La presidenta de la Federación Nacional de Sociedades de Padres y Representantes, Nancy Hernández, aseguró que “no se cumplió en líneas generales con el PAE ante la falta de dotación previa”. Expresó que hoy las escuelas van a planificar si existe la posibilidad de comprar de los alimentos.

Caracas. La alegría y el entusiasmo que el ministro de Educación, Elías Jaua, señaló en sus redes sociales por el regreso a clases, no se reflejó en las escuelas. Unas no iniciaron actividades por remodelación, otras no contaron con el Programa de Alimentación Escolar (PAE) y a los docentes y alumnos se les dificultó llegar a las aulas por la falta de transporte.

La presidente de la Federación Nacional de Sociedades de Padres y Representantes, Nancy Hernández, aseguró que “no se cumplió en líneas generales con el PAE ante la falta de dotación previa”. Expresó que hoy las escuelas van a planificar si existe la posibilidad de compra de los alimentos.

La ONG Consenso Educativo publicó en su cuenta Twitter que directivos de escuelas y colegios reportaron que no hay alimentos en las instituciones y la asistencia fue normal. En el llamado a clases Jaua garantizó el PAE.

En Trujillo, según informó la presidente del Colegio de Profesores, Ghioconda Pérez, la escuela José Luis Faure Sabaut de la parroquia La Puerta y el Liceo  Bolivariano Régulo Burelli Rivas del municipio Valera no contaron con el servicio de alimentación: El inicio del año escolar arrancó sin comida. En Valera ningún plantel tuvo el PAE. Hasta las 10:00 a. m. tuvieron clases los estudiantes de la escuela María Columbus por no tener comedor. “Es muy fácil llamar a clases con alegría cuando él [Elias Jaua] no sufre las penurias del pueblo de a pie, agregó Pérez.

Por una perversa tradición nunca arranca con el servicio de alimentación en las escuelas, pues deben estar abiertas la semana anterior y para recibir los insumos. El agravante es que ahora no hay alimentos, desde el año pasado hemos tenido más interrupciones porque ha fallado la entrega. Y es que así las escuelas hubiesen estado abierta antes del reinicio de clases, no necesariamente hubiesen conseguido la comida”, explicó la especialista en políticas públicas en educación y miembro de la Asociación Civil Asamblea de Educación, Olga Ramos.

Para Ramos, el panorama que se avecina es que en “los próximos días no se va a poder conseguir los insumos completos para garantizar las comidas en las escuelas” ante la situación de escasez en el país. También señala que el sistema está diseñado para que cuando lleguen los alimentos a Pdval se comuniquen con la zona educativa y estos a su vez llamen a las escuelas para que los busquen: “La escuela tiene que conseguir un transporte con ciertas condiciones para que traslade los alimentos. En la mayoría de los casos ese transporte es alquilado con una ‘vaca’ que hacen los maestros y padres”.

La llegada de los docentes y estudiantes a las instituciones también se dificultó debido a las fallas en el servicio de transporte escolar y público: “El año pasado muchas familias tenían problemas para enviar a los niños a clases porque estaban sin transporte escolar y dependían del público, pero ahora con las unidades están sin repuestos, las personas no tienen dinero para cubrir el costo del pasaje o no cuentan con efectivo, la situación se agrava”, aseveró Ramos. En noviembre el presidente Nicolás Maduro aprobó 217 millones de bolívares para el subsidio del pasaje estudiantil por lo que restaba de año. “No se ha dicho nada para extender el beneficio en 2018”, dijo Ramos. 

Lee también
Escuela Bolivariana Julio Calcaño de Petare estará sin clases hasta enero por remodelación

Sin clases por infraestructura

Desde el 28 de noviembre pasado, la Escuela Bolivariana Julio Calcaño ubicada en el Barrio El Carmen de Petare suspendió clases por remodelación. Les informaron a los representantes que se reintegrarían en enero, pero no sucedió. “Por medio de un mensaje dirán si mañana [9 de enero] comienzan. Aún está en reparación la institución”, manifestó una representante que prefirió no identificarse.

En diciembre, el Ministerio de Educación convocó a una jornada de trabajo voluntario y mantenimiento preventivo —”Esta es mi escuela”— en las instituciones. De acuerdo con el organismo, se atendieron 18.000 planteles. Para este mes está agendado otro.

Para Ramos, el Ministerio lo que ha hecho es trasladar los costos de mantenimiento a las familias y docentes de la comunidad, dado que está sustentado en el trabajo que estas personas puedan hacer.

El sistema educativo requiere de un programa de reparaciones y construcción de nuevas escuelas. El Ministerio ha ido desmantelado lo que existía anteriormente, con la Fundación de Edificaciones y Dotaciones Educativas (Fede) se contaba con un presupuesto que permitía realizar esos trabajos. Hay escuelas que necesitarán cambiar un bombillo, una limpieza profunda, pintar. Todo eso debería estar presupuestado por el ministerio de manera permanente. Otras reparaciones en áreas con fisuras que no se puede hacer en un fin de semana. Por eso todavía hay escuelas que están paradas.

Hernández advirtió que el reciente aumento salarial decretado “pone en riesgo a muchos planteles privados porque no hay posibilidad de que puedan cubrir la remuneración a los docentes, dado que cualquier aumento de matrícula es una decisión de padres, representantes y directiva”.

Foto: Cristian Hernández  



Participa en la conversación