Las bolsas de los Clap en promedio las venden en Bs. 3000, en las panaderías entregan tickets en las mañanas para comprar el pan en la tarde, el kilo de sardinas se consigue hasta en Bs. 500 y la mayoría de los locales atacados siguen cerrados.

Caracas. Después de los saqueos ocurridos hace un mes en Cumaná la desesperanza, el desempleo y la pobreza se acentuaron en esta entidad. Los cumaneses dicen que si desaparece el mercado municipal, el pueblo se muere de hambre. Y lo señalan porque tras los eventos violentos del pasado 14 de junio, cada vez es más difícil conseguir comida.

Uno de los vecinos, a quien se le protege su identidad, contó que no han visto la distribución masiva de los productos que se presume llegaron de Trinidad y Tobago.

Según informó el vicepresidente para el Área Económica, Miguel Pérez Abad,  el jueves 23 de junio llegaban al país 160 toneladas de productos alimenticios y de higiene personal para el estado Sucre, provenientes de esa isla caribeña

Esos bultos se iban a usar para la red de abastecimiento popular a través de los Comité Locales de Abastecimiento y Producción (Clap).

«Es muy irregular la entrega de la comida. Además nosotros no vimos que descargaran esos productos en el puerto. Quizás los trajeron vía aérea. Lo cierto del caso es que el suministro no ha sido masivo. La gente aquí come porque va al mercado municipal, donde además están los bachaqueros haciendo estragos, incluso frente a las narices de la Guardia Nacional», contó la fuente.

En el Puerto de Sucre venden una caja de sardinas de 10 kilos en Bs. 800. “Los carretilleros se la llevan al mercado y sus alrededores y la ofertan en 300 y 400 Bs. Hubo una semana que hasta en Bs. 500 vendieron un kilo de sardinas, en un pueblo que es pesquero por naturaleza”, completó.

No hay mejoras

El 14 de junio cerca de 70 locales fueron asaltados. La ciudad ardió por los cuatro costados, hubo enfrentamientos entre civiles y los cuerpos de seguridad. El transporte de carga que estaba en el Puerto Sucre fue asaltado y se reportaron dos fallecidos en medio de las escaramuzas. Luego de esos episodios la ciudad fue militarizada.

En respuesta el Gobierno nacional nombró a Jesús Rafael Salazar, originario del poblado de Irapa en la Zona de Paria del estado Sucre, como “Protector” de la entidad.

A la fecha los cumaneses dicen no sentir mejoras. Más bien a diario hay protestas por comida. Las vías se cierran y los camiones deben ser escoltados por los militares para resguardar la carga, incluso las gandolas de Pdvsa no pasan a tiempo a la región y, en consecuencia, las estaciones de combustible trabajan a media máquina.

Lee también
Cumaná sigue militarizada y en una aparente calma

Este miércoles en la avenida Carúpano, en el sector Caigüere (uno de los más afectados por los saqueo) hubo una protesta porque no llegan los Clap. La semana pasada hubo intentos de saqueos en la Península de Araya. «Así es todos los días», contaron los entrevistados.

El señor Rubén Saud, presidente de la Cámara de Industria y Producción de Cumaná, manifestó que la situación en estos momentos es tensa.

«Aquí no se ha solucionado nada. A los panaderos les dieron  harina y les dijeron que eso era solo para pan y no para exquisiteces como cachitos, pastelitos o galletas. A otros que les ofrecieron ayuda para reactivar los negocios no les han entregado nada. Incluso a uno de los afectados le dieron un cheque simbólico cuando estuvieron las autoridades nacionales en la ciudad y a la fecha no se ha materializado ese dinero. Pero muchos no quieren denunciar, tienen miedo», indicó Saud.

El comerciante aclaró que los productos sí están llegando de Trinidad y Tobago y que sí han distribuido las bolsas de los Clap.

«Ahora es lamentable que nosotros siendo un pueblo más productor y agrícola que esa isla estemos dependiendo de ellos. El gobernador de Sucre, Luis Acuña, hace alarde de eso cuando lo que nos da es vergüenza que Trinidad nos esté subsidiando para calmar el hambre», acotó.

En cuanto a los destrozos ocurridos el pasado 14 de junio, destacó que la mayoría de los locales no  han podido abrir porque las pérdidas fueron totales.

Lee también
Tras saqueos ausentismo escolar llega hasta 75% en el estado Sucre

«El que lo hace mantiene las santamarías por la mitad, pues la zozobra de saqueos persiste; otros tienen a un empleado en la puerta haciendo de vigilante para prevenir cualquier ataque. En estos días el diputado Ricardo Molina dijo que los empresarios estábamos provocando trabajando con las santamarías por la mitad, y cómo hacemos si aquí no han solucionado nada. Las condiciones de escasez persisten, así como también el descontento en la población», señaló.

Foto Miguel Hernández


Participa en la conversación