Consecomercio pidió a la OFAC revisar licencia que permite intercambios de crudo por diésel

por diésel

El mes pasado el gremio hizo una solicitud formal ante la Oficina de Control de Bienes Extranjeros del Departamento del Tesoro de Estados Unidos para que revise la licencia 10-A que permite que –pese a las sanciones petroleras– Venezuela pueda recibir diésel desde el exterior y que fue suspendida en octubre de 2020.

Caracas. Desde el lunes transportistas de carga pesada, industriales y representantes del sector de alimentos advierten con más insistencia que aumentan los problemas para abastecerse de diésel. La industria petrolera atraviesa uno de sus peores momentos, lo que ha hecho que desde 2019 el país dependiera aún más de importaciones para abastecer el consumo local.

Las sanciones de EE. UU. y la poca capacidad de las refinerías para generar combustibles no arrojan mayores soluciones a corto plazo para resolver la escasez no solo de diésel, sino también de gasolina y Gas Licuado del Petróleo (GLP). Además, los intercambios de crudo por diésel que hacían que Venezuela pudiera seguir recibiendo este combustible fueron suspendidos en octubre de 2020.

El Consejo Nacional del Comercio y los Servicios (Consecomercio) es uno de los que considera que la crisis actual podría aliviarse si se restablecen los “swaps” de diésel. 

El mes pasado el gremio hizo una solicitud formal ante la Oficina de Control de Bienes Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro de Estados Unidos para que revise la licencia 10-A que permite que –pese a las sanciones petroleras– Venezuela pueda recibir diésel desde el exterior.

Consecomercio consciente de la escasez, el mes pasado dirigió formalmente una solicitud a la OFAC para que sea revisada o permitida la licencia 10-A de intercambio de crudo por diésel. Estamos accionando frente a esta institución para seguir permitiendo ese intercambio, dijo Felipe Capozzolo, presidente de Consecomercio, en entrevista a Crónica Uno.

La Cámara de Transporte del Centro (Catracentro) alertó este 8 de marzo en un comunicado que 90 % del transporte de carga se encontraba paralizado por falta de gasoil. Además, expusieron que el gobierno comenzó a aplicar una “Política de Asignación” por el déficit, que ha traído discrecionalidad en la venta, corrupción y aumento elevado en el precio de este combustible. Industriales también advirtieron este martes que las fábricas contaban con poco inventario de diésel.

Lee también
Metro Comunidad duda que se haga pública información oficial sobre la magnitud del incendio en estación Palo Verde

La licencia general 10-A fue emitida el 5 de agosto de 2019, luego de que EE. UU. bloqueara bienes de Venezuela en ese país y con ello elevara las sanciones aplicadas en los últimos años. El documento contemplaba la compra de productos petroleros para fines humanitarios, como es el diésel que requieren los transportes de carga pesada que mueven medicinas o alimentos en el país.

A juicio del presidente de Consecomercio, el escenario por el que atraviesa Venezuela se debe a “políticas económicas erradas” sostenidas durante años por el gobierno. No obstante, el vocero apunta que la petición ante la OFAC responde a que la falta de combustibles afectará  a la población y al sector comercial.

Por otro lado, dijo que ven positivo que privados participen en el mercado de hidrocarburos y que puedan importar combustibles, pues considera que esto “va a lograr mayor eficiencia” en el servicio. “Si no contamos con gasoil los resultados pueden ser muy negativos y perjudiciales”, apuntó.

En cuanto a aspectos técnicos de la solicitud, Capozzolo explicó que desde la OFAC los remitieron a un portal electrónico, allí vaciaron los datos expuestos en la carta y aclararon que era una solicitud institucional en representación de los comerciantes venezolanos.

El vocero señaló que la falta de diésel genera un daño a toda la cadena de valor y en especial a los sectores más vulnerables. La escasez provoca distorsiones como retrasos en los despachos, sobreprecios, entre otros, ya alertados por Catracentro, que tienen impacto en el precio de los productos y, por último, termina afectando al consumidor.

Desde finales de enero el sector empresarial se ha reunido con el gobierno para discutir soluciones a problemas como la escasez de los combustibles. Hasta ahora Capozzolo indicó que se mantienen a la expectativa y que varios temas están en desarrollo, pero “aún sin resultados”. “Esperamos resultados por el bien de la conversación, estamos esperando que se produzcan algunos cambios”, dijo.

El 20 de enero Joe Biden asumió como presidente de EE. UU. y desde entonces se espera que haya algunos cambios en la política de sanciones. Por ejemplo, el secretario de Estado, Tony Blinken, dijo en enero que la administración respaldaba ampliamente la política de presionar a Caracas para que celebre nuevas elecciones, pero añadió: “Creo que hay más que debemos tratar de hacer en términos de asistencia humanitaria, dada la tremenda sufrimiento del pueblo venezolano.

Foto: Luis Morillo

Lee también
Lo más reciente del 6 de mayo de 2021

Participa en la conversación