaba no reconocer la legitimidad del mandato de Maduro y, en cambio, reconocer el carácter democrático de la Asamblea Nacional, y a Juan Guaidó, presidente del Parlamento, como la legítima representación del gobierno venezolano luego del 23 de enero.

¿Qué países votaron para aceptar el nombramiento de Tarre?

Lee también
Guaidó dictó línea: partidos, FAVL y voluntarios deben tomar las calles este fin de semana

La resolución CP/RES 1124, que reconoce a Gustavo Tarre Briceño como representante legítimo de Venezuela ante la organización, fue aprobada con 18 votos a favor, 9 votos en contra, 6 abstenciones y 1 ausencia.

Entre los países que aprobaron la resolución están 12 de los 14 miembros del grupo de Lima: Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucia. Los otros 6 votos fueron emitidos por: Bahamas, Ecuador, Estados Unidos, Haití, Jamaica y República Dominicana.

Por su parte, los 9 votos en contra fueron emitidos por: Antigua y Barbuda, Bolicia, Dominica, Grenada, México (Grupo de Lima), San Vicente y las Granadinas, Suriname, Uruguay y Venezuela (voto del representante de Maduro).

En relación a las abstenciones, los 6 votos fueron emitidos por: Barbados, El Salvador, Guyana, Nicaragua, San Kitts y Nevis, y Trinidad y Tobago. La única ausencia de la votación fue la de Belice.

Condena por parte del gobierno de Nicolás Maduro

El mismo día que Tarre Briceño fue reconocido por la OEA, la Cancillería bajo el mando de Jorge Arreaza emitió un comunicado en el que calificó la resolución como “criminal violación del Derecho Internacional y de la Carta de la OEA.

En el documento, el gobierno chavista dijo que el reconocimiento de Tarre Briceño fue llevado a cabo por un grupo de “gobiernos satélites de Washington” los cuales habrían dado aval a “un títere político designado por Donald Trump”.

“Se trata de una de las más infelices decisiones tomadas en la larga historia de desafueros jurídicos y políticos de esta Organización, y una vulgar instrumentalización del chantaje y la presión contra los Estados miembros para satisfacer los deseos de la política neo monroísta de Washington”, lee el texto.

Lee también
AN designó CEO para Citgo, creó comisión para la defensa de activos y manifestó su respaldo a la Constitución

En el comunicado, Venezuela reitera que no reconoce a Tarre Briceño como representante oficial y que por ese motivo no reconocería ningún compromiso bilateral o multilateral que se adoptara por parte de Tarre como representante venezolano en la OEA.

De igual forma, la postura oficial del gobierno de Nicolás Maduro es la de mantener en curso el proceso de salida del organismo iniciado en el año 2017 por el mandatario, este proceso se completaría formalmente el 26 de abril de 2019.

¿Quién es Gustavo Tarre Briceño?

El 22 de enero del 2019, la Asamblea Nacional aprobó en plenaria detener el proceso de salida de Venezuela de la OEA —iniciado por Maduro en 2017 y que culminaría el 26 de abril de 2019— y la designación de Gustavo Tarre Briceño como representante de Venezuela ante la OEA.

Tarre Briceño, de 73 años, es un exdiputado de la República, electo durante las elecciones parlamentarias de 1993. Durante su periplo por el poder legislativo fue electo como jefe de fracción de Copei para la cámara de diputados.

Como parte de su formación profesional, es abogado egresado de la Universidad Central de Venezuela y posteriormente realizó estudios de postgrado en Derecho Público y Administración en la Universidad de París. Durante casi dos décadas se dedicó a dar clases en la UCV hasta el año previo a las elecciones parlamentarias venezolanas.


Participa en la conversación