La compañía, que ofrece servicios de comercio electrónico a clientes en todo el mundo, acordó pagar $134.523 a la OFAC por no haber detectado a tiempo que se trataba de incluidos en la lista de sanciones.

Caracas. Amazon.com Inc. llegó a un acuerdo con la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC, por sus siglas en inglés) del Departamento del Tesoro de Estados Unidos luego de que prestara servicios a personas y países sancionados por las autoridades de ese país. El convenio lo dio a conocer  el organismo este miércoles 8 de julio en su página web.

Amazon, con sede en Seattle, Washington, que ofrece servicios de comercio electrónico a clientes en todo el mundo, acordó pagar $134.523 para “resolver su posible responsabilidad civil por violaciones aparentes de múltiples programas de sanciones de la OFAC”, se lee en el texto.

El Tesoro señaló que la prestación de servicios a incluidos en la lista OFAC se debió a “deficiencias relacionadas con los procesos de detección de sanciones de Amazon”. La compañía proporcionó bienes y servicios a personas sancionadas, personas ubicadas en las regiones sancionadas de Crimea, Irán y Siria; y a individuos ubicados o empleados por misiones extranjeras de países sancionados por el organismo.

Las operaciones se hicieron desde 15 de noviembre de 2011 hasta el 18 de octubre de 2018. Las personas ubicadas en Crimea, Irán y Siria hicieron pedidos o realizaron negocios en los sitios web de Amazon para bienes y servicios de consumo por montos menores. El Tesoro explicó que el valor total de las transacciones fue de aproximadamente $269.000.

La compañía también aceptó pedidos ​​en sus sitios web de personas ubicadas en Cuba, Irán, Corea del Norte, Sudán y Siria, que son países sancionados por Estados Unidos. Asimismo, la OFAC asegura que Amazon recibió y procesó pedidos de personas personas bloqueadas por tráfico de estupefacientes y de organizaciones criminales, y de designados en el reglamento de sanciones de la República Democrática del Congo y de Venezuela.

En 2019 Washington elevó las sanciones contra el gobierno de Nicolás Maduro. En enero de ese año se bloqueó el petróleo venezolano y en agosto los bienes e intereses de Venezuela ubicados en Estados Unidos. Desde entonces las empresas son cuidadosas de hacer operaciones en Venezuela por temor a sanciones.

El último caso más emblemático es el de AT&T Inc. El 19 de mayo la compañía anunció que cesaba las actividades de DirecTV Venezuela. Las sanciones de Estados Unidos, así como las exigencias del gobierno de Maduro llevaron a la empresa a tomar la decisión. Millones de personas se quedaron sin señal de televisión por parte del mayor prestador de servicio, que controlaba 45 % del mercado.

Por ahora, la OFAC recomendó a Amazon invertir recursos para detectar a tiempo cuando se trate de clientes sancionados. A juicio de la institución, la compañía no revisó ni evaluó adecuadamente las direcciones o los nombres de clientes.

Otras empresas estadounidenses han recibido licencias para mantener operaciones en Venezuela, entre ellas Chevron y Adobe. El instrumento en algunos casos es renovado cada tres meses. El gobierno de Donald Trump asegura que las sanciones no son permanentes y que buscan presionar a Maduro para que restablezca la democracia en Venezuela.


Participa en la conversación