Mientras en Voluntad Popular critican el “recule” en la estrategia de la alianza, Jesús “Chúo” Torrealba señaló que hay partidos que privilegian su “interés electoral”.

Caracas. Varios son los dirigentes y expertos de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) que han admitido errores, de distinta naturaleza, en las últimas semanas. Sin embargo, dentro de la alianza tampoco parecen ponerse de acuerdo en cuanto a la vía para corregir las fallas y se siguen lanzando distintas —y a veces contradictorias— propuestas a la opinión pública, que de acuerdo con politólogos como John Magadaleno, confunden al electorado opositor.

La competencia entre los partidos, sacando cálculos electorales para unas eventuales elecciones presidenciales, parece ser el motor de las diferencias en el discurso. Es así que durante los últimos días se revitalizó la pugna entre Primero Justicia (PJ) y Voluntad Popular (VP) por reivindicar para sí la propuesta de un “revocatorio popular”, en el que se recojan firmas en contra del mandatario de manera que la gente exprese su voluntad de votar para salir de la crisis. Esta propuesta, en realidad, fue hecha pública por primera vez por el diputado de La Causa R, Américo De Gracia, quien la formuló en el Parlamento el 25 de octubre del año en curso.

Los cuestionamientos hacia la MUD vienen desde sus más altos cargos. El pasado domingo, el secretario ejecutivo de la Unidad, Jesús “Chúo” Torrealba, publicó un artículo titulado “¿Quiénes son los que de verdad le están dando oxígeno a Maduro?” en el que defiende la posición de mantenerse en la mesa de diálogo y suelta críticas veladas sobre la actitud asumida por algunos líderes de la alianza.

“Tenemos a individuos y partidos contradiciéndose (‘me siento, me paro, sigo, me voy, llamo a Miraflores, desconvoco a Miraflores’, etc.) por estar más interesados en preservar el interés electoral de sus parcelas que en el avance de la estrategia de todos, si eso sigue ocurriendo, ya usted sabrá quienes de verdad le están poniendo una bombona de oxígeno a la dictadura”, escribió.

Lee también
El “diálogo obligado" que atormenta a Miraflores y a la MUD

El viernes pasado, PJ llamó a recoger firmas “hasta debajo de las piedras” entre el 30 de noviembre y el 4 de diciembre para “defender el derecho al voto”. Posteriormente, el vocero de esa organización, Carlos Ocariz, aclaró que se trataba de una “propuesta” a la Unidad. Este lunes, el coordinador nacional encargado de VP, Freddy Guevara, también lanzó la proposición de ese partido indicando que se tiene que tratar de un “revocatorio popular” que sería administrado por un “tribunal especial” o “equipo de notables” que goce del respaldo de organismos internacionales como la Organización de los Estados Americanos (OEA) o la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur). “Esto no puede ser un ejercicio simbólico, debe ser para lograr un objetivo: la legitimación popular de la salida de Maduro”, señaló.

Guevara apuntó que la recolección de firmas debe superar los 7,5 millones de votos obtenidos por Maduro en 2013 y con esto en mano la Asamblea Nacional (AN) debe avanzar en el “juicio político” contra el Presidente y declarar su “abandono del cargo”, para luego convocar a elecciones en 30 días. ¿Cómo lograr que otros poderes acepten esto? “Sólo el pueblo en la calle con decisión pacífica y firme puede hacer valer las determinaciones de la AN”, indicó el parlamentario de Voluntad Popular, quien agregó que esta vez la estrategia planteada debe ser “sin recule”, en referencia a la decisión de la oposición de suspender el llamado juicio político contra Maduro y la marcha al palacio Presidencial.

En su artículo, “Chúo” Torrealba, en cambio, señala que fue un “error” convocar la movilización a Miraflores: “Hay que superar el infantilismo demagógico de estarle diciendo al país que ‘el próximo jueves, el martes siguiente, la quincena entrante’ tendrá lugar la famosa ‘batalla final’. Esos ultimátum hasta ahora no han servido para impactar al Gobierno sino para afectar a la oposición, ilusionándola primero y frustrándola después. Esta lucha va a durar lo que tenga que durar, repetimos. Pero durará menos si en esta nueva y terminal fase de la crisis política nos mantenemos unidos y coherentes, es decir, si lo que hacemos en un escenario (por ejemplo: la calle) fortalece y respalda lo que hacemos en otro (por ejemplo: el diálogo) y viceversa”.

Consultado sobre estas críticas, Guevara recordó que el anuncio de ir a Miraflores fue hecho por el gobernador Henrique Capriles. “Es injusto decir que fue María Corina Machado”. Agregó que es necesaria una “reflexión” interna dentro de la alianza opositora para evitar las contradicciones en el discurso. También indicó que los partidos deben hacer un llamado de “amplitud” para que sectores sociales como los sindicatos, las ONG, las academias y los sectores productivos participen en la toma de decisiones. “Debemos plantear una sola ruta, no es posible que se hable de cinco fechas distintas, tiene que haber una sola propuesta”, expresó.

Foto: Cristian Hernández



Participa en la conversación