Icono del sitio Crónica Uno

En cuatro meses de confinamiento ocurrieron 183 casos de violencia sexual contra menores de edad

suicidios

Entre mayo y septiembre de 2020 cuatro niños y dos adolescentes fueron asesinados en hechos de abuso sexual, según la investigación de la Red por los Derechos Humanos de los Niños, Niñas y Adolescentes, que cita el Observatorio Venezolano de Violencia para señalar el incremento de este flagelo en el país durante la pandemia. 

Caracas. Menores de edad que fueron asesinados por sus padres o golpeados hasta que les desfiguraran el rostro. Casos como estos fueron documentados en el informe anual del Observatorio Venezolano de Violencia (OVV) durante el 2020, especialmente en los meses de cuarentena por el nuevo coronavirus.

La violencia que ya existía en algunos hogares se exacerbó, especialmente desde marzo, cuando comenzó el confinamiento para prevenir los casos de COVID-19. Hasta el 29 de noviembre se registraron 112.861 contagios y 1021 fallecidos. La Red por los Derechos Humanos de los Niños, Niñas y Adolescentes (Redhnna) registró que entre mayo y septiembre ocurrieron 183 crímenes calificados como delitos de violencia sexual contra niños, niñas y adolescentes. 

En seis de estos casos documentados por la Redhnna, dos niños, dos niñas y dos adolescentes fueron asesinados. El OVV observó que los agresores eran personas del núcleo familiar como padres, padrastros, tíos, abuelos o hermanos y también allegados a la familia.

Estamos hablando de una violencia que puede ser detenida y prevenida, es evitable. El Estado venezolano ha ratificado tratados internacionales para la garantía y la protección de los derechos de niños, niñas y adolescentes, cuando el Estado firma los tratados esto los obliga a tomar medidas, a implementar planes y a hacer inversiones, explicó Gloria Perdomo, coordinadora nacional del OVV.

El informe anual también señaló que en distintos hechos de violencia hubo participación de los cuerpos de seguridad, que identificaron y capturaron a los agresores. Sin embargo, Perdomo asegura que aunque es muy positiva la intervención policial es necesario que haya un trabajo de prevención.

El observatorio también registró que durante 2020 los delitos sexuales no solo fueron por parte de familiares, también hubo hombres que se valieron de sus oficios de educadores, santeros o brujos para abusar sexualmente de niñas y mujeres.

En Carayaca, La Guaira, detuvieron a Carlos José Díaz, de 40 años, quien tenía un supuesto centro espiritual. Según la información de El Pitazo, el hombre tenía fama de resolver problemas sentimentales y muchas mujeres acudían a él

También en San Cristóbal, estado Táchira, detuvieron al líder de una iglesia evangélica identificado por el Ministerio Público como Sergio Manuel Monsalve, de 25 años, quien presuntamente abusó sexualmente de 10 menores de edad, entre 10 y 16 años. El hombre supuestamente actuó con otro adolescente, de 17 años, detenido. 

Tarek William Saab, fiscal designado por la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), informó en enero de este año que el Ministerio Público condenó a 1340 personas por abuso sexual a niños, niñas y adolescentes.

Saab agregó que en dos años de su gestión ingresaron a la fiscalía 8966 casos de delitos por abuso sexual contra menores de edad, se solicitaron 837 órdenes de aprehensión e imputaron a 4335 personas. 

Incremento de explotación sexual

El OVV notó que en 2020 se reseñaron con más frecuencia casos de explotación sexual, en los que están involucrados padres. En agosto, seis mujeres y cuatro hombres fueron detenidos en el estado Carabobo por el delito de trata de personas. 

Entre los detenidos estaba Heliany González, madre de una de las víctimas. El Ministerio Público comprobó que explotaba sexualmente a su hija de 11 años; obtenía dinero a cambio de que otros hombres abusaran de la menor de edad.

De acuerdo con el OVV, las organizaciones indígenas han denunciado que las niñas y adolescentes son víctimas de explotación sexual y son usadas como mercancía. Las ofrecen a un precio entre cinco y 10 gramas de oro, que varían según su edad

En 2019 el informe Mujeres al Límite de la coalición En Equivalencia denunció que las mujeres indígenas son explotadas sexualmente en la zona minera y el Gobierno no intenta detenerlo.

Las niñas y adolescentes, principalmente, son vendidas o abusadas por los hombres que trabajan la minería ilegal en el estado Bolívar y, peor aún, por funcionarios de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana.

Perdomo exigió al Estado que brinde garantías en materia de derechos humanos en violencia estructural, “porque se están limitando las libertades de las personas y reducen capacidades para el desarrollo, generan daños y peligros”. También instó a ofrecer cifras y a documentar estas situaciones que incrementan cada año.

Salir de la versión móvil