Actos de campaña y flexibilización contribuyen con repunte de la COVID-19 en Anzoátegui, afirma personal de salud

COVID-19

Personal de diferentes centros asistenciales de Anzoátegui indicaron que el panorama que se vive en las salas de emergencia de la entidad es similar al de una guerra. Afirmaron sentirse aterrados por el colapso de las áreas COVID-19 y la llegada continua de pacientes graves. Califican como irresponsable realización de mítines electorales sin cuidar las medidas de bioseguridad.

Barcelona. «Estamos aterrados porque la irresponsabilidad de los políticos realizando sus actos de campaña electoral y la flexibilización dada por el gobierno de (Nicolás) Maduro ha explotado la incidencia de casos en el hospital, estamos colapsados». Así describe el dirigente del Movimiento de Trabajadores por la Salud en Anzoátegui (Motrasalud), Edisson Hernández, la situación que vive el hospital Luis Razetti de Barcelona, ante el repunte de los casos de COVID-19 en la entidad.

El ministro de comunicación Freddy Ñáñez informó el pasado lunes 8 de noviembre que Anzoátegui ocupó la primera posición en cuanto a la detección de casos positivos, con un total de 137. Sin embargo, en los primeros ocho días de noviembre, la entidad encabezó en tres oportunidades la estadística: el domingo 7 con 191 reportes; y el jueves 4 de noviembre, con 227.

La preocupación por el repunte del coronavirus no solo es de Hernández. Personal de salud que labora en los diversos centros asistenciales anzoatiguenses y el Colegio de Médicos compararon el panorama a como «si se estuviese viviendo una guerra».

Hasta anoche habían solamente 60 pacientes en el área de emergencia y en el área de observación, 19; y sin meter piso 2 que esta full. No tenemos insumos médicos ni equipos de bioseguridad y ayer (lunes) nos informaron que prácticamente vamos a tener que traer nosotros los tapabocas porque ya no hay recursos″, sostuvo una de las enfermeras que trabaja en el hospital Razetti.

Hernández, quien también se desempeña como camillero del principal centro asistencial del estado confirma estas cifras y va más allá. Señala que en las últimas tres semanas han fallecido 53 pacientes por causas asociadas al coronavirus.

Anoche (lunes 8 de noviembre) el área de triaje respiratorio colapsó. Todas las tomas de oxígeno del hospital están ocupadas y siguen llegando pacientes. En promedio, tan solo al Razetti llegan 20 pacientes en condiciones graves. Estamos requiriendo de manómetros para las bombonas de oxígeno porque no tenemos, y eso es un viacrucis para el paciente″, refirió Hernández.

En declaraciones a un medio de la zona, Víctor Velázquez, presidente del Colegio de Médicos de Anzoátegui, calificó como un error el regreso a clases de forma presencial y las medidas de flexibilización decretadas por el gobierno de Maduro, más cuando en el país está en circulación la variante Delta del virus.

COVID-19
Personal de salud indicó que los actos de campaña y la flexibilización son un caldo de cultivo para el COVID-19 / Foto: Cortesía

Velázquez sostuvo que si bien las antiguas medidas del método 7+7 no se cumplían a cabalidad, evitaban que la aglomeración de personas fuese mayor y reducían los focos de contagio. Ahora «todo es un caos», según explicó, porque la flexibilización se unió a los actos de campaña electoral.

Crónica.Uno supo de la suspensión de actividades en cinco colegios de la zona norte del estado a raíz de la detección de casos positivos en alumnos y familiares, sobre todo de estudiantes de educación media.

Sin precaución

Felipe Lara, médico de la zona centro de Anzoátegui, llamó a la reflexión a los candidatos que se encuentran en plena campaña para que tomen medidas de bioseguridad en sus eventos, pues estos se han convertido en caldo de cultivo para la propagación del virus.

«Se me va a caer la lengua por todos los grupos para que en los actos políticos se tomen las medidas de bioseguridad. Yo no estoy en contra de lo que se está haciendo, pero por favor tomen las medidas. Esos actos de campaña se realizan sin ningún tipo de protección, no se respetan medidas de bioseguridad.. Yo, personalmente, estoy controlando 30 casos, el CDI Centinela de Anaco está copado, no hay chance para más pacientes. Es un problema de conciencia colectiva, no se quieren respetar las medidas, es un relajo lo que hay», denunció Lara.

Quienes terminan pagando las consecuencias del abarrotamiento de los hospitales son los trabajadores de la salud y en ese sentido, la directora hospital Luis Razetti, Tibisay Triana, destacó que más de 20 trabajadores, entre médicos residentes, especialistas, enfermeras y personal de saneamiento, están de reposo o cesados por agotamiento tras reinfectarse con la COVID-19.

Estamos reviviendo la situación como la vivida al principio de la pandemia, llegan muchos pacientes en mal estado. En las últimas 48 horas murieron dos personas con deficiencias respiratorias y otras dos ingresaron sin signos vitales», agregó la directora del Razetti.

La gerente del Razetti coincidió con Hernández al señalar que es inaudito que el personal de salud, a casi dos años de la pandemia, siga reclamando por la dotación de insumos y equipos de bioseguridad.

«Tenemos una situación crítica en el hospital por la falta de insumos, ya que la dotación por parte del Ministerio de Salud no cubre las necesidades del centro asistencial. Nos faltan equipos de protección personal (tapabocas N-95, batas y monos quirúrgicos, guantes e insumos médicos en general), falta de personal y deterioro de mobiliario», denunció Triana.

Hernández profundizó la declaraciones de Triana, pues indicó que no es solo el deterioro del mobiliario, sino que el hospital vive un colapso por las filtraciones, que ya invadieron los cuartos de descanso del personal que labora en el área COVID-19.

Estamos trabajando en condiciones infrahumanas. El cuarto de los emergenciólogos no tiene ni ducha, las filtraciones están acabando con el hospital. Dormimos en medio de cucarachas y colchones malos, y no solo nosotros, hace poco más de cinco meses el protector Luis Marcano trajo unas camas para el área COVID-19 y eso ya no sirve. Los colchones se desintegraron. Esto es un caos, en el hospital lo único que hay es la calidad humana del personal», sostuvo.

El dirigente indicó que el abandono por parte de las autoridades, tanto regionales como nacionales, viola el artículo 53 de la Lopcymat. «Privan más sus intereses y la campaña que la protección del personal y los pacientes, no hay ni tratamiento».

Trabajadores de la salud exhortaron a la población a no descuidar y extremar las medidas de bioseguridad contra la COVID-19, pues son la primera barrera para evitar la propagación del virus.


Participa en la conversación