Aunque el Banco Central de Venezuela sugirió mantener la pieza por 50 días, Maduro aprobó el decreto por un mes.

Caracas. El pasado 11 diciembre, el presidente Nicolás Maduro ordenó retirar el billete de 100 bolívares en 72 horas, porque “las mafias” se estaban llevando ese papel moneda, pero a los pocos días decidió mantener la vigencia de la pieza y este viernes aprobó una quinta prórroga.

El Jefe de Estado en su programa “La Hora de la Salsa” firmó el decreto para extender hasta el 20 de abril la vida de los billetes de 100, sin embargo, el plazo es menor al sugerido por el Banco Central de Venezuela (BCV).

En días pasados, el presidente del BCV, Ricardo Sanguino, indicó que le había entregado un informe al vicepresidente Tareck El Aissami en el que se contemplaba un plazo de 45 a 50 días para ir sacando de circulación la pieza de 100 bolívares, y planteaba que el proceso de retiro fuera de manera progresiva.

El funcionario recomendaba que no se podía dejar fuera a ese papel moneda de una sola vez, “porque ahora lo que hemos recibido son los billetes de altísima denominación y esto nos puede impedir el menudeo”.

Lee también
En febrero el BCV colocó más billetes de 100 que piezas nuevas

Las piezas del nuevo monetario, que son de 500, 1000, 2000, 5000, 10.000 y 20.000 bolívares, continúan llegando de a poco y las cifras oficiales evidencian que la incorporación es lenta.

Los datos del BCV muestran que entraron en circulación 2 millones de billetes, de esa cantidad, apenas 100.000 fueron piezas de 500 bolívares, mientras que 1,9 millones fueron billetes de 100 y 50.

En el primer bimestre fueron puestos a circular un total de 273 millones de piezas, de ese monto, solo 33 % fueron piezas de 500, 5000, 10.000 y 20.000.

Maduro sostuvo que le ordenó al ministro de Interior, Néstor Reverol, revisar el proceso de adaptación de los cajeros automáticos a los nuevos billetes. Pero los bancos todavía no han recibido las instrucciones.

La razón 

Cuando el primer mandatario decidió dejar fuera de circulación el billete de 100 de bolívares, la crisis de efectivo se agudizó y en el interior del país hubo protestas que terminaron en saqueos y muertes.

A los días, Maduro insistió en que la medida era para atacar a las “mafias”, pero también admitió que necesitaba los billetes para pagar las pensiones.

El 9 de enero, expresó durante una alocución que “en el momento en que decidí dar 72 horas como medida radical para el reingreso de los billetes de 100 bolívares no teníamos piezas ni para un día de funcionamiento. Había 18 millones de billetes de 100 y debíamos pagar 120.000 pensiones y teníamos para pagar 600 (…) En 72 horas el Gobierno logró recoger 80 % de los billetes de 100 del país, un total de 5000 millones de billetes, ahora tenemos en circulación 1700 millones y 3300 millones están en sus bóvedas. Recapitalizamos los bancos”.

Entre noviembre y diciembre, las remesas enviadas por el BCV a las instituciones financieras fueron insuficientes para atender la demanda, que se disparó por el gasto del Gobierno y el salto en los precios. De hecho, las cifras del Central muestran que en 2016 la emisión de billetes creció 58 %, mientras que la inflación fue más de 400 %, de acuerdo con los cálculos de las firmas económicas.

Foto: Mariana Mendoza



Participa en la conversación