Debido a la concentración de este 1 de septiembre, encargados esperan hasta la noche y primeras horas del jueves para avisar a sus empleados si trabajaran durante el día.

Caracas. “Los dueños están esperando hasta última hora para decidir si abrirán mañana o no. Todo depende de lo que pase en la noche y luego nos avisaran por mensaje si venimos”, detalló la empleada de una zapatería ubicada en Plaza Venezuela, uno de los puntos de concentración de la “Toma de Caracas”, programada para este 1° de septiembre.

La preocupación principal de muchos trabajadores del bulevar es el transporte, especialmente el Metro de Caracas, porque recordaron que en manifestaciones anteriores se han cerrado varias estaciones, lo que les ha complicado el acceso a la zona. Sin embargo, el sistema informó este lunes que prestará servicios de manera regular, pero los usuarios prefieren no confiarse.

En los negocios de la avenida O’Higgins, a la altura de La Paz —otro punto de encuentro— no cambia la indecisión de los dueños. Un trabajador de la panadería Himalaya, que pidió mantener su nombre en reserva, sostuvo que ni él ni sus compañeros saben qué les dirán sus jefes. “Ellos todavía no se han puesto de acuerdo. Porque si todo estará congestionado ¿para qué vamos a abrir?”, soltó con angustia el empleado, de 41 años.

Tanto la panadería como los demás establecimientos de la cuadra siguen con la incertidumbre, porque no saben qué les deparará el ambiente para este jueves.

José Rodríguez, encargado de la panadería “El gran duque de la India”, próxima a la redoma con el mismo nombre, recordó que en las manifestaciones anteriores el lugar se ha llenado con efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) y Policía Nacional Bolivariana (PNB), y para mañana no espera un cuento distinto.

No obstante, hasta ahora es de los pocos comercios que abrirá a partir de las 7:00 am, pero con sus trabajadores prevenidos. “A la hora de que suceda algo, lo primero que se hace es bajar la santamaría”, explicó.

Foto: Crónica Uno / Mariana Mendoza
Los comercios de la avenida O’Higgins no deciden si mañana abrirán la Santamaría Foto: Crónica Uno / Mariana Mendoza

Aunque el bando opositor ha indicado que no planea congregarse en el centro de la capital, los negocios están tentados a no subir la santamaría, pero esperarán hasta último momento para informar a sus empleados, según el clima que perciban en las calles.

“Si toca trabajar, trabajamos. Pero vamos a esperar cómo se desarrollan las cosas. Todo depende de si hay transporte, porque el Metro puede cerrar las estaciones”, señaló Desiderio Blanco, quien es cocinero en un local de comida ubicado en las esquinas de Torre a Madrices, en La Hoyada.

El centro comercial Polo, en Bello Monte, notificó a los trabajadores y dueños que solo abrirán una puerta, por lo que la decisión de prestar o no servicios quedará de parte de los encargados de los locales, aunque la mayoría se inclinó por no laborar.

Lee también
Mindefensa y Ceofanb activan Plan Guaicaipuro e “inteligencia social” ante la "Toma de Caracas"

Igualmente, el dueño del minicentro Mexx, en Sábana Grande, expresó que ninguno de los establecimiento abriría para evitar “complicaciones”, según comentó, sin identificarse, una de las trabajadoras del establecimiento.

La presidenta de Consecomercio, Cipriana Vargas, dijo el lunes que el sector va a trabajar, en mayor o menor grado, de acuerdo con la región del país, y el grado de incidencia que tenga la movilización. Agregó que «muchos levantarán sus santamarías, otros abrirán un compás para los trabajadores que quieran sumarse a las manifestaciones. Algunos comerciantes no abrirán por prevención”.

Por su parte, Claudia Itriago, directora ejecutiva de la Cámara Venezolana de Centros Comerciales, informó en Unión Radio que los centros comerciales van a estar abiertos, pero «tomando en cuenta las limitaciones que puedan haber en cuanto al tema de transporte y las rutas de las concentraciones».

Fotos: Mariana Mendoza


Participa en la conversación