72 familias llevan cinco años en una invasión esperando las casas prometidas

Tomaron dos hectáreas de un terreno que le pertenece al Tribunal Supremo de Justicia. Denunciaron que el alcalde Alex Sánchez después ofrecerles Petrocasas, ahora los quiere sacar.

Yaracuy. Hace cinco años 72 familias decidieron invadir un terreno abandonado que, según  contaron, le pertenece al Tribunal Supremo de Justicia (TSJ). Lo demarcaron y se lo repartieron en igual cantidad de metros, y aunque todos se hacen llamar revolucionarios y confiaron en el gobierno local que les ofreció casas, ahora se sienten defraudados.

Erwin García, vocero del grupo, dijo que ni siquiera les han llevado material para arreglar los ranchos.

«Más bien nos quieren sacar. De noche mandan máquinas porque piensan que nadie vive aquí. Y eso no es así, aquí estamos las 72 familias ocupando estas dos hectáreas de terreno, que en su momento estaban completamente abandonadas».

García mostró tres carpetas repletas de documentos y de cartas entregadas incluso en organismos en Caracas, en donde no solo presentan un proyecto de construcción de viviendas, sino que también consignan las respuestas dadas por el alcalde del municipio San Felipe, Alex Sánchez, quien en una oportunidad les ofreció hasta Petrocasas.

20151109_IMG_7730
Demarcaron el terreno en iguales condiciones para todos

Estas personas se agruparon en una Asociación Civil llamada Ebenezer, tienen correo electrónico y hasta se mueven en las redes sociales. «Hemos hecho todo como debe ser, sí somos invasores, pero nos organizamos y hasta mandamos a realizar un estudio de suelo para estar seguros de la factibilidad del proyecto. Aquí tenemos los originales de esos estudios y así lo hemos llevado a los organismos competentes».

Denunció que el alcalde Sánchez ofreció solo siete apartamentos para los directivos de la asociación, pero ninguno aceptó, pues temen que si salen se olvidan del resto.

20151109_IMG_7831
Muy pocas familias tienen las casas con piso de cemento. Dicen que no quieren invertir porque les pueden tumbar las casas

Desasistidos 

La invasión está organizada en casas de 12×13 metros. Ni más ni menos, dijo Iraima Peralta, quien señaló que en esa zona hay una población de 92 menores de edad, a los que se le ha hecho difícil continuar con sus estudios.

«En los colegios de la zona cuesta mucho conseguir cupos, dicen que somos de las rancherías, de la invasión y por  tanto no los aceptan. Uno hace el sacrificio y lleva a los niños a estudiar en otros lugares, pero a veces quedan lejos y se paga mucho pasaje».

Las casas son de zinc y tienen el piso de tierra. No tienen cocinas y los baños son improvisados. Hay quienes todavía tienen pozos sépticos y otros armaron las pocetas en un rincón con tobos y les hicieron conexiones con tubos de plástico.

20151109_IMG_7886
Las condiciones sanitarias son extremadamente precarias

Los habitantes de Ebenezer, que queda cerca de la avenida Paulo Emilio Ávila en la localidad de Iracay, le metieron por su cuenta la electricidad y el agua, pero sostienen que ya había instalaciones en el sitio para hacer las redes.

Del alcalde aseguran que irá durante estos días a buscar votos. «Pero aquí estamos tomando conciencia. Vamos a trabajar el 1×10, pero le vamos a decir que si no hay casas antes del 6-D no hay votos», destacó García.

20151109_IMG_7773
La gente dice que su el gobierno local responde con casas ellos lo harán con votos

Fotos Cristian Hernández


Participa en la conversación