En varios municipios no hay servicio de telefonía ni punto de venta.

Maracaibo. Los zulianos dejaron de contar la duración de las fallas eléctricas en horas, ahora se cuenta en días. La impotencia y el calor se hacen presentes desde hace ya más de 40 horas en varias zonas del estado, como Maracaibo, San Francisco, Machiques, La Villa del Rosario y la Costa Oriental del Lago.

Las noches son interminables para los ciudadanos, quienes deben lidiar con la plaga y el sofocante calor que ha llegado a los 38 grados.

Hace cuatro días que no prendo la nevera; desde el problema en el puente, ahí comenzó la fiesta, el prende y apaga, porque al principio vino la luz y después comenzaron los bajones hasta que se fue por completo. Ayer vino por tres horas, pero no pude prender nada porque no había suficiente voltaje, ya después se volvió a ir y no ha vuelto”, comentó Carlos Espinosa, maestro del municipio San Francisco.

En las zonas del oeste de Maracaibo es peor, según relata Roberto Zambrano.

“Esto da mucha rabia porque uno se parte el lomo todo el mes para comprar sus cosas y pasa esto. Se me pudrió un kilo de queso, la mortadela se puso verde y (también) dos kilos de hueso rojo, que era lo que tenía para la comida de esta semana. El agua nos la tomamos caliente y poquita porque casi no hay. Y para dormir, bueno, tengo tres noches soplando a mis hijos con un cartón porque no se puede, aquí ya uno no puede sacar las colchonetas para el frente porque te atracan”.

Incomunicados

Desde hace tres días las comunicaciones también fallan en el Zulia. No hay Internet ni servicio de telefonía fija. La situación ha puesto en jaque los comercios, que aún no tienen planta eléctrica.

Yo cerré porque no tengo planta y sin punto de venta es difícil. Tenía un punto inalámbrico que funciona con el teléfono, pero la señal es muy mala. Por aquí muchos han cerrado, yo no soy el único”, comentó Franco Urdaneta desde el mercado periférico de La Limpia.

La madrugada de este domingo, nuevamente, los zulianos se trasnocharon. Hoy la preocupación es que mañana lunes la mayoría debe ir a trabajar sin haber descansado correctamente. Mientras lloraba porque su nevera no soportó un bajón eléctrico, Raquel Sánchez dijo:

“Esto no es de Dios, a que santo le robamos la limosna, Dios santo. Ahora cómo arreglo la nevera si uno medio come. Mañana tengo que ir a trabajar y no he dormido nada, no he lavado el uniforme, no puedo hacer nada”.

Los Olivos, San Miguel, Sabaneta, La Picola, Amparo, Santa Rosa, San Isidro, Cuatricentenario, Valle Claro, Lomas del Valle, La Rosaleda, La Floresta, La Curva de Molina, El Milagro, Zapara, Belloso, Sabaneta, San Francisco, Circunvalación dos, Francisco de Miranda, Circunvalación tres, son algunos de los sectores afectados hasta ahora por la falta de servicio.

Irama Villalobos, vecina de Circunvalación dos, afirma que desde el jueves a las 10 de la noche vive un calvario, pues, sin el servicio de luz, el calor es infernal. “Desde el jueves estamos comiendo arepa con mantequilla. Mi hermana acaba de salir a ver qué consigue porque todo está cerrado”.

Lee también
Se hunde el sector productivo del Zulia por los apagones

Madre de un niño, asegura que este puede comer con más variedad, ya que tienen cambures y papas con las que le hace puré. Además, aún toma leche materna. Aguantaremos hambre nosotras, pero el niño no.

Para paliar el calor, señala que usa una carpeta como ventilador para espantar los zancudos y ayudar al hijo a dormir. Le echo aire con una carpeta hasta que el cansancio me gana. Lo acuesto a dormir con puro pañal, dijo.

 Este domingo la ciudad luce desolada en los sectores donde no hay servicio, mientras que donde hay luz es un caos para comprar alimentos no perecederos.

“La gente se lleva pan, queso, jugos, salsa para guisos, cosas así porque no hay luz para hacer nada”,  afirma la vendedora Laura Silva.

Protestas se adueñan de las calles

Este sábado vecinos de varios sectores de la ciudad de Maracaibo tomaron las calles para protestar por la falta de servicios. Quemaron cauchos y obstaculizaron el paso por la Circunvalación uno, San Jacinto, Las Tarabas, Ciudad Lossada, vía a La Concepción y Maicaito.

Algunos salieron a protestar, quemando cauchos para obstaculizar el paso de vehículos

Sin respuesta

La Corporación Eléctrica Nacional publicó su último tuit a las 6:00 de la tarde del viernes, en el que indicó: En proceso, personal operativo restablece progresivamente el servicio eléctrico en los circuitos afectados por el acto de sabotaje.

De acuerdo con las autoridades, las fallas en el servicio eléctrico se deben a que las líneas de 400 y 230 kilovoltios, que atraviesan el lago de Maracaibo y trasladan la energía que proviene del Guri, quedaron fuera de servicio con el incendio que se registró en el Puente General Rafael Urdaneta en la mañana del pasado viernes; hecho que el ministro de Energía Eléctrica, Luis Motta Domínguez, calificó como un “evento inducido”.

“Ya basta tenemos que decir los zulianos”

Con esta frase, la diputada Nora Bracho desmintió ayer sábado al ministro, aconsejándole que si no podía solventar el tema eléctrico, pusiera el cargo a la orden de los expertos que sí saben cómo solucionarle el problema a los zulianos.

“Ya basta de excusas burdas, aquí lo que sigue pasando es que la corrupción, la ineficiencia y la negligencia han acabado con el sistema eléctrico en todo el país. El Zulia es la cola del sistema interconectado y, por eso, sufre las de Caín”, aseguró la presidenta de la Comisión Permanente de Administración y Servicios de la Asamblea Nacional.

Bracho indicó que expertos eléctricos aseguran que el incendio fue producto de no realizar las pruebas antes de energizar, por lo que la sobrecarga de voltaje volvió a dañar el cable reparado, pero en otro extremo.

Con información de Ana Barrera / Fotos: Cortesía.


Participa en la conversación