Instituciones sin fines de lucro denunciaron que la percusión política y las restricciones de recursos por parte del Gobierno obligan a esas organizaciones a trabajar desde la “clandestinidad”.

Caracas. Organizaciones civiles como el Grupo Social Cesap, Civilis, Cecodap, Transparencia Venezuela y Sinergia aseguran que la coordinación ciudadana “logrará la reconstrucción de la democracia en el país”, a través de la formación de jóvenes de distintos sectores sociales, económicos y políticos.

Durante el foro de la sesión de apertura de la “Experiencia Vivencial del programa de formación de jóvenes en liderazgo Lidera”, en su octava cohorte, integrantes de las distintas instituciones discutieron las incidencias de la red de ONG en Venezuela, y el impacto que generan ante organismos internacionales.

Gregory Rondón, director de formación en la Fundación Futuro Presente, expresó que su organización intenta formar jóvenes líderes de distintos sectores y en diferentes áreas como: liderazgo estudiantil,  social, político y empresarial. Rondón detalló que esta  iniciativa desde hace ocho años cuenta con el apoyo de instituciones académicas como el Instituto de Estudios Superiores de Administración (IESA), la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) y la Universidad Metropolitana (Unimet).

El vocero señaló que el objetivo es ofrecer distintos programas que reúnan a estos “actores” y brindarles herramientas para promover el impacto de su liderazgo en cada una sus áreas de acción. “Fortalecemos el liderazgo de los alumnos a través de herramientas sólidas que distintos profesores ofrecerán durante la primera y segunda fase del programa que dura un año”, dijo.

En el encuentro, las ONG explicaron a los jóvenes el surgimiento de sus organizaciones ante las coyunturas actuales del país, y también hicieron un llamado a todas las personas a que se mantengan creando “espacios para la defensa de los derechos de la población venezolana”.

Mildred Rojas, encargada de Estrategia Jurídica de la organización Transparencia Venezuela, comentó que le explicarán a los jóvenes la importancia de la transparencia en la gestión pública, así como la fortaleza en las instituciones.

Para poder lograr que en Venezuela exista desarrollo, exista justicia, y no reine la impunidad, creemos que lo más importantes es que quienes nos dirigen estén claros de la importancia de la independencia de los poderes públicos. De igual forma, se debe garantizar a los ciudadanos el suministro de la información y las rendiciones de cuentas, expresó.

Lorena Liendo, de la asociación civil Sinergias, destacó que ante la coyuntura política las organizaciones intentan establecer vínculos y alianzas entre sus pares, para afrontar los graves problemas del país. “Simplemente organizándonos se elevan las probabilidades de tener éxito al querer lograr un bien en la sociedad, por eso es importante asociarnos”, expresó.

Denunció que las 500 instituciones independientes al Gobierno presentan graves deficiencias en áreas de financiamiento económico.  “Actualmente estamos en una situación bastante grave, las organizaciones que tienen acceso a ciertos recursos deben autocensurarse, limitarse, disminuir sus acciones y seguir que lo dice el Estado”, aseveró.

Los defensores de Derechos Humanos señalaron que las ONG nacen por el contexto social y político del país, en el cual, el papel de la sociedad civil estaba constantemente atacado desde el Estado, y se vio en la necesidad de crear espacios de autonomía que tenían las organizaciones.

Diana Vegas, integrante del Grupo Social del Centro al Servicio de la Acción Popular (Cesap), detalló que ante la deslegitimación de los organismos del Ejecutivo, las incidencias de violaciones de derechos, la falta de respuesta de la instituciones venezolanas, se vieron en la necesidad de salir al exterior para obtener algún tipo de respuesta y así forzar al Estado a cumplir con sus obligaciones.

Más de 100 organizaciones independientes presentamos 50 informes de Derechos Humanos para el Examen Periódico Universal (EPU), pero el Estado presenta 500 informes de otras instituciones como consejos comunales y organizaciones que no se les conoce ni su procedencia y mucho menos el origen de esa información, subrayó.

Carlos Trapani, coordinador general de Cecodap, acotó que desde su organización se han precisado casos importantes sobre las deficiencias en áreas básicas como la salud y la alimentación de los niños en el país.

En nuestra organización hemos tenido muchos casos, unos más graves que otros. El hecho de que no se publiquen datos oficiales del índice de desnutrición de niño es una señal de alarma. A lo largo de los años hemos luchado porque se le dé la importancia que los niños requieren, y no que se traten como un caso aislado. Esto es lo que hoy venimos a transmitir en este encuentro, que las ONG seguimos trabajando por la sociedad”, expresó.

Cristyn Quiroz, coordinadora de Civilis DDHH, también precisó que la mayoría de las ONG que tienen iniciativas adversas al Gobierno presentan grandes restricciones en los recursos.  “Cada vez las organizaciones estamos más restringidas, más estigmatizadas, y perseguidas”

Quiroz detalló que todo el “proceso restrictivo” ha llevado a los organismos a crear alianzas junto con las demás organizaciones. A su juicio, su función primordial estará “ligada al bienestar de las personas y no perder el objetivo. Cada vez necesitamos tener más organizaciones, los jóvenes emprendedores pueden convertirse en los futuros agentes de cambios para la sociedad”, expresó.

Criminalización y persecución de las ONG

Ante la persecución, hostigamiento, e intimidación a los representantes de las organización en defensa de los DDHH aseguraron que trabajarán “desde la clandestinidad” y se mantendrán ejerciendo su labor a favor de los ciudadanos y en respaldo a salvaguardar sus derechos.

La coordinadora de Civilis DDHH, sostuvo que la detención de personas que disienten de la política ahora están experimentadas en el mundo de las ONG como es el caso de Carlos Graffe y Yon Goicoechea que han sido “defensores de los derechos por el ejercicio tanto para la participación política y la defensa de los derechos humanos” y actualmente se encuentran privados de libertad.

“Cada día vemos más la intimidación, criminalización y persecución. A medida que empeore tendremos que irnos a la clandestinidad o trabajar desde las fronteras, pero jamás abandonando a las personas porque lo peor que puede pasar es que desaparezcan las organizaciones”, recalcó.

Denunciaron que a la hora de hacer un registro oficial de alguna organización en el “documento constitutivo”, se les obliga a eliminar palabras como “democracia”  y “derechos humanos”. “Hay organizaciones que han decidido actuar sin algún tipo de registro formalizado”, agregó.

Explicaron que han identificado patrones de intimidación por parte del Estado como “el miedo como política” y la “crueldad como rutina”, “cada vez aplican más detenciones arbitrarias en varios sectores, todas estas acciones están destinadas a generar miedo a las organizaciones”, aseveró.

Precisaron que están estableciendo protocolos de seguridad, modalidades de organización para las demás instituciones en áreas de protección a personas, estrategias concretas para enfrentar la adversidad actual.

Hicieron un llamado a toda la población que desde las ONG se continuarán trabajando y se seguirán preparando ante las circunstancias. La adversidad no es eterna, esto se va acabar y como ejemplo tenemos muchos países de la región que han pasado por situaciones peores que la nuestra y hoy en día son grandes potencias mundiales”, resaltaron.

Foto cortesía: Gabriela Torrealba



Participa en la conversación