La encuesta de Venebarómetro señala que para 75,5 % de los ciudadanos el principal problema del país es el desabastecimiento.

Mayela Armas/@mayearmas

Caracas. Iris Rivero es una docente que vive en Puerto Ayacucho (estado Amazonas) cuyo ingreso de 20.000 bolívares se queda corto frente a la escalada de los precios. Ha dejado de cenar para rendir los pocos alimentos que consigue para sus hijos: “Antes con 5.000 bolívares adquirías algo, ahora casi nada. Todo está muy caro”.

Al igual que esta maestra cada vez más venezolanos recortan las comidas por la inflación y la escasez. La encuesta de Venebarómetro al mes de junio muestra que 44 % de la población come menos de dos comidas al día. Esa cifra refleja que el número de familias que se sacrifica crece, porque en abril era 30 %.

Esto contrasta con lo indicado por el ministro de Planificación, Ricardo Menéndez, quien aseveró la semana pasada que 94 % de la población se alimenta tres veces al día o más.

Iris relata que le cuesta encontrar los productos de primera necesidad y agrega que lo que aparece en los comercios es costoso, razón por la que redujo sus comidas. “Lo que una gana con el trabajo es para sobrevivir”, alegó.

Los datos reflejan más. En abril, 13 % de los ciudadanos comía una vez al día, en junio fue 17 %. La encuesta detalla que en el Oriente del país es donde las familias se alimentan peor.

La crisis alimentaria responde a las distorsiones de la economía producto del modelo de controles impuesto por el Gobierno. Actualmente, las industrias operan a menos de 40 % de su capacidad por la disminución en la entrega de dólares que impide adquirir la materia prima y la maquinaria que se requiere para producir, y por el control de precios que obliga a vender los artículos por debajo de su costo de elaboración.

Lee también
18 aragüeños aún permanecen en un refugio en San Fernando de Apure desde junio

Esta situación se evidencia en una severa ausencia de bienes en los anaqueles, que Datánalisis calcula en 82 %. De hecho, Venebarómetro revela que para 75,5 % de los venezolanos el principal problema es el desabastecimiento, seguido de la inseguridad (70,7 %) y el alto costo de la vida (44 %).

Aunque no hay datos oficiales, los precios siguen disparados por la baja oferta de bienes y la inyección de bolívares en la economía. En junio la canasta alimentaria llegó a los 184.072,39 bolívares y en 12 meses aumentó 760,8 %, según el Cenda (Centro de Documentación y Análisis para los Trabajadores).

Por ese incremento en los precios de los alimentos, la remuneración básica de los venezolanos —que es 15.051,15 bolívares— resulta insuficiente. Con ese ingreso apenas se puede adquirir un 8 % de la canasta, hace un año se compraba 31 % de la cesta.

Las protestas

La molestia aumenta. La encuesta de Venebarómetro de junio indica que 39,8 % de los consultados está dispuesto a salir a protestar por la escasez. En febrero era el 22,8 %.

El Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (OVCS) detalló en un informe el incremento de los reclamos. En la primera mitad de 2015, se reportaron 502 protestas por alimentos, en igual período de 2016 se documentaron 954. De manera que hubo 5 protestas diarias en todo el país.

Para 92,9 % de los ciudadanos la situación del país es «mala» o «muy mala», agrega la encuestadora.

Foto: Angeliana Escalona


Participa en la conversación