Martha Caicedo, de 75 años, fue encontrada con una soga en el cuello y con una funda de almohada en su cabeza, dentro de su vivienda ubicada en el barrio Isaías Medina Angarita. Vecinos sospechan de un hombre que vieron rondar varias veces por ahí.

Caracas. Con las manos atadas, una soga en su cuello y una funda de almohada en su cabeza hallaron el cadáver de Martha Caicedo, de 75 años, encima de su cama el pasado viernes 24 de febrero.

Una de sus hijas, Aida Jaramillo, forzó la puerta junto con un sobrino, tras no saber nada de ella desde el lunes 20 de febrero, cuando fue a su casa por primera vez, en el barrio Isaías Medina Angarita de Catia, y nadie le abriera la puerta. Regresó el miércoles 22 de febrero y aunque se cansó de tocar, no salió.

Con la muerte de Martha van 25 mujeres asesinadas en la Gran Caracas, según un conteo extraoficial de la prensa.

Preocupada, comenzó a preguntarles a los vecinos si habían visto a su madre y le dijeron que tenía días que no aparecía por esos lares, situación que les parecía muy rara porque siempre la observaban por las calles, bien fuera haciendo alguna compra, dando vueltas o visitando un comedor solidario cerca de su casa.

Sin embargo, el viernes 25 de febrero los residentes percibieron un olor putrefacto y cuando Aida volvió acompañada por su sobrino también lo notaron.

Como no tenían llaves de la vivienda acudieron al Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), subdelegación oeste, donde los funcionarios les indicaron que si eran parientes directos podían forzar la cerradura sin problemas, pero que si encontraban algún rastro de violencia, los llamaran, ya que sin veracidad no podrían iniciar una averiguación.

Y así fue. Ambos violentaron la cerradura y encontraron a Martha, quien había sido asesinada. Aunque estaba semivestida, sus parientes contaron que no tenía signos de violación.

No le daba llaves de su casa a nadie, por eso su hija no las tenía. Describieron que era muy severa y le costaba mucho confiar en personas extrañas. En una oportunidad incluso tuvo un inquilino en la vivienda y tampoco le dio copias.

Lee también
78 cadáveres fueron ingresados a la morgue durante asueto de Carnaval

No robaron nada, “¿qué de valor podría tener una anciana que vive en un barrio?”, dijo su hija. Su beneficio como pensionada y la ayuda económica que le brindaban sus hijos eran su único sustento, por eso presumen que lo único querrían quitarle sería el dinero de la pensión.

Sus vecinos sospechan de un sujeto que vieron rondar por la casa días atrás, en tres oportunidades. Estiman que quizás alquiló un cuarto nuevamente o alguna persona la captó en el comedor socialista que frecuentaba, puesto que allí se reúne toda clase de gente a comer, incluso hombres en situación de calle.

Funcionarios del Cicpc averiguan lo sucedido. Con el homicidio de Martha suman 25 las mujeres asesinadas en el Área Metropolitana de Caracas en lo que va de año, según un conteo realizado por la prensa de manera extraoficial.

Foto referencia: Mariana Mendonza


Join the Conversation