Se pudrieron 7000 kilos de carne en el mercado Las Pulgas de Maracaibo por falta de luz

Algunos ciudadanos aprovechan para comprar la proteína descompuesta más barata.

Maracaibo. El hedor en el mercado popular Las Pulgas, en pleno casco central de Maracaibo, amaneció este martes al mismo nivel de la impotencia que sienten los comerciantes que lo perdieron todo, por las fallas eléctricas que se registran desde el pasado jueves en la región, tras la explosión en el cable sublacustre del coloso. A las 10:00 de la mañana los mayoristas y pequeños comerciantes ya contaban seis días sin servicio eléctrico en el mercado.

María González recorría los pasillos oscuros e inundados de aguas negras de Las Pulgas con 300.000 bolívares en efectivo que resguardaba empuñados en un bolsillo de su manta guajira. Olía los trozos de carne ya verdosa y preguntaba el precio: “¿A cómo está esta?”. La respuesta no bajaba de 500.000. Siguió caminando hasta una mesa donde Freddy ofrecía pellejos de res a 150.000 bolívares el kilo. “Están un poco pasados”, dijo la mujer con acento wayúu, que no dudó en recibir la bolsa para comenzar a escoger. Olía cada pedazo de cuero y apartaba “los mejores” para completar dos kilos.

No es la primera vez que compro carne fea. Esta está podrida, pero me la voy a llevar así porque tengo dos nietos pequeños que mantener, mi hijo no tiene trabajo. Cuando llegue le echo vinagre con limón y agua caliente, después la guiso y nos la comemos sola porque no tengo para comprar yuca ni arroz, hoy hay que aprovechar”.

María González huele los trozos de cueros antes de comprar dos kilos para alimentar a sus nietos

Del otro lado, los comerciantes hacían todo lo posible por salvar lo poco que quedaba. Juan Azuaje se armó con una bolsa de sal para preparar 300 kilos de carne de res que aún no cambiaba de color. La estoy salando para llevarla a Cabimas, que allá se va menos la luz y no perder tanto. No sé cómo le voy a pagar a los mayoristas porque perdí casi todo, en total seis reses, tres cerdos y 570 pollos.

Carne salada para trasladar a Cabimas

Víctor Chourio, presidente de la Asociación de comerciantes de Las Pulgas, contabiliza, hasta este 14 de agosto, 7000 kilos de carne de res perdidos por falta de refrigeración. Denunció que los comerciantes están en una situación crítica que merece la mirada del gobernador Omar Prieto.

“Que alguien nos diga como pagamos todo lo que perdimos porque ni el gobernador ni Corpoelec dan la cara”.

El olor es insoportable

Desde el pasado jueves a las 12 del mediodía no hay servicio eléctrico que permanezca por más de dos horas en el mercado. Luz Navarro, comerciante desde hace más de 20 años en los pasillos del mercado popular más grande de Maracaibo, con pesar contó:

Perdí 10 reses, las boté porque no voy a vender eso así.  Estoy cargando ese camión para que se lleven eso de aquí. A cada res se le sacan 300 kilos de carne, o sea que perdí 3000 kilos y cada uno lo vendo en cinco millones, saca la cuenta. Ahora no sé cómo recuperarme porque no tenemos fecha de que llegue la luz”.

Por su parte, Jorge Vílchez perdió ocho cerdos y siete reses. “Estoy rematando lo que se puede. Algunos no compran porque tampoco tienen luz en su casa y otros se la llevan así, y si no, se me perderá. Buena, la carne se vende aquí en 7,5 millones la de segunda y en nueve la de primera, pero con este problema la dejamos a mitad de precio.

Lee también
Pescadores del lago de Maracaibo miran de nuevo la muerte de frente
Comerciantes rematan la carne de segunda en mal estado

Me matarán los mayoristas, pero les pagaré poco a poco. No podemos hacer nada. En la casa se me perdió el salado también, seis kilos, además de un congelador, dos aires y una nevera”.

Caos

En varias zonas de Maracaibo los vecinos ya suman 96 horas sin servicio eléctrico, por lo que han decidido cerrar calles y avenidas principales como La Padilla, La Limpia y Circunvalación dos en forma de protesta. Mientras tanto, los servicios de telefonía fija y móvil presentan intermitencia al igual que los puntos de venta. En varios sectores del oeste desde hace seis días no llega el agua y comenzó a fallar el gas doméstico.

Fotos: Mariela Nava


Participa en la conversación