Desde hace un par de meses, la rutina de los ciudadanos del municipio Los Salias se ve interrumpida por los cortes eléctricos cada vez más frecuentes y extensos. Entre  septiembre y octubre, se registraron 220 fallas eléctricas en la ciudad ubicada a 20 km de la capital.

San Antonio. Florym Macedo cuenta las horas con luz. Para ella, estos días se asemejan a lo vivido durante el gran apagón nacional del 7 de marzo del 2019, e incluso son “peores”. Pues, desde finales de septiembre hasta la fecha, su residencia ubicada en el Pueblo de San Antonio de los Altos presenta cortes eléctricos casi todos los días.

Lo más grave lo hemos vivido las últimas dos semanas de octubre, la luz se iba todos los días de 7:00 a. m. a 5:30 p. m., aproximadamente. Es imposible trabajar o hacer cualquier cosa, porque tampoco tienes señal”, afirmó.

Otros no han tenido más opción que cambiar sus rutinas para sobrevivir.

Félix Pérez, vecino de La Morita, cambió el día por la noche. Duerme en las horas de la mañana y trabaja en la madrugada, cuando el servicio eléctrico y la conexión a Internet están estables. Es ingeniero de sonido y asegura no puede arriesgar sus equipos a los segundos de alto voltaje que implica la restitución de la electricidad, como fue el caso de Macedo, a quien se le quemaron su microondas y radio.

El municipio Los Salias registró 93 fallas eléctricas en octubre y 127 en septiembre, así lo informó la comisión de Servicios Públicos del Concejo Municipal. En total fueron más de 100 horas sin el servicio en San Antonio de Los Altos en el último mes. Mientras algunos sectores tenían luz, otros permanecían apagados, y viceversa.

Un sistema deteriorado, una falla inevitable

Lo cierto es que los apagones en los Altos Mirandinos son cada vez más constantes y prolongados, en algunas zonas superan hasta las 48 horas. Vecinos denuncian que se trata de otro plan de racionamiento del gobierno de Nicolás Maduro y exigen un cronograma para prepararse.

Sin embargo, la última administración de carga anunciada en el estado Miranda por Corpoelec fue el mantenimiento preventivo de la subestación Santa Teresa II en el municipio Independencia, del pasado 27 de septiembre. Por los momentos, no hay un documento oficial que justifique un “racionamiento”.

El presidente de la comisión de la comisión de Servicios Públicos del Concejo Municipal de Los Salias, César Félice, asegura que la crisis eléctrica que atraviesa la ciudad se debe, en parte, al restablecimiento de las fallas que se originan en el colapsado Sistema Eléctrico Nacional. Lo que conlleva la administración de carga en sectores del Estado, entre ellos, el municipio Los Salias. “Desde luego, es un racionamiento”.

De acuerdo con el concejal, esto explicaría los apagones generales en la jurisdicción, como ocurrió el pasado 7 de agosto, cuando se registró un corte eléctrico de aproximadamente 15 horas. Por otra parte, las fallas puntuales en algunas zonas son producto del mal estado y la falta de mantenimiento de los cinco circuitos de transmisión, los transformadores y cableados de San Antonio de los Altos.

En este sentido, cuando una línea se cae no necesariamente afecta a todos los sectores del municipio, indica Félice. “No es otra cosa que la falta de mantenimiento y distinción del tendido eléctrico de los transformadores o sótanos donde está distribuida la energía. Tenemos líneas llenas de maleza, partes de árboles”, dice.

Estima que 70 % del tendido eléctrico del municipio está comprometido con árboles. “Antes, Corpoelec hacía desmalezamiento rutinario, ahora lo hacen cada vez que hay una falla. Lo dejaron de hacer porque tiene los suministros adecuados para hacer toda la reparación que requiere. Entonces, el sistema eléctrico colapsa cada que hay una lluvia o se cae un árbol”.

Urge una solución

Desde que fue reemplazado el transformador de El Pueblo, el pasado 3 de noviembre, la energía eléctrica se “estabilizó” en algunos sectores, incluyendo el edificio donde vive Macedo y la residencia en la que se encuentra Pérez. Y aunque los apagones no han cesado, ahora son de “una o dos horas”.

No obstante, otros edificios y locales ubicados en el casco central estuvieron sin luz durante casi seis días. Kassandra Escorcio, gerente de la panadería Los Salias, denunció que desde el miércoles 4 de noviembre hasta el lunes 7 la mitad del local estuvo apagado.

No pudimos hacer pan esos días porque la falla afectó los hornos y máquinas. Hicimos el reporte como correspondía y llegaron cinco días después”, denuncia Escorcio, quien destaca que vivir en San Antonio se ha convertido en una agonía, pues las horas sin luz además implican el colapso de los puntos de venta.

Por su parte, el concejal Félice exige la pronta intervención de Corpoelec en las reparaciones de la falla. “La denuncia es generalizada, todo el municipio Los Salias se ha visto afectado de una u otra manera” finalizó.

Mientras tanto, como Macedo, Pérez y Escorcio, los ciudadanos de la ciudad satélite viven abrumados, estresados y con la incertidumbre de cuánto tiempo durará el apagón del día.

Lee también
Vecinos de San Antonio de los Altos suman cuatro días de apagones prolongados

Participa en la conversación