Tres motociclistas fallecen arrollados en Nochebuena y los conductores se dan a la fuga

Tres motociclistas murieron en la capital tras ser arrollados por conductores que huyeron de la escena. El último informe del Observatorio de Seguridad Vial arrojó que 9 de cada 10 siniestros en el país son atribuibles a acciones u omisiones del conductor.

Caracas. La víspera de la Navidad dejó tres motociclistas fallecidos en las calles de la capital debido a la irresponsabilidad de los conductores al momento de circular por las vías públicas. Así lo aseveran los familiares de los difuntos.

Jhostin Nazareth Llovera fue el primero, de acuerdo con las denuncias que recibió Crónica.Uno. Tenía 18 años y acababa de culminar el bachillerato. Vivía en Catia junto con sus dos hermanos menores y su mamá. El 23 de diciembre salió de su casa a finales de la tarde para realizar unas diligencias en su moto. Tomó rumbo hacia la vía de Carapita, donde fue arrollado por una camioneta Machito blanca, marca Toyota a las 6:30 p. m. Inmediatamente fue auxiliado por un policía —se desconoce a qué cuerpo pertenece— quien lo trasladó hasta el Hospital Pérez Carreño, ya que la persona responsable del accidente se dio a la fuga, señaló su primo. La familia Nazareth Llovera pasó la Nochebuena en este centro hospitalario. Pero la noche siguiente recibieron la mala noticia. El joven murió el 25 de diciembre, a las 10:30 p. m. por traumatismo craneoencefálico y politraumatismo.

Por su parte, Víctor Joel Montilla Torres, de 25 años, también fue arrollado por un vehículo mientras manejaba su moto por la Planicie, Catia, sector donde también residía, el 24 de diciembre a las 10: 30 p. m. Este joven también murió a las 3:30 a. m. del día 25 en el Pérez Carreño por múltiples lesiones y traumatismos, según comentó su mamá, quien agradece la ayuda de un “buen samaritano”, ya que el conductor responsable huyó de la escena. Desconocen el modelo o marca del vehículo.

El tercer caso que constató Cronica.Uno fue el de Alexis Hernández, de 53 años. También un motociclista. Manejaba en compañía de su esposa, de 49 años, desde Charallave hasta Caracas para visitar a sus hijos y otros familiares, narra su hermana. A las 12:30 p. m. fue arrollado en la autopista Valle-Coche por un conductor de 19 años, quien se encuentra detenido en la sede del Instituto Nacional de Transporte Terrestre (INTT) en El Llanito. El responsable del siniestro, de acuerdo con los familiares del fallecido, será presentado la tarde de este 26 de diciembre ante tribunales. Manejaba un vehículo Chery, marca Arauca.

Estaba en el último estado de la ebriedad. Nadie puede manejar así y debe estar preso, asegura la mamá de Hernández. Por su parte, la esposa del fallecido resultó herida con fractura de clavícula y se encuentra de reposo en su hogar, luego de que fue atendida en el Pérez Carreño.

El último informe del Observatorio de Seguridad Vial de 2017 arrojó que 9 de cada 10 siniestros en el país son atribuibles a acciones u omisiones del conductor. “La inobservancia de las normas, en especial, los límites de velocidad, destaca como primera causa específica”, apuntan.

Igualmente, establecen que en cualquier estudio sobre factores situacionales en conductas que se constituyan como faltas o delitos, la presencia o ausencia de vigilancia es un factor a tomar en cuenta. En su última evaluación de vehículos involucrados en siniestros viales con fallecidos, en el que estudiaron 1536 casos, 226 no determinaron vehículos, lo que atribuyen a muertes por arrollamientos donde los perpetradores abandonaron el sitio del suceso utilizando sus propios vehículos. Esta cifra representa un 15 % del total.

Por otro lado, la investigación muestra una tendencia al incremento de la frecuencia de los siniestros fatales en la medida en que avanzan las horas del día, y en especial las de la tarde y las primeras tres horas de la noche. Para 2016 y 2017, estas fueron las que obtuvieron los mayores registros de accidentes con fallecidos. Luego de las 9:00 p. m., la cifra desciende y en la madrugada vuelve a incrementarse. De hecho, el lapso entre las 3:00 a. m. y 6:00 a. m. totalizó el segundo mayor registro de toda la serie.

En este lapso los excesos de velocidad se conjugan con la ausencia de vigilancia policial en las vías y otros factores, como pueden ser la mayor presencia de personas que manejan bajo la influencia de la ingesta de drogas (lícitas o ilícitas) y una mayor vulnerabilidad a las deficiencias de las vías públicas: mala iluminación, huecos, derrumbes, fallas de borde, etc, concluyen.

Lee también
En operativos de las FAES resultan muertos trabajadores del CLAP y Plan Chamba Juvenil

Participa en la conversación