La medida de cuarentena y distanciamiento físico no han impedido que los venezolanos salgan a las calles para exigir sus derechos. En mayo continuaron las protestas por fallas de los servicios básicos como electricidad, agua potable y gas doméstico, según el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social.

Caracas. Los venezolanos no detienen sus reclamos por necesidades básicas. Se registró un total de 1075 protestas en mayo, la mayoría por fallas en los servicios básicos como electricidad, agua potable y gas doméstico, equivalente a un promedio de 36 diarias según el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (OVCS).

En comparación con el mismo mes del año pasado, en el que se reportaron 1541, hubo una disminución de 30 %. Sin embargo, mayo es el mes con mayor índice de protestas en lo que va de 2020.

En mayo se registraron 1047 exigencias por la falta de servicios básicos: electricidad (501), agua potable (396) y gas doméstico (150). La medida de cuarentena no ha paralizado a los ciudadanos que siguen en las calles exigiendo garantía de sus derechos.

La escasez de agua potable llevó a la población a manifestarse en 396 ocasiones, equivalentes a 13 diarias; mientras que reclamos por la mala gestión de distribución y costo excesivo del gas doméstico alcanzaron 150 protestas.

En su mayoría, las demandas fueron por Derechos Económicos, Sociales, Culturales y Ambientales (Desca), mientras que se dejaron en un segundo plano los derechos Civiles y Políticos (CDP).

87 manifestaciones estuvieron relacionadas con reclamos por los altos precios de alimentos y productos.

Según el OVCS, se registraron 69 protestas para exigir el derecho a la salud. Pacientes, familiares y personal médico mantienen las demandas de infraestructura hospitalaria, materiales e insumos de bioseguridad para atender la pandemia por COVID-19.

Lee también
Lo más reciente del 28 de septiembre de 2020

Los trabajadores participaron en 136 protestas laborales en rechazo al ajuste de salario que entró en vigencia ese mes, equivalente a 800.000 bolívares (entre sueldo mínimo y ticket de alimentación) por ser insuficiente.

En relación con el servicio de telecomunicaciones, las constantes fallas eléctricas afectaron el servicio de Internet. Como consecuencia, se interrumpieron transacciones comerciales, clases en línea y servicios de salud.

Padece la región andina

El OVCS indica que habitantes de la región andina sufrieron cortes eléctricos de hasta 18 horas diarias, además de padecer por la carencia de otros servicios como agua, gas y telecomunicaciones.

Esta región continúa liderando el índice de protestas: Táchira (158), Trujillo (133), Distrito Capital (124), Miranda (105) y Falcón (74).

Desde marzo las fallas de luz se han agudizado en los Andes venezolanos. Expertos han advertido que las plantas hidroeléctricas Páez, La Vueltosa, San Agatón, que son las más grandes, no funcionan.

Solo en abril, varios sectores pasaron hasta 223 horas sin servicio eléctrico, indicó Promedehum, una ONG de derechos humanos que registra la falta de electricidad.

Por su parte, el Plan de Administración de Cargas, anunciado por Corpoelec el pasado 21 de abril para hacer cortes de seis horas más equitativos, no ha resuelto las frecuentes fallas del servicio.

Además, ciudadanos rechazaron la escasez, largas filas y prolongadas horas de espera por falta de gasolina, que documentó 176 protestas.

Se registraron 78 protestas por derechos civiles y políticos, encabezadas por personas privadas de libertad y sus familiares, quienes exigieron un trato digno en los sitios de reclusión.

Este estudio también reflejó 553 protestas combinadas, es decir, 51% de las 1075 protestas contabilizadas en el territorio nacional. Asimismo, se reportaron 399 protestas nocturnas, a través de cacerolazos y cierres de calles.

Lee también
Trabajadores de Corpoelec Monagas denuncian precarias condiciones de trabajo

“Las movilizaciones sociales revelan que las personas aspiran y exigen vivir dignamente, con servicios básicos y sanitarios de calidad, seguridad alimentaria, libertades, y en definitiva vivir en sistema donde se garantice la vigencia de la democracia y el Estado de Derecho”, se lee en el comunicado.


Participa en la conversación